Los hilos políticos que movieron las elecciones de los entes de control en Cali y el Valle

Escuchar este artículo

Los hilos políticos que movieron las elecciones de los entes de control en Cali y el Valle

Enero 12, 2020 - 07:55 a. m. Por:
Redacción de El País
Posesión Concejo de Cali

Los 21 integrantes del nuevo de Concejo de Cali para el periodo 2020 - 2023 hicieron acto de posesión el pasado 2 de enero. En tan poco tiempo, ya se enfrentaron a su primer dolor de cabeza con todo lo que han implicado las elecciones de Personero y Contralor Municipal.

Oswaldo Paez - El País

Los enredos en la elección del Personero de Cali y los cuestionamientos a la escogencia de los contralores Municipal y Departamental despertaron todo tipo de suspicacias en torno a los hilos políticos que se pueden estar moviendo tras estas elecciones.

Cabe recordar que la elección de estos entes de control tiene un componente técnico-académico (90 %), que es lo que le corresponde evaluar a una universidad o a una institución con experiencia en selección de personal; pero el otro 10 %, es la calificación que otorgan el Concejo o la Asamblea, según sea el caso, a las entrevistas de los candidatos.

Y es ahí donde pueden entrar a moverse la fichas del ajedrez político, como, parece, está ocurriendo.

Lea además: Director de la Fundación Universidad del Valle dice que entidad es idónea para selección del Personero

El caso de la escogencia del Personero es el más complejo. Después de varios días de sesiones, recesos y aplazamientos en el Cabildo caleño, en la búsqueda de culminar el último punto de la elección (la entrevista y su respectiva calificación), el proceso se suspendió, por lo que tendrá que volver a arrancar de cero.

Esto, luego de que la corporación analizara un control de advertencia enviado por la Procuraduría Regional en el que se cuestiona la idoneidad de la Fundación Universidad del Valle para realizar la evaluación de los aspirantes.

Dice la concejal Diana Rojas que “puede que existiera preferencia por varios de los candidatos, pero creo que eso pasó a un segundo plano cuando encontramos que el proceso y la preventiva de la Procuraduría nos decía que revisáramos el proceso de selección de la Fundación”.

Pero, aunque el Cabildo amparó la suspensión del proceso en las dudas por la idoneidad de la entidad, la Procuraduría también hacía referencia a otro punto importante. Indicaba que se debía “contar con un análisis detallado sobre el conflicto de intereses que pudiese existir entre aspirantes que hayan sido parte de órganos de control de la Fundación Universidad del Valle, así como los aspirantes que hayan hecho parte de la campaña política o de la comisión de empalme de quien aspiran a controlar”.

En esta última parte -que parecía tener nombre propio-, se centró el mayor embrollo político. Y es que para muchos estaba claro que la aspirante al cargo Noralba García era la candidata del Gobierno Municipal, pues no solo apoyó la campaña a la Alcaldía de Jorge Iván Ospina sino que hizo parte de su comité de empalme.

Además se aseguraba que también era ficha de la exgobernadora Dilian Francisca Toro. Una fuente que prefirió mantener su nombre en reserva dice que “realmente más que ficha de Jorge Iván, la designación de Noralba se buscaba, sobre todo, por el lado de Dilian. Es algo así como que a Noralba hay que cumplirle porque ella hizo campaña con Jorge Iván y con Dilian, y es claro que la tendrían que acomodar en algún lugar”.

"Si el Contralor o el Personero son de la cuerda del Alcalde, no va a haber control. Por eso es fundamental transparencia en la elección”.
Michel Maya
Excandidato a la Alcaldía de Cali

Pese a las dudas en la transparencia del proceso que se habían expresado desde algunos sectores, la elección continuó y se llevaron a cabo las entrevistas de los cuatro aspirantes. Se decía que la coalición de Gobierno, conformada por el Partido de la U, el Liberal (aunque divididos) y los Verdes, estaba dispuesta a escoger a García.

En el Concejo, entonces, se empezó a medir el poder entre los que están dentro de la coalición y los que están por fuera, como Roberto Ortiz y Fernando Tamayo.

La misma fuente dijo que después de la comunicación de la Procuraduría varios cabildantes se llenaron de dudas por las consecuencias jurídicas que podría acarrear tomar una decisión equivocada en la elección, tal como ha ocurrido en otras ocasiones, y por eso se echaron para atrás. Con esto, las mayorías para García disminuyeron.

Por ello, otra fuente señaló que el concepto de la Procuraduría llegó ‘como anillo al dedo’ para los concejales que pretendían elegir a Noralba, pues viendo la pérdida de ese apoyo político esta justificación sirvió para que se iniciará el proceso de nuevo.

