Escuchar este artículo

Las malas y buenas noticias de las cifras de covid-19 en el Valle

Junio 14, 2021 - 11:45 p. m. 2021-06-14 Por:
Redacción de El País
Coronavirus en Cali

Dos mujeres de la tercera edad recorren una calle en el sur de Cali. Dado que la mayoría de la población mayor de 80 años ya fue fue vacunada, su nivel de mortalidad se ha reducido en comparación con personas más jóvenes.

José Luis Guzmán - El País

A finales de la semana pasada Colombia registró dos veces seguidas un récord de mortalidad por covid-19: luego de que el sábado presentara 577 fallecidos, al día siguiente la cifra fue de 586.

De acuerdo con el viceministro de Salud Pública y Prestación de Servicios, Luis Alexander Moscoso, pese a que hay una importante reducción de muertes de la población mayor de 80 años y una tendencia más tenue en este aspecto en los mayores de 60, la afectación es generalizada en todos los grupos de edad.

“Está afectando a personas mayores que hoy no han recibido su vacuna o no tienen el esquema completo, pero también afecta a otros grupos de edad, personas con comorbilidades que tienen hoy disponible la vacuna, pero no se la han aplicado”, explicó Moscoso.

Por ende, el funcionario exhortó a los ciudadanos a salir a vacunarse, dado que al país ya han llegado 18,5 millones de dosis de diferentes laboratorios, por lo que de esta manera “buscamos prevenir las complicaciones, defendamos nuestra vida”.

Lea además: Combinación de vacunas contra el covid-19 generaría eficacia del 100 %

En cambio, en el Valle del Cauca se está registrando un aumento de las muertes diarias desde hace más dos semanas, cuando había un promedio entre 30 y 40 fallecidos por día, mientras que los indicadores más recientes oscilan entre 50 y 60 decesos diarios en todo el departamento.

“Para analizar el impacto de la mortalidad, hay indicadores más sensibles como la letalidad, la cual mide el porcentaje de personas que fallecen de los casos positivos. Para el Valle del Cauca durante toda la pandemia la letalidad ha estado por debajo del 4 %. Sin embargo, llama la atención que para el primer pico era del 3.8 % mientras que para el tercero, esta cifra llega al 3,5%, lo que demuestra por ejemplo el impacto de medidas costo efectivas como la vacunación”, explicó María Cristina Lesmes, secretaria de Salud.

Esto se debe a que la vacunación ha permitido reducir los impactos en la población mayor de 80 años y el personal de salud, que al pertenecer a la primera etapa son los que más han visto beneficios en cuanto a inmunidad.

De hecho, el comportamiento también se ha visto reflejado en la remisión a UCI, dado que de las más de 520 personas en estas condiciones en la ciudad, apenas el 5 % corresponde a población mayor de 80 años, muy al contrario de las personas con los rangos de edad de 45 a 60 años, en donde se concentra el 56 % de los pacientes en Unidades de Cuidados Intensivos, según la Secretaría de Salud.

Las comunas de Cali en donde hay mayor letalidad por covid son la 1, 4, 6, 7, 9, 12 y 20, en donde se presentan 2,7 defunciones por cada 100 casos registrados.

Para Lyda Osorio, epidemióloga y docente de la Universidad del Valle, “en este momento nos encontramos en una ‘meseta’ que está en un nivel muy alto, por lo que los servicios de salud están colapsados. Es decir, la posibilidad de que todas las personas puedan ser atendidas se ve afectada, aunque se hagan los mejores esfuerzos, y no solo es por covid sino por otras causas”.

Y si bien el Ministerio de Salud afirmó hace algún tiempo que el tercer pico empezaría a ceder en la segunda semana de este mes, Osorio señaló que “ahora es difícil determinar ese momento, pues ahora todas las condiciones están dadas para la transmisión. Es factible que haya más mortalidad, pero todo esto depende de las intervenciones que se hagan para evitarlo”.

Entretanto, la epidemióloga insistió en el autocuidado para “quienes sean capaces de hacerlo”, es decir, todas las personas que no estén inmersas en la informalidad laboral y, por ende, no deben estar expuestas a mayores riesgos de mortalidad.

“Es por eso que en países como el nuestro el autocuidado no es una decisión, pero para quienes tienen la posibilidad, las recomendaciones son el teletrabajo, aprovechar los espacios públicos abiertos para evitar aglomeraciones y acceder a los servicios públicos cercanos a nuestra casa para evitar que el virus se traslade a otros territorios”, indicó la profesora de la Universidad del Valle.

Las condiciones actuales de la pandemia en el departamento son tales que la ocupación UCI ya se encuentra en un 98,5 %, por lo que solo hay disponibles 18 camas de 1165. Aquí es importante aclarar que el 69,9 % de las UCI es ocupada por pacientes UCI y el resto, o sea el 28,6 %, por personas con otras patologías.

Por esta situación varios centros médicos han anunciado la alerta roja en sus servicios, como es el caso de la Clínica Versalles, ubicada en el norte de Cali.

Jorge Revelo, un emergenciólogo de la misma, describió cómo es la situación dentro de la Clínica: “Además de la situación en UCI, la presión está muy fuerte sobre los servicios de urgencias y hospitalización, con sobreocupaciones del 200 % y que además estén limitados el insumos médicos y el oxígeno”.

“Por eso si una persona va a una consulta hoy por una falla respiratoria, una hipoxemia, pero por la demanda que tiene UCI no puede acceder al servicio y tiene que esperar hasta cuatro días, el tiempo ya habrá corrido en contra suya al momento en el que lo vayan a intubar o ponerle una cánula de alto flujo”, explicó Revelo.

Inmunidad de rebaño en 2022

A inicios del 2022 se espera que el Valle del Cauca haya alcanzado la inmunidad de rebaño ante el covid, es decir, cuando ya haya un 70 % de la población inmunizada, ya sea por haberse recuperado del virus o haya sido beneficiado por la vacunación.

“Dependiendo del flujo de vacunas que entregaría la nación, entre diciembre y marzo del año entrante, deberíamos tener la población vacunada”, indicó Cristina Lesmes, secretaria de Salud.

Conecta con la verdad. Suscríbete a elpais.com.co
VER COMENTARIOS