“Prefiero el miedo a la paz, al miedo que produce la guerra”: María Clemencia de Santos

“Prefiero el miedo a la paz, al miedo que produce la guerra”: María Clemencia de Santos

Septiembre 18, 2016 - 12:00 a.m. Por:
Redacción de El País
“Prefiero el miedo a la paz, al miedo que produce la guerra”: María Clemencia de Santos

María Clemencia de Santos, esposa del presidente de la República.

La esposa del presidente Juan Manuel Santos, a quien le choca el término Primera Dama, está convencida de que la paz del país está cerca. Y dice que el dolor y la angustia de estos años han valido la pena.

María Clemencia de Santos, ella prefiere que le digan ‘Tutina’, está convencida de que la paz está cerca.

A esta bogotana, que admite que le choca que la llamen Primera Dama, no le preocupa que a su esposo no lo favorezcan las encuestas. “El capital político es para gastárselo y Juan Manuel se lo ha gastado todo”, afirma.

En diálogo con la directora de El País, María Elvira Domínguez, y los directores de Opinión, Luis Guillermo Restrepo, y de Información, Diego Martínez, ‘Tutina’ no duda en afirmar que su esposo será un gran expresidente que dejará gobernar a su sucesor. 

¿Cómo han sido estos cuatro años del proceso de paz para ‘Tutina’, como esposa, como madre?

Yo no podría hablar de los últimos cuatro años, yo llevo al lado de Juan Manuel Santos 32 años de mi vida y desde el comienzo de esta relación vi su compromiso por la paz. Juan Manuel es pro paz desde que lo conozco. Hizo muchos acercamientos en muchos momentos de su vida para que esto fuera posible y se llegó el momento. Han sido cuatro años, estos últimos, largos, difíciles, con altibajos, con muchas lágrimas, con muchos miedos, pero hoy tenemos la certeza de ver la paz cerca.

De todo lo que le han dicho,  ¿qué es lo que más le ha dolido?

Ha habido muchas cosas que nos han causado dolor, a mis hijos y a mí. Cabe decirles que Juan Manuel en eso es un hombre que no tiene un rencor, no tiene un odio, y nos ha enseñado a no tener odios ni rencores. Sí, ha habido muchos comentarios que no tienen ninguna validez, que se han basado en la mentira, porque las acusaciones que le hacen a Juan Manuel  no son ciertas.

¿Al Presidente le molesta o le da risa que le digan castrochavista?

En este momento nos causa risa. La verdad, conociendo a Juan Manuel Santos, uno no encaja a semejante hombre en un castrochavismo. Juan Manuel es Nairochavista, pero Castrochavista, jamás.

¿Cree que el país le reconoce a Juan Manuel Santos el esfuerzo  hecho para sacar adelante la paz? 

Juan Manuel, la vida entera, nos ha dicho que el capital político es para gastárselo y se lo ha gastado con creces. Él no tiene que guardar capital político, porque el día que termine su gobierno, Juan Manuel será un maravilloso expresidente, tenga la absoluta certeza, y si la gente se lo reconoce o no, él no está en busca de ese reconocimiento.

"A nosotros no nos dieron la posibilidad de elegir la guerra y la guerra nos produjo miedo, zozobra, angustia, tristeza, toda clase de emociones complejas”, 'Tutina' de Santos. 

Cuando usted dice un maravilloso expresidente, ¿a qué se refiere?

A que va a terminar su intervención como político. Él ya tuvo su momento, inclusive tuvo dos periodos. Ha gobernado con la mejor voluntad, unas cosas han salido bien, otras no tanto, pero le apostó a gobernar contra todas las predicciones de mucha gente, contra el fatalismo de mucha gente; hoy posiblemente la gente no se lo reconozca, pero estoy segura que la historia se lo reconocerá.  

¿A qué atribuye que, a pesar del acuerdo con las Farc, siga la baja popularidad del Presidente?

Repito, aquí no se trata de la popularidad de un gobernante. Yo creo que los hechos son los que van a hacer historia, y eso es lo importante para él, para mis hijos y para mí.

¿Alguna vez vio al Presidente con ganas de ‘sacar la mano’ con el proceso de negociación?

Claro, se agotaba, había momentos en que decía: esto no está moviéndose ni para un lado ni para el otro, y más que él, yo creo que nos agotábamos mis hijos y yo y las personas que estábamos  más cerca de él. 

"Su familia es una voz importante en su vida, pero   aclaro que Juan Manuel jamás ha tomado ninguna determinación ni decisión porque sus hijos o yo se lo hayamos planteado”,.

¿A quién le costaría más dificultad darle la mano, a Álvaro Uribe o a ‘Timochenko’?

A ninguno de los dos. Estoy totalmente dispuesta a hacerlo con cualquiera de los dos, estoy convencida de que tenemos que reconciliarnos,  tenemos que respetarnos, y construir esa nueva Colombia entre todos, permitirle a todas las personas que tengan un espacio, cada uno en su lugar,  pero que quepamos todos en un país incluyente.

En concreto, qué fue lo que más le molestó en todo este proceso, porque no fue un camino de rosas…

Por supuesto que no fue un camino de rosas. Estaban negociando más de 50 años de guerra y cada uno estaba poniendo sus posturas y sacando lo mejor, pero como lo dijo el expresidente Felipe González, yo creo que este es un buen acuerdo, en la medida en que concretaron asuntos muy importantes. El acuerdo perfecto no iba a existir en este Gobierno ni en ninguno. Teníamos que  llegar a un acuerdo donde nos beneficiáramos todos, no uno solo, y creo que eso se logró.   

