Por imprudencia, 20 personas se extravían al año en los Farallones de Cali

Por imprudencia, 20 personas se extravían al año en los Farallones de Cali

Febrero 02, 2013 - 12:00 a.m. Por:
Redacción de El País
Por imprudencia, 20 personas se extravían al año en los Farallones de Cali

Según explicó el Comandante Operativo de los Bomberos de Cali, una hora de operaciones de rescate puede costar unos $500.000.

La falta de medidas de seguridad es una de las principales causas. Las autoridades piden prudencia.

Durante las caminatas ecológicas de ascenso a los Farallones de Cali, cada año un total de 20 personas se pierden en el trayecto, según cálculos del Consejo Municipal de la Gestión del Riesgo de Desastres de Cali.Según las autoridades, la mayoría de los extraviados son turistas que no tienen el conocimiento o la experiencia para visitar el parque natural, que reviste un grado de dificultad alto y que, incluso, puede poner en riesgo la vida de quien lo recorre de manera aficionada.El más reciente caso se conoció el pasado martes, cuando un grupo de personas, entre ellas varios menores de edad, se extraviaron durante dos días en el sector de Pico Pance, luego de que decidieran emprender la ruta hacia la zona sin compañía de un guía para orientarlos en el trayecto.Según Rodrigo Zamorano, director del Consejo Municipal de la Gestión del Riesgo de Desastres de la ciudad, “escalar estos cerros sin tener la experiencia, el entrenamiento y equipos de georeferenciación, es un riesgo para la vida. No es una zona hecha para turismo ecológico o aventura. Nosotros no podemos restringir el acceso, pero debe haber una conciencia de lo que se pone en riesgo es la vida”.Y es que las condiciones del terreno para llegar a sitios como Pico de Loro o Pico Pance son extremas. Rubiela Belalcázar, montañista de Picoloro Ecoturismo, dedicada a paseos ecológicos, indicó que “la gente piensa que ir a la montaña es igual que un paseo de olla. Hay muchos caminos que no están señalizados. Es una zona boscosa, con trayectos de hasta dos horas en los que no se encuentra agua. Existen lugares por los que hay que pasar prendido de ramas para no caer a un precipicio”.Explica el guía de montaña René Huertas que “antes de llevar grupos a estos sitios, nosotros subimos a hacer un reconocimiento, marcamos los senderos con cintas fluorescentes y utilizamos equipos de GPS para no perdernos. Así se pueden evitar contratiempos”.Quien se pierde en la zona, explican los expertos, puede sufrir caídas, deshidratación, hipotermia por las bajas temperaturas y hasta la muerte. “Y como los sistemas de comunicación son insuficientes es difícil el rescate. Muchos desaparecieron y no volvieron o han muerto allá”, agregó Rodrigo Zamorano.Los rescates de personas que ingresan al parque natural sin precaución también generan sobrecostos para los organismos de socorro. Para las labores de rescate del grupo de caminantes del martes pasado, Bomberos, Defensa Civil y Scouts invirtieron cuatro millones de pesos, según el Consejo Municipal de la Gestión del Riesgo de Desastres.“Cada hora de una movilización de rescate puede costarnos $500.000. Esto incluye el personal y el tiempo de trabajo. Lo que se busca es que la gente genere la cultura del autocuidado porque, además de los riesgos que hay para el caminante, nuestros hombres también corren peligro. No estamos exentos a sufrir accidentes en los caminos quebrados o resbaladizos”, aseguró Alberto Hernández, director operativo del Cuerpo de Bomberos Voluntarios de Cali.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad