Dos siglos de libertad

Dos siglos de libertad

Agosto 06, 2019 - 11:55 p.m. Por:
Elpais.com.co

Hace doscientos años, el Ejército Libertador comandado por Simón Bolívar culminó en el Puente de Boyacá la larga búsqueda de nuestra independencia. Empezó allí la construcción de lo que hoy es nuestra República de Colombia.

Fue una gesta que empezó una década atrás y tuvo su momento más importante en la declaración de Independencia de España, el 20 de julio de 1810. Vino luego la reacción del imperio español y los difíciles años del pacificador Pablo Morillo, hasta que la batalla del Pantano de Vargas, el 25 de julio de 1819 y finalmente la de Boyacá, marcaron el final de la colonia y el inicio de la autonomía.

Dos siglos después, la conmemoración debe servir para ratificar nuestro compromiso con la libertad y la democracia, y para consolidar el sentimiento de nacionalidad y patriotismo que debe permanecer en el alma de cada colombiano. Durante ese tiempo el país ha pasado por grandes desafíos, el más importante de los cuales es la construcción de un solo Estado, la unión de culturas, razas y conceptos alrededor de la política y las libertades como esencia de la Nación.

Desde formar parte de la Gran Colombia, el sueño del Libertador Simón Bolívar, que unía a nuestro país con Ecuador y Venezuela, hasta la configuración de un Estado Social de Derecho que rige en nuestro territorio, esa trayectoria debe ser entendida bajo el prisma de una búsqueda del progreso y la justicia, y como un triunfo de la voluntad nacional. En su formación han ocurrido hechos difíciles, existen aún muchas diferencias e inequidades, la violencia ha tenido enorme protagonismo y subsisten grandes problemas, producidos en buena parte por las dificultades para cubrir las necesidades y la protección de todos los colombianos. Pero esa voluntad ha permitido la consolidación de una patria unida por valores y principios, el más importante de ellos es el respeto por la libertad necesaria para formar una unión que tolera la diversidad y es capaz de construir propósitos comunes.

Todo ello ha propiciado el fortalecimiento de instituciones que propenden por una manera de resolver las diferencias bajo el lema “Libertad y Orden” de nuestro Escudo Nacional. Con un Ejército que nació en la Batalla de Boyacá y constituye pilar fundamental de nuestra tranquilidad y estabilidad, los colombianos hacemos esfuerzos para superar los obstáculos que han causado grandes dificultades para alcanzar los objetivos que se trazaron en la fundación del país.

Esto y mucho más es lo que Colombia celebra hoy como Nación libre y soberana, respetuosa de la democracia y conocedora de su potencial. De un país conformado por 1.122 municipios y treinta y dos departamentos que empiezan en el archipiélago de San Andrés y Providencia y terminan en Nariño, el Putumayo y el Amazonas, donde las razas, la diversidad y las expresiones de sus pueblos siguen buscando un solo propósito. Es la voluntad de tener una sola Colombia, surgida de la gesta libertadora que culminó el 7 de agosto de mil ochocientos diecinueve. Son doscientos años como República y de una Nación comprometida en construir un futuro mejor.

VER COMENTARIOS