Escuchar este artículo

Un comienzo preocupante

Enero 03, 2021 - 11:55 p. m. Por: Editorial .

Las 150 fiestas detectadas, los 600 comparendos que impusieron a los infractores más los siete quemados por pólvora entre el 31 de diciembre y el 3 de enero en la capital del Valle son una señal preocupante sobre el respeto de los caleños a las medidas adoptadas por el Gobierno Municipal.

Si bien la inmensa mayoría de los caleños cumplieron con la ley seca y el toque de queda de 63 horas impuestos en el departamento y en Cali, es la irresponsabilidad de unos cuantos la que tiene a la ciudad en situación de alarma.

Las consecuencias se verán en pocos días con un número mayor de contagios de Covid-19, de por sí aumentados por la resistencia de la administración local a limitar las celebraciones durante y después de los partidos del América en las últimas semanas de diciembre.

Esta es una manera alarmante de iniciar el 2021, que se refleja en el crecimiento de la pandemia y en el incremento de la demanda de servicios en un sistema de salud saturado, que se ha visto en la necesidad de recurrir a la red hospitalaria de departamentos vecinos para enfrentar la emergencia.

Y es la demostración de la persistencia de la desobediencia, en gran parte consecuencia de las políticas erráticas del gobierno caleño así como por su incapacidad de hacer cumplir las disposiciones para impedir la mayor propagación del virus o para evitar más tragedias causadas por la pólvora.

Conecta con la verdad. Suscríbete a elpais.com.co
VER COMENTARIOS