99.876 estudiantes de colegios de Cali no tienen garantizado el desayuno escolar

Escuchar este artículo

99.876 estudiantes de colegios de Cali no tienen garantizado el desayuno escolar

Julio 29, 2013 - 12:00 a. m. Por:
Redacción de El País

Complemento alimentario no llega a varios colegios de matrícula contratada. ICBF admite que no alcanzan los recursos.

Mientras el Ministerio de Educación Nacional pregona que una de las ventajas de los niños que deciden estudiar es que tienen asegurada la alimentación escolar, en Cali 99.876 alumnos no tienen garantizado el desayuno que se brinda en el colegio. La situación afecta principalmente a los menores que estudian en los planteles de ampliación de cobertura educativa que, si bien son privados, reciben dineros del Estado para la financiación de los gastos de los estudiantes inscritos en el programa.En Cali, según la Secretaría de Educación, 172.842 menores están matriculados en las instituciones oficiales y otros 93.349 están en los colegios privados contratados para la ampliación de cobertura.Alexandra Agudelo, representante de los estudiantes del Colegio Estrellas del Saber, reclama que el desayuno escolar no le llega a ella ni a sus compañeros de clase. “Aquí unos pueden comer y otros se quedan mirando y eso no es justo”, señala el personero estudiantil del mismo plantel, Hárold Robledo. En este establecimiento, por ejemplo, 259 niños fueron contratados por la Secretaría de Educación de Cali, según el rector Reinel Palacios. De ellos, 205 están en primaria, pero la ración alimentaria solamente alcanza para 150. “Ni siquiera los más pequeños tienen garantizado su desayuno y tener que escoger quién lo necesita más es muy complicado porque esta población, donde todos viven en el Distrito de Aguablanca, tiene sus carencias”, explica el directivo.Alexandra se pregunta qué pasa con el dinero de los desayunos que no llegan. “Del 2008 al 2010 no hubo problemas, todos podíamos comer, pero ahora muchos nos quedamos mirando”, comenta. Más casosEn el Colegio Rey de Reyes I, en Marroquín, que también tiene población estudiantil de ampliación de cobertura, debieron aplicar una medida que se conoce como ‘pico y coma’, porque unos días comen unos cursos, pero al otro día tienen restricción y la ración no les llega. Allí, el plantel tiene contrato con la Secretaría de Educación para 1093 estudiantes, pero llegan 715 desayunos. En este caso, según pudo constatar El País, los refrigerios no son entregados por manipuladores de alimentos de la empresa contratista del ICBF, sino que la comida se deja en el restaurante escolar y son los mismos estudiantes los que entregan la ración a sus compañeros. Según Juan Carlos, uno de los alumnos que hace la entrega, la medida se adoptó porque son ellos los dueños del alimento y si ellos mismos reparten “se garantiza que se les da a todos los niños de primaria y a los que alcanza del bachillerato”. Pero mientras a algunos establecimientos educativos les llega la comida para un número menor de estudiantes contratados, en otros no reciben ni un desayuno escolar. Las personeras Íngrid Manrique y Diana Güejía, del Colegio Central Madrid, también ubicado en el Distrito de Aguablanca, aseguraron que el año pasado todos los alumnos tenían su comida. “Ahora no y no nos dan ninguna explicación”.Aseguran que muchos estudiantes solo reciben aguapanela en sus casas. “Por eso es tan importante que acá puedan comer algo”, dice Íngrid.Ellas piensan que si la situación no se soluciona pronto, tendrán que acudir a una acción de tutela para que se les proteja sus derechos. “Sobre todo, el de la igualdad, porque otros colegios reciben su desayuno, entonces nosotros también debemos tener nuestro alimento”, comentan.¿Qué pasa con la ración?La alimentación escolar es financiada por varias entidades: el Instituto Colombiano de Bienestar Familiar, ICBF; la Alcaldía de Cali y la Gobernación del Valle. El director regional del ICBF, John Arley Murillo, reconoce que la cobertura del programa de desayunos escolares no es del 100 % en Cali.“Primero priorizamos a las instituciones públicas y nuestro foco son los niños de preescolar y primaria. Cuando llegamos a esta población, siguen los que están matriculados en los colegios privados que tienen contrato con el Municipio de ampliación de cobertura”, explica el funcionario. Según Murillo, este año se destinaron $16.551 millones, solo del ICBF, para pagar la alimentación escolar. “La Alcaldía de Cali y la Gobernación ponen otros recursos, pero el esfuerzo no es el mismo del Instituto, por eso es que no podemos darles comida a todos los niños. Si ellos pusieran más dinero, la cobertura sería total, tal como pasó cuando el gobierno de Angelino Garzón, donde la cobertura fue del 100 %”, asevera.El secretario de Educación de Cali, Édgar Polanco, asegura que la Alcaldía puso $1500 millones para financiar la alimentación escolar, que llega a 166.315 alumnos. Agrega que a su despacho no han llegado quejas de que los niños se queden sin desayuno y que esa situación pase con primaria y preescolar en los colegios de ampliación de cobertura.El País no pudo conocer la posición de la primera dama del Departamento, Diana Mayor Delgado, cuyo despacho maneja los desayunos escolares en la capital del Valle del Cauca, porque no contestó su celular.

Conecta con la verdad. Suscríbete a elpais.com.co
VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad