Salida del presidente de la ANH acentúa fracturas entre Duque y el uribismo

Escuchar este artículo

Salida del presidente de la ANH acentúa fracturas entre Duque y el uribismo

Febrero 19, 2020 - 11:30 p. m. Por:
Redacción de El País
Luis Miguel Morelli

Además de haber trabajado en el sector de los hidrocarburos por más de 20 años, Luis Miguel Morelli fue gobernador de Norte de Santander entre los años 2003 y 2007.

Colprensa


La decisión del Gobierno Nacional de declarar insubsistente al presidente de la Agencia Nacional de Hidrocarburos, ANH, Miguel Morelli, es un nuevo episodio que amenaza con complicar más las relaciones del presidente Iván Duque con su partido, el Centro Democrático.

La salida de Morelli, señalado por supuesto clientelismo y corrupción, dejó muy molestos a miembros del uribismo, dado que él no solo fue uno de los fundadores del Centro Democrático, sino que es visto como uno de los funcionarios más importantes de ese partido en el Ejecutivo.

De hecho, según se dice, fue esta vinculación política lo que hizo que Morelli permaneciera en el cargo desde septiembre de 2018, a pesar de las grandes diferencias que tenía con la ministra de Minas, María Fernanda Suárez, quien ha sido vista como cercana al expresidente Santos.

Uno de los que más ha criticado la decisión del Gobierno es José Obdulio Gaviria, alfil de Álvaro Uribe.

Gaviria compartió un trino del periodista Ernesto Yamhure en el que afirma que la destitución se debió a “un anónimo cuya autora todos conocen en el Ministerio de Minas (y encubren y animan) y, lo que es peor, cuando la ministra y el viceministro de Minas saben plenamente que el Presidente de la ANH atraviesa una verdadera tragedia familiar”.

Además publicó una nota del medio de comunicación Los Irreverentes, en la que se dice que Suárez sacó a Morelli del cargo basada en anónimos.

Pero las fisuras no solo quedan en evidencia con este hecho. Los últimos nombramientos en el gabinete ministerial tampoco fueron bien vistos por un sector del uribismo, que considera que se debió elegir un equipo mucho más afín al partido con el que fue elegido presidente Iván Duque.

La senadora de esa colectividad, María Fernanda Cabal, señaló que el Mandatario debería apoyarse más en el senador Álvaro Uribe y “no lo usa porque lo satanizaron”.

Pero a ese pronunciamiento respondió el senador del mismo partido Ernesto Macías, quien la catalogó de “radical y sectaria”, al tiempo que señaló que el Presidente está gobernando “sin mermelada ni clientelismo”.

Lea también: "Despenalizar el aborto sería un golpe duro para el país", dijo el presidente Iván Duque

Para Carlos Andrés Arias, consultor en Comunicación Política y docente de la Universidad Externado de Colombia, el Ejecutivo está “secuestrado” entre las fuerzas del Centro Democrático radical, “que apoyaron siempre a Álvaro Uribe Vélez y que llevaron a Iván Duque a la Presidencia; los amigos cercanos del Presidente, con los que ha querido gobernar y se siente en confianza, y los partidos políticos que pueden generarle algún tipo de blindaje y de coalición al Gobierno”.

Estas circunstancias, según Arias, han hecho que el caso de la salida de Morelli esté ligado a que no se están cumpliendo los compromisos “o no se le está dando el posicionamiento al Centro Democrático, como en algún momento se le prometió”.

Sin embargo, cabe recordar que estas no han sido las únicas ocasiones en las que se ha puesto en evidencia la inconformidad de algunos sectores del Centro Democrático con las decisiones del Ejecutivo.

Se especula que una de las razones por las que salió Luis Morelli del cargo tiene que ver con una denuncia por hechos de supuesta corrupción y clientelismo.

Dice el analista político John Mario González que todo apunta a que las grietas en el uribismo se van a hacer cada día más grandes porque “va a imperar el sálvese quien pueda”.

Para González, la colectividad tendrá dificultades para las elecciones presidenciales y, en esa medida, un sector ha optado por dos posibilidades: “Manifestar las diferencias para buscar un mejor tratamiento de parte del Gobierno o manifestar las diferencias como una fórmula para visibilizarse ante la opinión pública”.

El analista cree que este tipo de peleas debilitan al uribismo y al Gobierno mismo: “El Presidente seguramente se va a ver obligado a calibrar qué fue lo que pasó”.

Arias está de acuerdo con que esto afecta al Presidente “porque con una reputación tan frágil como la que él tiene, este tipo de circunstancias, que son propias de los gobiernos y de las dinámicas políticas y burocráticas, hoy se hacen mucho más grandes y latentes, y generan un eco que le resta al Mandatario la idoneidad que necesita para seguir gobernando”.

Lea además: Radican proyecto que permitiría a servidores públicos en Colombia participar en política

Denuncia

Se especula que una de las razones por las que salió Luis Miguel Morelli del cargo tiene que ver con una denuncia (con fecha del 18 de enero de 2020) que llegó al Ministerio de Minas, firmada por Aura Clemencia Mejía Arroyo, ciudadana de Bucaramanga.

En dicha comunicación se detallan hechos de supuesta corrupción y clientelismo del saliente director de la Agencia Nacional de Hidrocarburos.

Se defiende

El ahora exdirector de la Agencia Nacional de Hidrocarburos, ANH, Luis Miguel Morelli, dijo que “las hipótesis y causas que se han ventilado (sobre su salida del cargo) ponen en evidencia eventuales motivaciones no escritas y, por sobre todo, no probadas, que me obligan a asumir mi defensa judicial, pero que en el entre tanto mancillaron mi buen nombre y dignidad”.

Además, señala que conoció “por medio del Ministerio de Minas y Energía, y posteriormente por la publicación en medios, de un escrito firmado por quien dice llamarse Aura Clemencia Mejía Arroyo, que es una colección de injurias, calumnias y falsedades en mi contra, así como un ataque infame y despiadado contra una destacada profesional que apoya la gestión de la Agencia Nacional de Hidrocarburos”.

Luis Miguel Morelli asegura que el nombre señalado en la denuncia no existe en la Registraduría Nacional del Estado Civil y que no hay información que permita confrontar los hechos con la versión escrita.

Conecta con la verdad. Suscríbete a elpais.com.co
VER COMENTARIOS