¿A punto de parar? Los 'mil y un' problemas que tienen al MÍO en la peor crisis de su historia

Diciembre 04, 2022 - 07:00 a. m. 2022-12-04 Por:
Juan Camilo Villaquirán, reportero de El País
Crisis del MÍO

El sistema MÍO fue pensado para responder a las necesidades de movilidad de la ciudadanía, pero, actualmente, son muchas las quejas que se reciben de los usuarios porque manifiestan que los buses se demoran mucho en llegar y que el servicio no es el mejor.

Por: Aymer Andrés Álvarez / El País

La promesa de que el MÍO sería el mejor medio de transporte de la ciudad y que solucionaría los problemas de movilidad de los usuarios se quedó en buenas intenciones y en palabras, pues actualmente este sistema está sumergido en una profunda crisis que pone en riesgo su operación.

Entre los muchos problemas que enfrenta el sistema, después de 13 años de funcionamiento, se encuentran la falta de recursos, la obsolescencia de los buses, la pérdida de usuarios y el poco respaldo de los caleños.

Este panorama, dicen algunos líderes de la ciudad, es la consecuencia de una serie de desaciertos en el manejo de este medio de transporte.

Por ejemplo, María Isabel Ulloa, directora de ProPacífico, dice que uno de los errores ha sido considerar el problema como tema financiero. “Nunca se ha logrado la demanda de pasajeros proyectada y esto se da, entre muchas razones, porque las troncales iniciales no se ubicaron donde estaba la mayor cantidad de personas, por eso la terminación de la Troncal Oriental es tan importante”.

Lea también: Emcali: ¿Qué pasará con el contrato para la implementación de medidores inteligentes de energía?

De hecho, el MÍO fue pensado para transportar alrededor de 960.000 pasajeros, pero esta meta nunca fue alcanzada. Antes de pandemia movía alrededor de 400.000 usuarios y hoy solamente transporta cerca de 275.000 personas cada día. Los caleños se cambiaron a la moto o al ‘pirata’.

“Están asfixiando al MÍO, esto es producto de la despreocupación que ha tenido la Administración, mientras tanto, invierten plata en proyectos que nadie ha pedido y que, además, chocan con la situación que atraviesa la ciudad, como los $ 140.000 millones que se están gastando en el Parque de Cristo Rey, generando la destrucción de uno de los pulmones de Cali”, opinó el empresario y excandidato a la Alcaldía de Cali, Alejandro Eder.

¿Falta de voluntad?

Un exfuncionario de la Alcaldía de Maurice Armitage, quien pidió confidencialidad, indicó que el déficit que tiene el sistema MÍO es por falta de voluntad, debido a que la Alcaldía se tardó en aplicar medidas correctivas.

“En 2015 se entendió que con la venta de pasajes no era suficiente para sostener el sistema, por eso la Administración anterior asumió dichas directrices y renegoció los contratos de concesión de transporte, comenzando a subsidiar a los caleños una parte del pasaje. Además, se crearon y dejaron aprobadas por el Concejo 12 fuentes nuevas de financiación para el MÍO (que a la fecha no se han puesto en marcha)”, explicó el exfuncionario.

Asimismo, aseguró que esa renegociación de los contratos fue una obligación constitucional, a partir de la Ley 1753 de 2015, y que con ello se libró a Metrocali de las pretensiones por demandas de los concesionarios, que ascendían a $ 2.2 billones.

“Hay salidas y la primera de ellas es poner en marcha esas fuentes de financiación que ya están aprobadas. También es necesario que se ponga el interés de la ciudad por encima de caprichos y amiguismos, además, tener voluntad política”, recalcó la fuente.

“Que el MÍO esté en problemas significa que los caleños estamos en problemas. El MÍO bien implementado es la mejor respuesta que nuestra ciudad tiene para que todos podamos movernos”
Luis Fernando Pérez,
presidente de la Cámara de Comercio de Cali

Teniendo en cuenta los problemas del MÍO, la docente y especialista en Tránsito y Transporte, Paola Cruz, señaló que es una falla pensar que el sistema se debe acabar.

