La tradición de los 'maturros' que sigue viva en Palmira para despedir el Año Viejo

La tradición de los 'maturros' que sigue viva en Palmira para despedir el Año Viejo

Diciembre 28, 2018 - 05:29 p.m. Por:
Redacción de El País - Palmira
La tradición de los 'maturros' que sigue viva en Palmira para despedir el Año Viejo 02

En el famoso maturro, asegura Melo sin pudor, se invierte casi un millón y medio de pesos para hacer de este último día, de cada año, un momento inolvidable en la retina de los asistentes.

Foto: El País

Luis Mario Melo es un de los atronadores más famosos de Palmira, él lleva 35 años elaborando los 'maturros' también conocidos como Año Viejo en ese municipio.

Esta tradición que cada 31 de diciembre congrega a una gran multitud de vecinos y visitantes, en la esquina de Calle 37 con Carrera 17 del barrio San Pedro, uno de los sectores más populares de esta ciudad, se remonta a la época de sus abuelos que quemaban un muñeco para 'exorcizar' los acontecimientos sombríos del año que terminaba, dice Melo.

Este acontecimiento que se ha convertido en una fiesta popular en el sector, ahora no solo genera alegría sino también empleo a cerca de doce jóvenes que ganan un dinero por hacer estos muñecos.

Mario dice que la elaboración de los mismos comienza en el mes de noviembre y desde esa época hasta finales de diciembre alcanzan a hacer unos 50 que se cotizan muy bien en el mercado.

Sin contar con las cabezas que venden a los palmiranos que llegan desde los distintos barrios del municipio para comprarlas y hacer sus propios 'maturros'. Incluso, hay compradores de otros municipios y hasta extranjeros.

"Esto se volvió una obra de arte porque vemos muchachos haciéndolos con gran dedicación, además de ser una fuente de trabajo y de ingresos para varias familias del barrio. Es toda una tradición ya que todo el mundo lo conoce y todo el mundo espera la quema del 'maturro' o año viejo, el 31, a la 1:00 de la mañana", sostiene Melo.

La tradición de los 'maturros' que sigue viva en Palmira para despedir el Año Viejo

Y es tan cierto que hasta la Policía se hace presente en esa dirección de la Carrera 17 con Calle 37 para evitar accidentes, pero también para disfrutar de la quema que dura casi una hora.

Colombianos que viven en el exterior pero que crecieron con esta costumbre, llegan puntualmente para estas fechas para disfrutar de uno de los espectáculos que no pasa de moda y que sigue enraizado en las tradiciones populares de esta localidad.

Mario ha hecho de todo esto un gran evento social que cuenta una gran organización pues distribuye entre los vecinos, una carta en la que se lee, entre otras cosas, una invitación para que la despedida del año "se salga de lo maravilloso y poder despedir por lo alto el año 2018", al tiempo que los invita a participar con una módica cuota.

Adicionalmente, antes de la quema, hay todo un protocolo que incluye un show de baile, música y luces, con los amigos más cercanos.

En el famoso 'maturro', asegura Melo sin pudor, se invierte casi un millón y medio de pesos para hacer de este último día, de cada año, un momento inolvidable en la retina de los asistentes.

Pero esta quema que obliga al cierre de las vías donde se realiza, se hace con responsabilidad para evitar accidentes.

"La tradición son las luces, pero primero se hace un show con los amigos, riendo y abrazándonos y después se prende la pólvora de luces para darle emotividad. Luego viene la quema como tal, pero no le echamos toda la pólvora sino que a medida que se va quemando le vamos alimentando, todo con gran responsabilidad y cuidado para evitar quemados", subraya.

Este año, dice con una sonrisa irónica, va a quemar los cuatro grandes equipos del fútbol colombiano que se quedaron por fuera del torneo: América, Nacional, Cali y Millonarios.

Entre tanto, continúa elaborando más muñecos, mientras la gente llega a comprarlos y se va 'calentando' el ambiente para despedir con gran ruido este año 2018 que dejó muchas alegrías, pero también sinsabores entre los colombianos.

Lea además: “Lastimosamente creemos que diciembre es dulce, pólvora y licor”, dice la Secretaria de Salud

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad