A pesar de la tristeza, Pradera se unió contra terrorismo que acabó con la vida del cadete Mosquera

A pesar de la tristeza, Pradera se unió contra terrorismo que acabó con la vida del cadete Mosquera

Enero 21, 2019 - 04:49 p.m. Por:
Redacción de El País - Palmira
En Pradera despiden al cadete Luis Alfonso Mosquera Murillo, víctima del atentado en Bogotá

El pasado domingo en varias capitales del país se realizaron marchas para rechazar el terrorismo, luego del atentado contra la Escuela de cadetes de la Policía General Santander que acabó con la vida de Luis Alfonso Mosquera Murillo y de otros 20 cadetes de esa institución.

Foto: Raúl Palacios / El País

El féretro con el cuerpo sin vida del cadete Luis Alfonso Mosquera Murillo, oriundo del municipio de Pradera, llegó a bordo de una avioneta de la Policía Nacional hacia las 9:00 a.m. al aeropuerto internacional, Alfonso Bonilla Aragón, de Palmira.

Allí un destacamento de la Policía Regional Valle, encabezada por el comandante de esta guarnición, el coronel Wilson Javier González Delgadillo lo esperaba para rendirle honores correspondientes a un héroe de la patria.

La banda de paz hizo el toque respectivo y se guardó un minuto de silencio.

El coronel González se refirió a Alfonso como "un joven de unas condiciones especiales y deportista sobresaliente del Valle del Cauca".

Durante el recorrido hasta su vivienda, en el barrio Manuel José Ramírez, un populoso sector del municipio de Pradera, una caravana de uniformados acompañó la carroza fúnebre.

Vea también la galería: una triste despedida, así dan el último adiós en Pradera al cadete Mosquera

Su madre, doña Inocencia Murillo, quien viajó a Bogotá tras conocer la noticia del atentado a la Escuela General Santader, en Bogotá, bajó de la aeronave y se fundió en un abrazo con su esposo, Luis Alfonso, mientras rompía en llanto.

Numerosos familiares que también llegaron al terminal aéreo para recibir a Alfonso, no pudieron contener las lágrimas al ver el féretro.

El recorrido estuvo marcado por pitos y sirenas que desesperadas trataban de despejar la vía para llevarlo a su casa donde sus amigos y seres queridos lo esperan desde el jueves pasado cuando se registró el ataque.

A la altura de la Ruiza y a pocos kilómetros de la entrada al pueblo se les unió una gran comitiva de motociclistas vestidos de blanco, mientras una máquina de bomberos de Pradera se unió al cortejo y el Ejército le hacía una calle de honor.

Banderas de Colombia ondeaban en muchas viviendas de esa población en solidaridad con el momento de dolor que atraviesan los pradereños y toda Colombia por la muerte de estos 20 jóvenes que soñaban con un futuro y ayudar a sus familias.

En algunos rostros se leía el desconsuelo, el desconcierto, también la impotencia y algunas madres lloraban al paso del coche fúnebre.

En la Manzana 3, donde vivía Alfonso, a la lado y lado de la calle se apostaron mujeres, jóvenes y niños con ropa blanca, una vela encendida y banderas del mismo color para recibir a su amigo, a su hermano, a su ejemplo, al deportista cuya sonrisa no escucharán más.

De fondo la canción 'Mi Hermanito', de la agrupación Patio 4, reflejaba perfectamente la tragedia por la que atraviesa la familia de Mosquera Murillo.

"Cómo le explico a mi mamá que mi hermanito ya no está. Te quiero ver vivo una vez más y para que el tiempo dé su marcha atrás todo lo que tengo lo podría dar, no me va a alcanzar. Veo la cucha llorar, siente que le arrancaron la otra mitad, ya no estás. Cómo le explico a mi mamá que mi hermanito ya no está, que no lo vamo' a ver más, que no lo pude cuidar".

Una enorme pancarta con numerosas fotos de Alfonso con su sonrisa característica era enarbolada mientras sus amigos condujeron a pie el féretro, hasta su casa, demarcada con el número 23, y señalada por un camino de rosas rojas.

Samuel Orozco Gallego, personero de Pradera, dijo que el acompañamiento por parte de la comunidad y de los policiales que están de luto es para rechazar el terrorismo y decirle sí a la paz.

Natividad Hurtado Hurtado, amiga de la familia, entre tanto, hizo un llamado al Gobierno y a los violentos para que “se pongan la mano en el corazón y piensen que ellos tienen madres, tienen familiares para hacer algo tan duro”.

Y agregó: “Esto es un golpe muy duro, tengo un vacío en el corazón, un muchacho recién viviendo que quería ayudar a la familia. Era muy alegre y me decía abuela de cariño, qué dolor, hay que hacer la paz”, repite.

Por su parte, Vanessa Cruz, prima de Alfonso, lo recuerda como un muchacho muy alegre y asegura que les está doliendo el alma, por eso, envió un mensaje a los que cometieron el atentado.

“A los que hicieron esto que por favor ya no más, porque es duro, es la primera vez que la guerra nos quita un familiar de esta manera, no se vale con los jóvenes que apenas están tratando de tener un sueño, y qué Dios los perdone porque qué más”, susurra.

Pradera el dio el último adiós al cadete Luis Alfonso Murillo este lunes 11

Al Gobierno Nacional también le pidió que le ponga un alto a esta situación y que trate de negociar con el que sea, pero que haya un alto de la guerra.

“Nosotros somos de descendencia chocoana y todo el tiempo hemos estado en guerra, tras guerra, Estamos justamente acá en Pradera por la guerra de nuestro pueblo, salimos desplazados y llegamos acá a pasar por lo mismo, entonces es muy duro, pero que Dios los perdone porque uno tiene que resignarse y salir adelante”, dijo.

Señaló que recordarán a su primo como lo que él era: alegre, muy emotivo, con una sonrisa muy grande, porque reiteró, para Alfonso no había momentos malos, no había momentos tristes.

Amparo Ocoró, vecina y amiga, también afirma que Alfonso era la “alegría del pueblo, de los amigos, de su familia, a la que amaba profundamente, no solo es una pérdida demasiado grande para ellos, sino para todo Pradera”, enfatizó.

De otro lado, don Luis Alfonso, padre del cadete, aunque inicialmente confesó que no tenía palabras para expresar el dolor tan grande que en ese momento sentía, finalmente dejó salir como un trueno su dolor e hizo un conmovedor llamado a todos los actores de la guerra.

"Es muy grande el dolor para uno sacar palabras para hablar, solo digo que dejemos la guerra, que nos pongamos la mano en el corazón, que son los hijos de nosotros los pobres los más estropeados en esta guerra y no hablo más porque estoy golpeado por esto, más de uno aquí en Pradera también está golpeado. Acaben con todos estos ataques que no maten a los hijos de los pobres", suplicó llorando.

La Alcaldía de Pradera anunció que se le rendirá un homenaje póstumo a Alfonso Mosquera Murillo con la entrega de la medalla Orden al Mérito, Ciudad de Pradera, la máxima distinción que entrega el municipio a sus ciudadanos.

Las exequias del cadete y deportista se realizarán este martes 22 de enero a las 10:00 a.m. en Pradera.

Lea además: Este es el protocolo pactado por el Gobierno y ELN en caso de que terminara el diálogo

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad