Así es el panorama de las universidades públicas en el Valle y el Cauca

Así es el panorama de las universidades públicas en el Valle y el Cauca

Octubre 14, 2018 - 08:21 a.m. Por:
Leidy Tatiana Oliveros Múnera, reportera de El País
Marcha estudiantil - universidades públicas Cali

Estudiantes, docentes y personal de Univalle marcharon el pasado miércoles exigiendo al Gobierno más recursos.

Jorge Orozco / El País

La crisis financiera por la que atraviesan las 32 universidades públicas del país y por la que cerca de 400.000 colombianos se movilizaron el pasado miércoles, no es nueva.

Cada año las instituciones de educación superior estatales presentan el mismo problema: no cuentan con los recursos suficientes para continuar brindando una educación de alta calidad a los 650.000 estudiantes matriculados en el Sistema Universitario Estatal, SUE, razón por la cual la Universidad del Valle y la del Cauca se han declarado en paro indefinido; y la U. Nacional (sede Palmira), en asamblea permanente.

“Realmente nunca hay dinero para terminar el año y por eso nos toca estar mendigando los recursos para poder suplir las necesidades”, asegura Dolly Montoya, rectora de la Universidad Nacional.

Lea también: Luego de la marcha masiva, universidades públicas entraron en paro indefinido

Actualmente, las universidades públicas del país presentan una deuda histórica: tienen un déficit financiero de $18.2 billones, de los cuales $3.2 billones son para el funcionamiento de nómina y $15 billones para infraestructura. Es por esto, que las instituciones solicitaban al Gobierno más presupuesto para el próximo año, pues para el término de este periodo persisten los ‘huecos’ financieros. La Universidad del Valle, por ejemplo, requiere cerca $30.000 millones para concluir este año. Igualmente, la Universidad Nacional, que tiene una sede en Palmira, tiene un déficit de $60.000 millones.

El Gobierno anualmente desembolsa $3,2 billones para el SUE, recursos que son destinados para pago de nómina y funcionamiento de los campus.

Según explica Luis Carlos Castillo, vicerrector administrativo de la Universidad del Valle, “el sistema universitario estatal es financiado fundamentalmente por las transferencias del Estado a través de la Ley 30 de 1992, que en el artículo 86 determina que los recursos de las universidades públicas están indexados, es decir, que el Estado transfiere el presupuesto y lo incrementa con base en el Índice de Precios al Consumidor (IPC)”.

Por lo tanto, el incremento anual que reciben estas instituciones es el correspondiente a la cifra de inflación, pero “los costos de la universidad pública crece todos los años por encima de la inflación, pues tenemos que ampliar las coberturas, es decir, el número de estudiantes matriculados, mejorar los laboratorios y bibliotecas, comprar bases de datos, entre muchas otras cosas, que implican incurrir en mayores costos, y el Estado solo transfiere el componente de la inflación, eso es lo que ha ido generando el déficit”, recalca Castillo.

En busca de una solución, los directivos de las universidades le propusieron al Gobierno hacer un adicional de $500.000 millones a la base del Presupuesto General de la Nación del 2019 para la educación superior pública, recursos que fueron reasignados el miércoles pasado, luego de que el Ministro de Hacienda, Alberto Carrasquilla, sostuviera una reunión con los miembros de las comisiones económicas del Congreso de la República.

“Son $500.000 millones adicionales que se suman a un esfuerzo presupuestal y que nos lleva a tener en total $41,4 billones en la asignación para el sector”, indicó la ministra de Educación, María Victoria Angulo.

Aunque este incremento sea un aliciente para el sector, no es suficiente, ya que de los $500.000 millones, “$55.000 millones se destinan a la base presupuestal y se deben dividir en las 32 universidades públicas”, dice Montoya.

Sin embargo, José Luis Diago Franco, rector de la Universidad del Cauca, anota que sí es una ayuda para las necesidades que tienen. “Con ese dinero podemos solucionar algunos problemas como formalizar 50 nuevos profesores a la planta de personal”, afirma.

Por su parte, Castillo dice que “la asignación de esa plata no resuelve el problema estructural. Se podría resolver con una reforma al artículo 86 de la Ley 30, incrementando en 4 puntos porcentuales al año por encima del IPC la base presupuestal (gastos de funcionamiento y mantenimiento del campus). Con esta fórmula la universidad pública podría, más o menos, en un lapso de 10 años salir del déficit en el que está”.

Otra de las propuestas que han hecho los directos de las IES públicas, es hacer “una política de Estado donde nos pongamos de acuerdo todas las fuerzas vivas de la sociedad, los padres de familia y educadores, para mirar qué tipo de educación queremos en el país. La política pública sería un programa integral de equidad y regionalización, que tengan varias opciones de formación, una es la universidad, pero también deben ser los técnicos”, explica la rectora de la Universidad Nacional.

Esfuerzos extra

A pesar de la falta de recursos financieros, las universidades públicas han hecho esfuerzos grandes para ampliar las coberturas y mejorar la calidad. Por ejemplo, Univalle en las 11 sedes que tiene extendidas en el departamento, brinda formación a 32.000 estudiantes. Además, tiene una oferta de aproximadamente 170 programas de posgrados, también ha fortalecido su capacidad en infraestructura con los recursos de la estampilla y de regalías.

Igualmente, la Unicauca con dineros de posgrados, regalías, estampillas y otros, logra poner el 40 % de la matrícula de sus estudiantes; el 60 % le corresponde al gobierno, es decir, cada semestre le proporciona a un estudiante de pregrado cerca de $3.200.000.

De las 32 universidades públicas, 17 cuentan con Acreditación de Alta Calidad. La U. Nacional, Univalle y la U. de Antioquia la tienen por diez años, la más alta que se otorga a cualquier universidad en Colombia.

Conecta con la verdad. Suscríbete a elpais.com.co
VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad