Escuchar este artículo

Consejos para mantener el motor de su vehículo como un ‘relojito’

Septiembre 07, 2020 - 04:24 p. m. Por:
Álvaro Mejía G. Especial para El País
Mantenimiento del motor

Contrario a lo que ocurre con los motores de carburador, los modernos gobernados electrónicamente se sincronizan mediante un escáner. Por eso, no se necesita desmontar o abrir los sistemas de encendido y alimentación de combustible.

Foto: Istock / El País

La única manera para garantizar el correcto funcionamiento de una planta motriz a gasolina a través del tiempo es someter periódicamente el vehículo al servicio de sincronización, que ofrece grandes ventajas para el bolsillo del propietario y la vida útil del motor.

Antes de detallar las ’ganancias’ derivadas de poner el motor a punto de forma periódica es preciso anotar que el kilometraje recomendado para llevar a cabo esta operación depende de la recomendación de cada fabricante. Sin embargo, podemos decir que los motores alimentados mediante el ya obsoleto sistema de carburador se deben sincronizar cada 15.000 kilómetros y como máximo cada 25.000.

En el caso de los autos modernos, dotados con sistemas de encendido electrónico, inyección computarizada y ordenadores de a bordo, destinados a gobernar el plano electrónico de motores, transmisiones y otros sistemas, lo sugerido es sincronizarlos entre 30.000 y 50.000 kms de recorrido.

Está marcada diferencia de kilometraje, a favor de los motores actuales, se debe a que en las máquinas de antes existen elementos como el carburador, que exigen revisión y ajuste frecuentes y otros de vida útil limitada, entre los que figuran los platinos, el condensador y la bobina.

Otro ítem diferenciador es el de los escáneres utilizados para analizar y ajustar los computarizados motores contemporáneos, que no requieren ser ‘desbaratados’ para conocer su estado, como ocurre en los motores de antaño a los que hay que bajarles el carburador y otras partes para poder revisarlas, calibrarlas o cambiarlas.


Vea también: Este es el 'ovni' que causa asombro en las calles de Cali


Así mismo, pese al cambio generacional impuesto por la tecnología, los motores de carburador y los gobernados electrónicamente siguen compartiendo partes tradicionales. Entre ellas, las conocidas bujías, cables de alta y filtros de aire y gasolina, que hacen parte de los elementos a sustituir durante la sincronización de ambos tipos de máquina.

En todo caso y sin importar si el auto tiene sistema de carburador o de inyección, el objetivo primordial de llevar a tiempo el vehículo al servicio de sincronización no es otro que ‘poner a punto’ los distintos elementos de los sistemas de encendido, distribución y alimentación de combustible de la planta motriz. Solo así, se logra que estos sistemas trabajen en perfecta armonía y brinden el máximo desempeño motriz con un mínimo consumo de gasolina.

Una vez aclarado lo anterior y hablando ya de las ventajas obtenidas por contar con un motor debidamente ‘afinado’, empezamos con la más significativa para el bolsillo del propietario del vehículo, que es el considerable ahorro en el gasto de gasolina.

En este sentido es perentorio indicar que un motor debidamente sincronizado demanda hasta un 25% menos de combustible, que uno sin sincronizar.

Si tenemos en cuenta el elevado valor de la gasolina en Colombia y que el costo del combustible es el rubro de mayor incidencia en la canasta familiar del propietario de un coche, este menor gasto de gasolina se traduce en un ahorro anual que puede alcanzar el millón o más de pesos en el caso de un coche moderno con motor de 1.6 litros, que recorre 20.000 kilómetros cada año.

A este beneficio hay que agregarle otras prebendas derivadas de la oportuna puesta a punto de la planta motriz, como la prolongación de la vida útil de las partes internas del motor, que pueden durar hasta cien mil kilómetros más, que las de una unidad de potencia que excede de lejos el kilometraje indicado por el constructor del vehículo para realizar la sincronización.

Otro beneficio adquirido al ‘afinar’ esa ‘orquesta’ llamada motor es la eficiencia en el desempeño motriz, traducida en una económica y alegre marcha en todo terreno. Esta condición se convierte en aliado y factor de seguridad para los conductores nacionales, quienes disponen de todo el potencial motriz para sortear situaciones de riesgo como es sobrepasar una ‘tractomula’ en una empinada carretera de montaña, por ejemplo.

A estas ventajas aportadas por la oportuna sincronización de la máquina hay que añadirle la tranquilidad de conciencia derivada de generar el menor impacto ambiental posible.

Vale agregar que el proceso de combustión de la mezcla aire/gasolina es más eficiente en un motor debidamente sincronizado y por esta razón, la emisión de gases nocivos (CO2, etc.) se reduce a una mínima expresión.
Gracias a esta amable condición, un auto sincronizado supera sin problema la consabida prueba de gases incluida en la obligatoria revisión tecno-mecánica que deben cumplir todos los vehículos matriculados en Colombia.

En pocas palabras, sincronizar el motor de un vehículo a tiempo se traduce en un significativo ahorro de dinero en gasolina, máxima eficiencia motriz y mínimo impacto ambiental, entre otras ventajas. La espera cuesta.

Datos de interés

- Por los grandes beneficios que otorga, la sincronización es una inversión y no un gasto como se cree.

- Un motor bien afinado ofrece mayor vida útil, eficiencia motriz y menos consumo de combustible, que uno al que no se le cambian nunca las bujías, filtros o cables de alta.

- La sincronización del motor debe ser realizada por expertos en la materia y con equipo.

Conecta con la verdad. Suscríbete a elpais.com.co
VER COMENTARIOS