Reprochan tala de ocho samanes y una ceiba en El Cerrito, Valle

Escuchar este artículo

Reprochan tala de ocho samanes y una ceiba en El Cerrito, Valle

Junio 10, 2020 - 12:14 p. m. Por:
Redacción de El País - Palmira

Ocho samanes y una ceiba de gran envergadura fueron talados de manera ilegal en El Cerrito.

Foto: Especial para El País

Justo cuando se celebraba el Día del Medio Ambiente, una tragedia ambiental se registraba en el municipio de El Cerrito, centro del Valle, donde se conoció la tala ilegal de ocho samanes y una ceiba joven, árboles que son de gran valor ecológico por su envergadura y edad.

La ingeniera Carolina Córdoba, coordinadora de Gestión de Cuencas, Sonso, Guabas, Zabaletas, de El Cerrito, explicó que el pasado 5 de junio, a las 11:10 de la mañana, funcionarios de esa dependencia, adscrita a la DAR Centro Sur, de la CVC, en su recorrido de control y vigilancia encontraron que en el predio de la hacienda Milán, estaban realizando un corte de unos árboles sin permiso de aprovechamiento forestal.

Lea también: Reinicio de operaciones en las empresas del Valle ha sido lento

La funcionaria señaló que estos sectores son fincas agrícolas, en su mayoría con cultivos de caña de azúcar.

Dijo también que algunas personas aprovechando que la comunidad está en confinamiento y hay mucho personal que se encuentra en casa, por la edad o porque presentan algunas enfermedades, se han dedicado a hacer daños ambientales.

Sin embargo, Córdoba recalcó que no obstante la situación actual de pandemia, la CVC siempre ha hecho presencia, haciendo controles y vigilancia que permitieron descubrir en un callejón del corregimiento San Antonio, en el municipio mencionado, una poda de ocho samanes y una ceiba.

"Tenemos que tener en cuenta que son samanes de avanzada edad, de gran envergadura, con mucho valor ambiental, ecológico. Además, una ceiba que está en veda y por más que la gente pida permiso de aprovechamiento forestal esta especie hay que protegerla porque es un individuo nativo del bosque seco tropical que está en peligro de extinción", precisó.

Agregó que estos árboles hacen parte de un registro muy pequeño boscoso, del bosque seco tropical, que está en peligro de extinción, pues en el Valle del Cauca, hay aproximadamente, 140 hectáreas.

De otro lado, los samanes que se encontraron eran árboles de gran porte, en un área aproximada de dos hectáreas y la ceiba en un área de 1.5 hectáreas.

"Como ustedes vieron en las fotos, los tallos que se observan son muy grandes, o sea para cortarlos tuvieron que conseguir una motosierra grandísima y mucha gente porque tenían su diámetro con mucha envergadura y ya tenían bastante edad", subrayó.

La ingeniera indicó que una vez los funcionarios de la CVC llegaron al predio donde se estaba realizando la poda ilegal, procedieron a la identificación y ubicación de las piezas de madera, y descubrieron que el material estaba siendo secado en esa finca.

Inmediatamente, impusieron un acto de suspensión de la actividad por no contar con el permiso respectivo, porque toda persona que quiera cortar un árbol debe contar con el permiso de la autoridad ambiental, en este caso la CVC.

"En este momento estamos avanzando con el proceso sancionatorio de acuerdo a la ley 1333 a los propietarios del predio y la sanción tiene que ser muy alta porque tenemos especies de gran valor ecológico", enfatizó.

La Corporación también estaría estudiando la posibilidad de emprender acciones de tipo penal por el valor ecológico y ambiental de las especies, ya que el volumen fue de 46.16 metros cúbicos, es decir, una gran cantidad de madera de las especies erradicadas y con una especie vedada como es la ceiba.

"El valor ecológico es altísimo, altísimo, porque son árboles de mucho tiempo, que no son de fácil rebrote y que necesitan mucho tiempo para alcanzar esa altura y la envergadura de sus ramas; y necesitamos que estén en este ecosistema que se ha acabado por la expansión agrícola, por eso fue un daño ecológico muy grande, una tragedia", reiteró la ingeniera Córdoba.

Resaltó que este delito ocasiona un grave daño ambiental pues también acaba con el hábitat de los animales y el microclima de la zona.

Según un ingeniero ambiental de la CVC, una de las especies taladas tenía alrededor de 12 metros de altura y cuatro metros de diámetro.

Al parecer, parte de la madera iba a ser utilizada para carbón y la otra sería comercializada, mientras el predio era aprovechado para actividades agrícolas.

La funcionaria resaltó que la CVC continuará ejerciendo su autoridad ambiental, haciendo actividades de vigilancia y control en el territorio, con todas las medidas de bioseguridad

Conecta con la verdad. Suscríbete a elpais.com.co
VER COMENTARIOS