Horizonte distinto

Agosto 29, 2021 - 11:55 p. m. 2021-08-29 Por: Editorial .

La buena noticia es que en Colombia han bajado a 70 las muertes causadas por el coronavirus el pasado domingo, fecha en la cual se detectaron 1954 contagios. Sin embargo, tal reducción no puede dar pie para pensar que la emergencia está superada.

Paso a paso, el país avanza en su programa de vacunación, el cual superó ya las 35 millones de dosis aplicadas y registra catorce millones de personas con las dos dosis o con la protección completa. Es un gran resultado, que refleja el esfuerzo del sistema de salud a los niveles nacional, departamentales y municipales para inmunizar a los habitantes de nuestro país contra el Covid-19, y no obstante las dificultades que significan los incumplimientos de los despachos de algunas farmacéuticas y las resistencias de algunas personas contra la protección gratuita que se les está ofreciendo.

El hecho es que ya se ha llegado a los menores de 12 años, lo que da una idea del progreso que se ha alcanzado, y lleva a impulsar el regreso a actividades tan necesarias e importantes para los jóvenes, niños y para la sociedad en su conjunto como lo es la educación universitaria y escolar. Aunque no es momento para debatir si la educación virtual es el camino a seguir, no puede ignorarse el reclamo de los educadores y de los mismos estudiantes que habla sobre las deficiencias y limitaciones en la calidad de esa enseñanza.

De otra parte, las cifras macroeconómicas indican una vigorosa reactivación de la economía en los últimos cuatro meses, lo cual es definitivo para empezar a devolverle la tranquilidad a millones de hogares afectados por la parálisis que afectó a Colombia durante más de un año. Si bien no se ha reflejado aún en la reducción sustantiva del desempleo, muchos de los oficios informales ya presentan una mejoría indiscutible. De nuevo, y aunque sería ideal lograr la formalización total del empleo, lo importante por ahora es empezar a recuperar la dinámica que genera autonomía, ingresos y de paso reduce la presión sobre las finanzas públicas dedicadas a subsidiar y atender a quienes carecen de medios de vida.

Sin duda, se han tomado medidas que permiten superar la emergencia y a la vez recuperar la normalidad de la actividad económica y social, lo cual tomará un tiempo largo. Pero tales resultados no deben hacer olvidar la necesidad de mantener los sencillos pero definitivos protocolos que ayudan a evitar el contagio. Tener cuidado con las aglomeraciones, usar los tapabocas y practicar el aseo de las manos siguen siendo los mejores aliados para controlar la pandemia que le ha quitado la vida a casi 130.000 colombianos.

Ahora hay que tener cuidado también con la aparición de una nueva ola de contagios que según algunos expertos puede producirse en un futuro cercano, lo cual puede ser contrarrestado si se persiste en cubrir la necesidad de aplicar la vacuna. Pero se debe profundizar en lo posible el programa de vacunación y seguir adelante con la reapertura que está produciendo resultados, reduce la tensión social y permite ver un horizonte distinto al pesimismo que ha afectado a nuestro país y al mundo.

VER COMENTARIOS