Escuchar este artículo

¿Sirven las restricciones para frenar el segundo pico de la pandemia? Esto dicen expertos

Enero 13, 2021 - 04:55 p. m. 2021-01-13 Por:
Colprensa
policía cali

Con ayuda de la fuerza pública, las autoridades locales han implementado medias que buscan reducir movilidad y aglomeraciones.

Especial para El País

Con el aumento de contagios en el país en medio de la segunda ola del covid-19, las medidas recurrentes han sido cuarentenas totales para los fines de semana, restricciones al consumo de licor, toques de queda nocturnos y pico y cédula.

Aunque las autoridades han afirmado que con estas medidas se busca frenar la vida social y las fiestas y aglomeraciones que conllevan a elevar los casos, ¿son en realidad efectivas para controlar el avance del virus en el país?

Según le dijo a Colprensa el epidemiólogo y doctor en salud pública, Luis Jorge Hernández, estas medidas sirven de forma parcial para controlar el segundo pico, debido a que quienes se contagiaron y están generando este aumento de casos se infectaron en las celebraciones y reuniones en las noches de Navidad y Año Nuevo.

Hernández explicó que las cuarentenas o medidas de restricción servirán siempre y cuando sean más focalizadas y atiendan conglomerados y zonas en donde se evidencien focos de infección, más que imponer “medidas masivas o de montonera”.

Lea también: "Ya está garantizada la vacunación de 29 millones de colombianos", asegura Minsalud

“Deberíamos estar identificando cómo se comporta la pandemia en conglomerados, en grupos familiares, en hogares geriátricos, en centros de reclusión e identificar cordones sanitarios en esos sitios. Más que cuarentenas generalizadas o toques de queda, es focalizar en dónde se están identificando focos de infección”, explicó.

Para el experto, las autoridades sanitarias también deben tener en cuenta que las cuarentenas masivas y los toques de queda tienen un efecto importante en la salud mental de las personas y tampoco garantizan que no se adquiera el virus, pues los conglomerados familiares son algunos de los lugares en donde más se reportan los contagios.

“Las cuarentenas no son inocuas. Entonces si se hacen deben ser cortas, deben ser medidas y con información a la comunidad”, enfatizó.

Para Hernández, las medidas para este segundo pico deben ser diferenciadas por barrios, UPZ en el caso de la capital, comunas, etc.; y deben ser medibles para poder evaluar el impacto que tiene imponer las restricciones. Pero, sobre todo, explicó que hará falta una mayor intervención hacia la comunidad para que quienes deben estar aislados puedan hacerlo sin afectar su situación socioeconómica y para que así las cuarentenas y restricciones cumplan su propósito.

Puede leer: Al 97,5% asciende el nivel de ocupación de camas UCI en Cali

Según el experto, el esfuerzo en este nuevo pico debería concentrarse en hacer tamizaje masivo, identificar casos y contactos, y en hacer los cordones sanitarios necesarios y a tiempo.

Hernández explicó que, teniendo en cuenta los modelos y simulaciones, se espera que el segundo pico se mantenga en el mes de enero y comienzos de febrero, pero que luego comience a bajar cuando terminen de evidenciarse los conglomerados producto del mes de diciembre.

“Las cuarentenas no son inocuas. Entonces si se hacen deben ser cortas, deben ser medidas y con información a la comunidad”.

Medidas implementadas

Las restricciones más fuertes se están viviendo en la ciudad de Bogotá, que alcanza una ocupación de UCI del 91,9 %. La capital tendrá nuevamente una cuarentena total desde las 8:00 de la noche del viernes 15 de enero hasta las 4:00 de la mañana del 18 de enero.

La ciudad también determinó un nuevo ciclo de cuarentena por localidades. Bosa, Ciudad Bolívar, San Cristóbal, Puente Aranda, Rafael Uribe y Usme entrarán en aislamiento desde este fin de semana y hasta las 11:59 de la noche del 28 de enero.

Suba, Engativá, Usaquén y Teusaquillo terminarán su cuarentena el lunes 18 de enero a las 4:00 de la mañana y Kennedy y Fontibón la terminarán el 21 de enero.

En el resto del departamento de Cundinamarca, el gobernador Nicolás García extendió hasta el sábado 16 de enero el toque de queda en los 116 municipios, entre las 8:00 de la noche y las 5:00 de la mañana la ley seca en el mismo horario y el pico y cédula en todo el departamentos.

Vea además: Ocho países en América reportan nueva cepa del covid-19 detectada en Reino Unido<

Por su parte, la ciudad de Cali también mantuvo sus restricciones. Esta vez no habrá un toque de queda durante todo el fin de semana, pero sí habrá medidas por lo menos hasta el 18 de enero, teniendo en cuenta su ocupación de UCI del 96,5 %.

La capital del Valle tendrá toque de queda y ley seca cada día desde las 10:00 de la noche y hasta las 5:00 de la mañana. Pero durante el fin de semana, el toque de queda y la restricción al consumo de alcohol comenzarán a las 8:00 de la noche y terminarán a las 5:00 de la mañana. Se mantiene además el cierre del Río Pance y el pico y cédula.

Jorge Iván Ospina, alcalde de Cali

Cartagena también prolongó su toque de queda hasta el sábado 16 de enero. Hasta esa fecha habrá toque de queda entre las 00:00 horas y las 5:00 de la mañana de cada día.

En Santander, Bucaramanga, Floridablanca, Piedecuesta y Girón continuarán con pico y cédula y toque de queda nocturno.

En Ibagué, Tolima, también se mantiene un toque de queda nocturno, entre las 8:00 de la noche y las 5:00 de la mañana de cada día, medida que está vigente hasta el sábado 16 de enero.

En el caso de Antioquia, el departamento prolongó la alerta roja hospitalaria hasta el próximo 31 de enero, debido a que la ocupación hospitalaria está por encima del 85 %. Todavía no se han anunciado medidas para los próximos días pero continúan los diálogos entre la gobernación y las alcaldías con el fin de determinar las medidas apropiadas ante el avance de contagios.

Le puede interesar; Ospina propone compra de vacunas contra covid-19 en Cali hasta por $30.000 millones

Conecta con la verdad. Suscríbete a elpais.com.co
VER COMENTARIOS