Por ello, puntualizó que lo que se debe hacer es una construcción en conjunto para poder sacar adelante el sistema. “Se debe conectar correctamente a los otros medios de transporte que lleguen, por ejemplo, el Tren de Cercanías. Además, se debe pensar en cómo financiar de una manera más eficiente el sistema”, concluyó.

Recuperar pasajeros: otro dilema

En las redes sociales y en las calles de Cali se conocen casi que a diario quejas de los ciudadanos por el mal servicio del MÍO, por lo que muchos prefieren utilizar otro tipo de transporte (en ocasiones ilegal) que montarse en un bus de este sistema.

Ante esto, el gerente de Blanco y Negro Masivo (uno de los operadores del MÍO), Eduardo Bellini, recalcó que “esta es la peor crisis que ha vivido el MÍO desde su creación”, hasta el punto que Metrocali ya tiene deudas millonarias con los tres concesionarios.

Lea además: Lo que dicen los expertos sobre volver al uso obligatorio del tapabocas en Colombia

“Llevamos cerca de 10 quincenas sin pago y eso suma más de $ 80.000 millones. El problema es que si este mes no se ponen al día, pues ya no tendríamos para la gasolina, para pagar a los trabajadores. Mejor dicho, no podríamos operar”, comentó Bellini.

De hecho, el directivo de Blanco y Negro Masivo dijo que no se le está dando correcto manejo al control de la piratería y que por eso los caleños prefieren transportarse de esa manera, haciendo que Metrocali y la Alcaldía tengan que pagar más por el diferencial tarifario.

“A los operadores hoy se les paga por kilómetro recorrido, no por pasajero transportado, entonces esos $ 2400 que paga cada pasajero solo alcanzan para cubrir cerca del 40 % de la operación y a Metrocali y la Alcaldía les toca asumir el otro 60 %. Pero, si se le apuesta a recuperar a los pasajeros, el recaudo será mayor y el Municipio no asumiría tantos gastos”, ilustró Bellini.

No obstante, el problema de los usuarios parece un círculo vicioso, debido a que tampoco funciona toda la flota del MÍO (hoy solo operan cerca del 59,2 % de los buses), pero a la vez no se pueden sacar a rodar más porque no hay dinero para pagar su operación.

Ante este panorama, el presidente de Metrocali, Óscar Ortiz, recientemente se pronunció reconociendo que hay una deuda con los operadores y que lo ocurrido con Unimetro (se declaró en déficit financiero) es únicamente por culpa de dicho concesionario.

Según cifras de Metrocali, diariamente 21.000 pasajeros evaden el pago del pasaje del MÍO, lo que equivaldría a pérdidas de más de $ 50 millones cada día y alrededor de $ 1500 millones mensuales.

“Las fuentes de financiación hoy no funcionan y el recaudo destinado para pagar esas deudas no se tiene, por eso se viene trabajando con el Distrito buscando alternativas para encontrar la solución, también con el Gobierno Nacional estamos buscando opciones”, dijo Ortiz.

Para el presidente de la Cámara de Comercio de Cali, Luis Fernando Pérez, la única alternativa viable para el MÍO es que se planteen propuestas que técnicamente sean realizables y que respondan a las necesidades de transporte de la ciudad.

“Ha habido errores históricos como no haber iniciado por la troncal de oriente, pero eso es una discusión de hace más de diez años. Asumamos nuestros errores como ciudad y echemos para adelante con la única opción viable: fortalecer el funcionamiento del MÍO”, dijo.

Colados del MÍO

Son muchos los colados en el sistema todos los días, lo que hace que también el MÍO deje de recibir importantes recursos que pueden ser invertidos para mejorar.

Por: Aymer Andrés Álvarez / El País

Demandas en contra de Metrocali

De acuerdo con información de Metrocali, con corte al 30 de septiembre de este año, también hay algunas preocupaciones legales que representarían pérdidas millonarias al sistema.

Entre ellas están tres tribunales de arbitramento que, sumando las pretensiones económicas de cada una de ellas, podrían representar una pérdida de cerca de $ 1.3 billones.

Le puede interesar: Madres cabeza de familia y jóvenes, las manos que le dan vida al alumbrado navideño de Cali

De hecho, según Metrocali, las posibilidades de perder dos de esas demandas es superior al 30 %, mientras que una de ellas solo presenta un riesgo de pérdida del 23 %.

VER COMENTARIOS