¿Por qué el acelerador es clave para que le rinda el combustible?

¿Por qué el acelerador es clave para que le rinda el combustible?

Junio 12, 2019 - 02:20 p.m. Por:
Álvaro Mejía G. / Especial para El País

El acelerador, grifo del combustible

Para una marcha alegre y un óptimo consumo de gasolina los coches modernos se deben conducir en ciudad con el tacómetro entre 2.000 y 3.000 r.p.m.

i Stock / El País

De manera equivocada y con el aparente buen propósito de ahorrar combustible muchos propietarios de vehículos a gasolina conducen llevando el motor en todo momento por debajo de las 2.000 r.p.m. y muchas veces, sin dejarlo llegar a las 1.800 vueltas antes de realizar el respectivo cambio de marcha.

De esta errónea forma, van pasando a marchas de baja relación (4ta, 5ta, 6ª,etc), que por razones de las escasas revoluciones del motor, exigen usar todo o gran parte del recorrido del pedal de acelerador para conseguir que el auto se mueva.

Cuando se da esta situación (marchar en ciudad a bajas r.p.m y en quinta, por ejemplo) el auto se torna ‘perezoso’ y entra en una especie de estado de ‘epilepsia’, que son esas molestas vibraciones percibidas cuando el conductor no atiende el clamor de la planta motriz pidiendo ‘a gritos’ un cambio de mayor relación (primera, segunda o tercera) para ganar revoluciones y mover el auto con mayor ímpetu.

Esta ‘tembladera’, generada por sub revolucionar la máquina, se produce debido al no previsto sobreesfuerzo que deben realizar tanto el cigüeñal, abocado a girar a ‘paso de tortuga’ en un medio espeso (aceite), como las bielas y pistones, que en este caso no cuentan con el impulso necesario para vencer la gravedad.

Si no tienen la valiosa colaboración de la inercia aportada por unas adecuadas r.p.m., la mencionada gravedad, que nos mantiene pegados a la tierra, hará más difícil el movimiento ascendente de estos dos elementos.

Lo que no saben los conductores que recurren a esta errática forma de conducir, pretendiendo ahorrar dinero en gasolina a costa de la vida útil de la máquina y de su bolsillo, es que esa marcha perezosa derivada de mantener el tacómetro en sus límites inferiores multiplica la demanda de gasolina y reduce la vida útil de costosas partes internas de la máquina.

Para entender lo anterior es preciso mencionar que la inmensa mayoría de los motores a gasolina modernos ha sido diseñado, desarrollado y construido para trabajar aprovechando la inercia giratoria del cigüeñal y esto solo se consigue manteniendo ‘alegre’ el motor.

Para lograrlo basta con tener siempre la aguja del tacómetro en las 2.000 vueltas, como mínimo, y por encima de este límite, si se está subiendo una cuesta, sobrepasando un auto o realizando cualquier otra maniobra que demande todo el torque o fuerza del motor.

Al respecto, es necesario indicar que en los coches contemporáneos el máximo torque del motor se encuentra, en promedio, a partir de las 4.000 vueltas del motor. Para obtener una marcha alegre unida a un óptimo consumo de gasolina los coches modernos se deben conducir en ciudad, autopistas y vías planas, manteniendo el tacómetro entre las 2.000 y las 3.000 r.p.m. En este rango se obtiene un mínimo consumo de gasolina y el torque necesario para marchar con buen ‘perrenque’ sin forzar la máquina.

De otra parte, están los viajes por carretera en los que se deben ‘trepar’ cuestas. Para enfrentar este reto los conductores deben mantener el motor a buenas r.p.m. (3.000 o más) para evitar sobreesfuerzos que recalientan el motor, causando daños en sus partes internas y reduciendo su vida útil.

Para conducir de esta manera lo recomendado es usar la caja de cambios, de tal forma que permita desplazarse sin esfuerzo y sin tener que hundir el acelerador más allá de la mitad de su recorrido, que es donde los motores empiezan a ‘devorar’ combustible. Para explicar lo anterior basta con decir que el acelerador no es otra cosa que la llave del ‘grifo’ encargada de dosificar el combustible que llega al motor. Y entre más se abra esa llave, mayor será el gasto de combustible. No lo desperdicie.

Los motores vehiculares deben hacer su mayor esfuerzo cuando tienen que superar una pendiente.

Datos de interés

  • La mágica’ fórmula de mantener revolucionado el motor redunda en una doble ganancia como obtener la máxima economía de combustible y disfrutar de una larga vida útil del motor.

  • La bomba de aceitees movida por una polea impulsada por el cigüeñal, que es el que determina las revoluciones del motor. Entre más altas sean las revoluciones mayor será el caudal y presión de aceite.
Conecta con la verdad. Suscríbete a elpais.com.co
VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad