Crece la pesadilla

Escuchar este artículo

Crece la pesadilla

Febrero 16, 2020 - 11:55 p. m. Por: Editorial .

Treinta países han reconocido ya la presencia de personas contagiadas por el Coronavirus de Wuhan, que deja más de 1700 muertos y por lo menos 70.000 enfermos reportados en China. Así se está reflejando el crecimiento de una preocupante epidemia, que si bien se está enfrentando con los recursos existentes, aún es difícil predecir cuándo podrá ser neutralizada.

El Covid-19, como lo denominó la Organización Mundial de la Salud, es una pesadilla que crece en la medida en que se detectan contagios. Imposible de predecir y de controlar, está produciendo una oleada de cuarentenas que en China tiene a decenas de millones de personas bloqueadas y miles a la espera de la revisión y atención a su posible contaminación de un enemigo que está identificado pero aún es imposible de controlar.

Hasta ahora, el nerviosismo es el peor efecto del virus detectado en Wuhan, un cruce de caminos en el corazón de China de donde se ha ido expandiendo. Aunque aún son pocos muertos fuera del país asiático, el hecho de que se encuentre ya en París o los Estados Unidos, o ese detecte en cruceros de lujo que han tenido algún contacto con personas infectadas produciendo cientos de enfermos y miles de pasajeros en cuarentena, indica la gravedad de un enemigo contra el cual todavía no aparece la forma para vencerlo.

Y se producen medidas como la descontaminación de cientos de millones de billetes, el cierre de fronteras, la clausura de eventos como una de las ferias de tecnología más importantes del mundo en Barcelona y la suspensión de viajes a China, sea cual fuere la razón. El gran temor es la capacidad de reproducción del Covid-19 y la incertidumbre acerca de la capacidad que tiene la comunidad internacional para enfrentar la amenaza.

Desde la Organización Mundial de la Salud se lanzan advertencias sobre la incertidumbre que está generándose alrededor de la propagación de la enfermedad. Sin embargo, sus autoridades ya alertaron sobre la posibilidad cierta de que el virus llegue a todos los países, y la necesidad de estar listos para enfrentarlo. Su director general dijo el viernes pasado: “Todos los países tienen que prepararse para la llegada de casos de Covid-19, para tratar a los enfermos con dignidad y compasión y para prevenir la transmisión y proteger a los trabajadores sanitarios”.

El señor Tedros Adhanom Ghebreyesus advirtió también, “En la OMS estamos preocupados por la crisis potencial que este coronavirus podría provocar en países con sistemas sanitarios más débiles”. Tales declaraciones dan a entender los grandes vacíos que existen en cuanto a cómo enfrentar lo que puede convertirse en un peligro para la humanidad si no se logran las contribuciones económicas y científicas, así como los esfuerzos unidos de la Comunidad internacional para enfrentar el mal.

Es de esperar que en pocas semanas se logre conseguir el principio de la solución que se requiere y se supere el nerviosismo que crece a la par con las consecuencias económicas. Mientras tanto, el Coronavirus de Wuhan, o Covid-19, es hoy una amenaza que no puede dejar tranquilo a nadie.

Conecta con la verdad. Suscríbete a elpais.com.co
VER COMENTARIOS