Con esta apreciación está en desacuerdo Diana Rojas, quien dice que “la mitad del Concejo, que somos quienes llegamos por primera vez, lo que encontramos es que el último llamado a la preventiva, que nos llegó el 7 de enero, es el resultado de otros dos llamados que el año pasado la Procuraduría le había entregado a la mesa directiva, entonces es un llamado reiterativo, no llegó como salvavidas”.

El politólogo Jaime Gutiérrez, a su vez, considera que detrás de una elección de este tipo siempre hay un trasfondo político, por lo que la decisión de parar el proceso tendría razón de ser.

“Habría que cuestionarse ese trasfondo de la decisión, que aparenta ser de carácter jurídico, pero, al estar relacionado con un espacio de poder clave en la ciudad, siempre tendrá un trasfondo político, porque se había polarizado mucho el debate e incluso la coalición de Gobierno no tenía la seguridad de poder sacar adelante la elección de su candidata”, plantea.

Al respecto, lo que dice la propia Noralba es que se sembró un manto de duda sobre su ética, que “incrementó la animadversión”.

“El hecho de que uno participe en una campaña, que es un derecho democrático como ciudadano, y que lo llamen para hacer parte de un empalme, no es por ser amiga del Alcalde, igual yo pertenecí a otros empalmes en otras oportunidades, ese es el aporte profesional que uno puede hacer”, dice.

Asegura que todos los candidatos estaban allí por méritos, no por recomendaciones políticas, que el concurso tiene unos procedimientos claros y que se demostró que no estaba inhabilitada para ser la Personera.

¿Y las contralorías?

La elección de la nueva Contralora Municipal tampoco estuvo exenta de conflictos. Luego de algunos aplazamientos y con un proceso de reclamación en marcha, apenas el viernes, rayando el plazo que tenían los cabildantes, fue escogida María Fernanda Ayala.

Varias especulaciones se dieron alrededor de la ahora Contralora por sus supuestos nexos con el exgobernador del Valle Juan Carlos Abadía. De hecho, en su presentación ante el Concejo, mientras una parte del público la aplaudía, otra le gritaba que era la candidata del cuestionado político.

Diana Rojas no cree que la nueva Contralora haga parte de algún grupo político. “Ella ha sido una persona de carrera. Escuchándola, creo que es una persona absolutamente conocedora del proceso, técnica y rigurosa, quedamos gratamente sorprendidos con su exposición. Creo que son solamente chismes de pasillo, nadie con certeza puede hablar de la cercanía de María Fernanda con Abadía”.

Y en cuanto a la Contraloría Departamental, tampoco faltaron las dudas. Tanto la Procuraduría como el Instituto Internacional de Estudios Anticorrupción (Iiea) sugirieron revisar el proceso antes de hacer la elección.

Sin embargo, todo culminó con la escogencia de Leonor Abadía Benítez, con 13 votos a favor, pero también con el inconformismo de algunos diputados como Griselda Janeth Restrepo y Paola Arenas.

Restrepo indicó que la terna no daba garantías y que “existe conflicto de intereses de una candidata inhabilitada para ejercer sus funciones de vigilancia y control sobre los asuntos relativos a entidades de orden departamental donde ejerció funciones como miembro y presidenta de la junta directiva, e igualmente varios contratos en el periodo inmediatamente anterior”.

Además, se dice que Abadía es cercana de Dilian y apoyó públicamente la campaña de Clara Luz Roldán.

Frente a esta elección, dice el politólogo Gutiérrez, que “ya estaba más que cantada”. “Se sabía que la doctora Abadía tenía apoyos muy importantes de la bancada de Gobierno, una bancada muy fuerte, conformada, en gran medida, por el Partido de la U y el Partido Liberal, había unos apoyos irrestrictos”. Y agrega que quedó demostrado que tenía los méritos para hacer parte de la terna.

Importancia

  • Las contralorías locales tienen como función la vigilancia de la gestión fiscal de los municipios o departamentos.

  • La Contraloría del Valle cuenta con 125 empleados en su planta. De ellos, solo 28 son de libre nombramiento y remoción.

  • Por el lado de la Municipal, hay alrededor de 150 empleados. Existen los cargos de auditor I y auditor II, que son de libre nombramiento, pero la mayoría de los cargos tienen fuero sindical.

  • La Personería Municipal tiene la tarea de defender los derechos humanos, vigilar la conducta oficial de los funcionarios públicos y hacer control sobre la gestión de la Administración Municipal.

  • Tiene 103 funcionarios de planta, de los cuales 68 son personeros delegados, 12 son sub-directores y directores operativos y 17 son de carrera administrativa. La mayoría con fuero sindical.
Conecta con la verdad. Suscríbete a elpais.com.co
VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad