Escuchar este artículo

Aprobada en primer debate la reforma al Código Electoral

Noviembre 13, 2020 - 11:30 p. m. Por:
Redacción de El País
Sesión de las comisiones primeras del Senado y la Cámara de Representantes

Durante toda la semana, las Comisiones Primeras de Senado y Cámara debatieron la reforma al Código Electoral, luego de que el Gobierno presentará ese proyecto con mensaje de urgencia.

Foto: Especial para El País

Las Comisiones Primeras de Senado y Cámara aprobaron este viernes la reforma del Código Nacional Electoral, dejando pendiente el debate sobre la posibilidad de desmontar la Ley de Garantías, que estuvo a punto de hundir la iniciativa el jueves en la noche.

Así las cosas, las plenarias de ambas corporaciones asumirán el tema en los próximos días, luego de que una subcomisión de parlamentarios se reúna con las federaciones de alcaldes y gobernadores que, según se aclaró en la sesión, fueron los proponentes del desmonte de la norma que impide hacer contrataciones en época de campaña.

La precisión fue hecha por la representante Ángela Robledo, pues el jueves la oposición había asegurado que se trataba de una propuesta proveniente del Gobierno Duque.

Lea además: Rodrigo Lara dejará Cambio Radical y buscará participar de un nuevo proyecto de "centro"

A su vez, el senador y coordinador ponente del proyecto de reforma Armando Benedetti explicó que en la noche del jueves voceros de distintas bancadas tuvieron una reunión con funcionarios del Ejecutivo y se acordó que no se redactará la ponencia para el segundo debate hasta que no se logre un acuerdo similar al alcanzado en el 2006 entre la oposición y el entonces presidente Álvaro Uribe para darle vida a la Ley de Garantías.

“Se acordó votar el artículo de vigencia y realizar una mesa multipartidista entre Gobierno y partidos políticos sobre la Ley de Garantías, porque necesitamos ser garantes de tranquilidad en las próximas elecciones”, precisó el congresista refiriéndose también al hecho de que la reforma entrará en vigencia para el 2022.

De hecho la senadora Angélica Lozano expuso este último acuerdo como una de las razones para votar de manera negativa el proyecto de ley.

“Es peligroso el proyecto del Código Electoral, prefiero hundirlo. Tienen mayoría para aprobar. Hemos logrado quitar partes peligrosas, pero aprobaron temas que amenazan la integridad del organismo electoral. Es un proyecto largo, complejo y trascendental. Peligroso estrenarlo en el 22”, escribió en su cuenta de Twitter después de modificar su voto positivo.

Para la discusión posterior quedaron consignadas posiciones como la del senador Temístocles Ortega, quien sostuvo que “la Ley de Garantías sí ayuda a que las elecciones sean transparentes. Por eso debe mantenerse. El Estado con planeación correcta no se paraliza”, y la de su colega Germán Varón, quien señaló que “la situación económica del país no amerita que se paralice el Estado en época electoral”.

Lo ya aprobado

Sobre el mediodía, una vez se realizó la votación, Benedetti hizo el siguiente resumen en Twitter sobre lo aprobado: “Paridad en las listas, equidad de género en la Registraduría, Regulación de encuestas, nuevas modalidades de voto, mejora en el proceso de escrutinios, se mantiene la Ley de Garantías”.

En efecto, tras una álgida polémica, el jueves las comisiones primeras conjuntas del Legislativo convinieron que en el país seguirá vigente el voto presencial, además del voto electrónico mixto y el voto anticipado para los colombianos en el exterior, pero que por ahora no se implementará el voto electrónico remoto o por internet.

“Colombia debería dejar por lo menos una posibilidad de voto no remoto, porque si la pandemia o cualquier situación adversa nos prohíbe ir a votar de manera presencial, hay que darle a los ciudadanos y a la generación del futuro la posibilidad de tener un modelo alternativo no presencial, no todo puede ser voto presencial y eso lo estamos viendo diariamente en las situaciones de nuestras vidas”, indicó el registrador Alexander Vega durante la discusión de ese punto de la reforma.

Sin embargo, al final el coordinador ponente sintetizó que “va a haber una modalidad de voto que es la presencial, que puede ser mixta o una solamente, pero en últimas lo que queremos hacer es que usted va, espicha un botón, dice por cuál candidato va votar y se va a la urna. Ahí se rompe la trazabilidad. Pero, además, si hay una diferencia entre la máquina y la urna, se va a escoger la urna. Por lo tanto, la urna sigue existiendo y es lo que llamamos mixto. Hay otra, la no presencial, que en principio se ha pensado para los colombianos en el exterior, que son 7 millones y que solo votan 300 mil”.

De igual forma, otro de los puntos del Código aprobados esta semana por los integrantes de las Comisiones Primeras de Senado y Cámara es el que obligaría a que las mujeres ocupen el 50% de las listas que se integren para cargos de elección popular y no el 30 % como sucede en la actualidad.

La propuesta la presentaron la senadora Ana María Castañeda y el representante César Lorduy y a pesar de que fue ampliamente apoyada por las mujeres de ambas comisiones, también demandó horas de discusión, como seguro ocurrirá cuando sea analizado por las plenarias.

“Esto es un distractor político con unas causas seguramente electorales, estas propuestas no resuelven en nada la dignificación de la mujer en la sociedad colombiana”, insistió el representante a la Cámara Gabriel Vallejo.

En un sentido similar, el politólogo Fernando Giraldo asegura que no es suficiente que las mujeres puedan tener tantos puestos en las listas como candidatas como los hombres, sino que es necesario que puedan contar con todas las condiciones económicas, materiales, sociales y culturales y del partido para poder hacer campaña.

“Porque les dan las mismas cuotas o un porcentaje de cupo en las listas y sin embargo el partido inclina sus recursos para favores a los hombres candidatos, o las mujeres tienen que hacer campaña y al mismo trabajar, llegar a la casa y atender a la familia, mientras que los hombres solo se dedican a la campaña política”, explica el experto.

Por eso, de cara a la polémica que se dará en el segundo debate, plantea que hay que transformar las condiciones sociales y culturales “para que la norma de cuota tenga mayor efectividad y logremos una representación mayor de mujeres, que pueden hacerlo tan bien como los hombres y pueden cometer los mismos errores. El problema es que en la competencia las mujeres tienen desventajas que no dependen de una cuota de género sino del sistema social, no solo del sistema político”.

Lo que dice la MOE

”Del Código Electoral nos preocupa que por la conducta indebida de un observador/a, la autoridad electoral revoque la acreditación de una organización de observación electoral, afectando la transparencia del proceso y el ejercicio de un derecho ciudadano”, escribió ayer la Misión de Observación Electoral, MOE, en su cuenta de Twitter una vez se aprobó en primer debate la iniciativa de reforma.

Y agregó que en el proyecto de reforma se proponen sanciones económicas para los testigos electorales que incumplan con sus funciones. “¿Por qué es preocupante? Porque desincentiva su participación en los procesos electorales”.

También indicó que la designación a dedo de registradores delegados no genera confianza en el proceso electoral. “Por eso, en cada elección la Registraduría Nacional debe trasladar a sus funcionarios para brindar mayores garantías”.

En cambio, destacó que el proyecto avance en que el software del escrutinio sea propiedad del Estado.

Conecta con la verdad. Suscríbete a elpais.com.co
VER COMENTARIOS