Escuchar este artículo

"La Comuna 22 se caracteriza por ser pacífica": Christian Garcés

Junio 24, 2021 - 11:55 p. m. 2021-06-24 Por:
 Heinar Ortiz Cortés, reportero de El País
Christian Garcés

Christian Garcés, representante a la Cámara.

Foto: Wirman Ríos | El País

La nueva propuesta de reforma fiscal que presentará el presidente Iván Duque el 20 de julio al Congreso incluirá beneficios tributarios y presupuestales especiales para impulsar la reactivación del Valle del Cauca.
Así lo confirmó el representante a la Cámara Christian Garcés, quien sostuvo que está coordinando la construcción de la propuesta que revisará e incluirá el Gobierno Nacional en la nueva iniciativa.

El ministro del Interior, Daniel Palacios, calificó la legislatura que acaba de pasar como una “una de las más exitosas de los últimos 20 años”. ¿Qué balance hace usted?

Celebro que hayamos sido ponentes del Presupuesto General de la Nación, garantizando los proyectos de mayores asignaciones para el Valle del Cauca, de mayor impacto. El Congreso, empezando por el partido de Gobierno, reaccionó ante un proyecto de reforma tributaria equivocada. Lastimosamente, no fue suficiente para detener el malestar y la protesta, que fue, además, impulsada por algunos sectores políticos nacionales. Hay reformas a entidades y a sistemas, como la Procuraduría y la Justicia, esperamos tengan resultados contundentes en la lucha contra el crimen. En mi caso particular, soy autor del proyecto que busca reglamentar el porte legal de armas para garantizar el derecho a la legítima defensa en nuestro país.

De hecho, le iba a preguntar por ese proyecto: el Gobierno ha dicho que su política es “promover el desarme general”. ¿Lo de las armas traumáticas y el porte legal de armas de fuego, cómo quedan ante eso?

Seguiremos insistiendo en que en Colombia se está violando el derecho a la legítima defensa, porque la política de desarme es un fracaso al terminar quitándole las herramientas de protección a los honestos, mientras los criminales siguen armados. Hay más de cuatro millones de armas ilegales en nuestro país, mientras se expiden salvoconductos de porte solamente para 5000 colombianos, en un país de 48 millones de habitantes. Es absurdo. Las armas traumáticas hay que reglamentarlas, no prohibirlas, porque han sido y se convirtieron en una herramienta deportiva y, sobre todo, de defensa personal que hoy le da tranquilidad a miles de ciudadanos. Es necesario reglamentar a partir de un proyecto de ley, no de un decreto presidencial. Por eso insistiremos con esta iniciativa en la próxima legislatura.

¿Qué se viene para la siguiente legislatura que arranca el 20 de julio? El presidente Iván Duque ha dicho que ese mismo día presentará la nueva reforma tributaria…

Necesitamos estabilizar las finanzas públicas y dirigir recursos que impacten la reactivación económica apoyando el tejido empresarial, que es el que genera empleo e ingresos, y recursos para los programas de lucha contra la pobreza. En este momento estoy dedicado a que logremos un trato preferencial para el Valle del Cauca, donde ya la bancada de la región y los gremios logramos que el presidente de la República, Iván Duque, aceptara revisar un texto que se incluya en la reforma para beneficios que impacten el suroccidente en asuntos tributarios y presupuesto. Coordino la subcomisión del Bloque Regional del Valle del Cauca que se creó para este fin.

Lea también: El balance que hace Germán Blanco, presidente de la Cámara, de esta legislatura

¿No cree que volverla a presentar podría causar un rebrote del estallido social?, ¿cómo darle buen manejo al tema? Se dice que ha faltado comunicación y pedagogía…

Esta reforma va a ser coyuntural y me queda claro que el próximo Presidente de la República tendrá que tomar unas decisiones de fondo con el Congreso, porque ahora las condiciones del país no permiten hablar de una reforma tributaria que garantice unos ingresos y unas reformas estatales de fondo. Lo que debemos hacer es generar tranquilidad internacional sobre nuestra economía, para poder volver a tener la confianza inversionista, y buscar solucionar el problema de hambre que están viviendo muchas familias colombianas.

¿Cómo ve la situación de Cali? Pese al diálogo, hay bloqueos que persisten tras casi 60 días de protestas…

Lastimosamente desde la Alcaldía de Cali y algunos sectores políticos se ha querido legitimar la violencia como medio para exigir cambios en nuestro país. Y por eso fue más difícil para el Gobierno Nacional y la institucionalidad recuperar el orden en nuestra región. Espero que las propuestas de los jóvenes sean atendidas, estamos de puertas abiertas para discutirlas. En lo que a mí respecta, como integrante de la Comisión Tercera de Asuntos Económicos de la Cámara, buscar sacar adelante la mayoría de ellos. Celebro que el sector empresarial lidere campañas, como Compromiso Valle, para dirigir mayores recursos hacia la lucha contra la pobreza y buscar la generación de oportunidades. Asuntos como la lucha contra el narcotráfico y los ataques a la propiedad privada que se vienen incubando desde el departamento del Cauca deben ser una senda transversal del sector político y los gremios, si queremos no volver a tener de nuevo bloqueos en el Valle del Cauca. Yo ya he estado en varias reuniones con empresarios, la preocupación es ver cómo hacer para que esto no vuelva a pasar. Son temas que hay que hablar, como lo que pasó en la Comuna 22.

Bueno, según usted, ¿qué fue lo pasó en la Comuna 22?

No, es que me han estado atacando horrible. Y yo sí quiero ver cómo se ayuda a limpiar el nombre de la Comuna 22, es gravísimo. La Comuna 22 se caracteriza por ser pacífica. Es una comuna de cerca de 30.000 habitantes, residencial, con un sector universitario que es el más importante del suroccidente colombiano y con zonas verdes y comerciales hermosas.

Lastimosamente, días antes al 28 de mayo hubo mensajes en redes sociales de un posible ataque de vandalismo. La Policía se comprometió a garantizar el orden y la seguridad, pero ese día las imágenes en redes mostraron cómo se empezaron a destruir locales comerciales sobre la Carrera 100, a las entradas de la comuna, y la quema del CAI de Ciudad Jardín. Como el Alcalde expresó que el Esmad no saldría a las calles, al generarse este pánico y situación real de ataque a la comuna, terminaron ciudadanos saliendo a defender su vida y bienes. Es una situación lamentable que nunca debió haber ocurrido, pero que amerita todas las reflexiones sobre cómo una comuna con una calidad de vida que es ejemplo y un reto para lograrlo en todas las comunas termina inmersa en una estigmatización y en un problema tan grave.

¿Cómo podemos superar la crisis y reactivar Cali, más allá de los tintes y las responsabilidades políticas?

Necesitamos que el Gobierno Nacional siga cumpliendo con los proyectos de gran impacto regional y en el trato preferencial dirija unos recursos especiales para la recuperación y reactivación de toda la economía y el tejido social del Valle del Cauca. Se requiere enviar un mensaje nacional e internacional que dé tranquilidad a proveedores e inversionistas de que ya no tendremos bloqueos. Esperamos que la Nación ayude con una campaña de promoción de Cali y el Valle del Cauca.

Esperaría que la Alcaldía de Cali con la Gobernación, el Gobierno Nacional y el sector empresarial, ejecutaran una gran estrategia de generación de empleo para jóvenes, que les permita tener un futuro prometedor. Y serán fundamentales los respaldos para garantizar la liquidez de las empresas que se salvaron y quieren volver a la normalidad.

Conecta con la verdad. Suscríbete a elpais.com.co
VER COMENTARIOS