¿Qué le dice a quienes tienen miedo de lo que pueda ocurrir una vez se firme el acuerdo de paz?

En este momento tenemos la posibilidad de votar por la paz, que es la que nos genera la esperanza,  creo que el miedo que tenemos a dar ese paso es natural, porque no sabemos cómo es, pero yo sí prefiero ese miedo por la paz, que es un camino que no hemos recorrido, a sentir el miedo que nos ha producido la guerra.

¿Pero usted sí cree que la guerra se acabe con este acuerdo?

Yo espero que sí, parto de tener fe en este acuerdo, de tener fe en que las dos partes se comprometan a cumplir lo que quedó consignado en los acuerdos y yo sí creo que la guerra se va a terminar.

Muchos creen que haber sometido los acuerdos a la refrendación fue un error. ¿Qué opina usted?

No fue un error, es el resultado de un hombre coherente, de un demócrata, razón por la cual no le cabe el término de Castrochavista. Él es un demócrata, quiere que esto sea por elección popular. Lo dijo desde el principio. Simplemente cree en la democracia de este país y no va a ir en contra de ella.  

En los dos grupos de negociadores no hay una mujer en papel protagónico, ¿a qué atribuye eso?

Hay un dicho que afirma que las mujeres estamos detrás de los hombres,  yo  creo que estamos es al lado, pero sí hubo mujeres. Estoy segura que no detrás pero sí al lado, seguramente en la foto aparecían los hombres, pero las mujeres estábamos ahí. 

¿En qué se debe centrar el papel de la Primera Dama en el posconflicto?

Yo creo que no es como Primera Dama, sino como mujer común y corriente. El compromiso mío es el compromiso de cualquier mujer. Nosotras, por excelencia, somos constructoras de paz, somos defensoras del amor y del respeto en nuestras familias. Así que le hablo como colombiana, como mujer, que sencillamente hay que seguir trabajando, y como Primera Dama, que es la condición que me toca en este momento,  he trabajado por la primera infancia. Estoy absolutamente convencida que es allí donde tenemos que invertir nuestros mayores capitales, nuestras mayores energías y nuestros mayores compromisos.

¿Qué es lo que más le admira a Juan Manuel Santos como presidente y qué es lo que no le gusta tanto?

Juan Manuel es un hombre absolutamente coherente, yo lo puedo certificar en estos 32 años al lado de él. Es un hombre que nos ha dado muestras de persistencia, de compromiso con una nación, que nos dice muchas veces: hay vientos adversos, pero yo sé para dónde voy, y cuando el norte uno lo tiene claro, a pesar de los vientos adversos, llega y esa es la muestra de ese hombre comprometido, ejemplar. 

Pero cuál es el defecto, porque nadie es perfecto...

¿Qué tal que fuera perfecto? Con seguridad no estaría casada con él ni él conmigo. Yo creo que la función de su compañera de viaje, que soy yo, de su coequipera, es simplemente hacerle críticas constructivas cuando sea necesario. 

¿Usted siempre ha sido tan prudente o es una cosa estratégica? 

La vida me ha enseñado la importancia de la  prudencia. Seguro en  23 meses podré decir algunas cosas con más tranquilidad, pero en este momento  soy prudente, no puedo comprometer un gobierno,  no puedo comprometer la palabra de Juan Manuel en cosas que no son, y mi función  es ser prudente.

Ese término de Primera Dama, se ve que le choca...

Me choca. Primero, el término de Primera Dama perdió vigencia. Segundo, eso marca una distancia, uno no es la primera dama de nada. Soy la compañera, la coequipera de Juan Manuel y ese término de Primera Dama sencillamente me genera un poco de repulsión porque creo que marca una distancia y si uno llega a esto no es para marcar distancia, es justamente para acercarse a los colombianos, para tener oportunidad de oírles sus historias, sus necesidades y de prestarle un servicio al país.

Hablando de coequiperos, ¿qué opina del apoyo tímido que le dio al SÍ el vicepresidente Vargas Lleras?

Yo al Vicepresidente le tengo una inmensa gratitud, inmensa admiración, y por supuesto sus opiniones y las de cualquier colombiano las respeto profundamente, pero ustedes han visto que él está montando en el bus de la paz, no importa si es en la primera o en la última banca. Necesitamos  que todos los colombianos se suban a ese bus y nunca es tarde. 

¿Juan Manuel Santos sueña con ganarse el Premio Nóbel de la Paz?

Para Juan Manuel no existe mejor premio que lograr la paz.

Un gran escritor

¿A Qué le gustaría que se dedicara a hacer el Presidente a partir de agosto del 2018?

“Yo quisiera que él hiciera dos cosas para terminar con su ciclo de vida público: primero, que escribiera, Juan Manuel es un gran escritor,  que escribiera sus memorias para dejarlas en la historia, y también que cumpliera con una ambición que él ha tenido siempre: ser profesor. A él le encanta la cátedra, la docencia, entonces me imagino que eso será parte de la vida y ojalá pudiendo contarle al mundo entero  cómo llegó a este punto crucial para Colombia, a la paz”.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad