Cliente fiel

Julio 27, 2021 - 11:40 p. m. 2021-07-27 Por: Vicky Perea García

A los caleños que crecimos con La 14, que la hicimos nuestra casa porque así nos la hicieron sentir por la confianza y amabilidad con las que nos trataban, que además gozamos comprando cualquier cosa que necesitáramos para el hogar, la nostalgia nos invade desde hace meses.

Y ahora se mezcla con una tristeza infinita al pensar que desaparecerá la empresa que es sinónimo de vallecaucanidad, sustento para sus miles de trabajadores e impulsora de emprendimientos locales que se formaron para proveerla y que a su vez generaron decenas de miles de empleos más.

Ese cariño es bien ganado y comenzó desde el primer día, cuando don Abel Cardona, un caldense visionario, se enamoró de Cali y decidió que era el lugar ideal para expandir sus negocios. Entonces se dedicó a proporcionarles a los caleños todo lo que necesitaban en el almacén que abrió en la Calle 14 con Carrera 8, mientras les brindó opciones que nadie más había pensado como permitirles pagar con el cheque del sueldo y darles el cambio en efectivo. Después vendría la expansión por la ciudad, porque había que crecer al ritmo de ella y ofrecerles más facilidades a sus clientes, incluida la de no tener que desplazarse hasta el Centro.

Recuerdo, porque en esa época vivíamos muy cerca, la apertura del almacén de la Sexta. Creo que ahí se cristalizó la idea de los hermanos Cardona, Jaime y Gustavo, de tener un almacén autoservicio, donde los clientes encontraran todo a la mano y escogieran directamente lo que querían. Desde entonces fui su más fiel compradora, sin importar que después se diera la avalancha de almacenes de cadena en Cali, que la oferta fuera cada vez mayor e incluso con mejores provisiones para los consumidores.

Pero no, siempre sentí que nadie podía competir con los precios de La 14, pero aún más importante y por eso sobre todo mi fidelidad, con el trato amable que brindaban desde su presidente hasta el más humilde de sus trabajadores. Y por la confianza, porque durante décadas a don Jaime Cardona nunca se le ocurrió que a la salida se pidiera el recibo de compra para verificar que lo que se llevaba en los paquetes era lo que se había pagado.

Cuando digo que en La 14 uno se sentía como en la casa, es verdad. Las salitas montadas al lado de las cafeteras gratuitas y con el periódico El País a mano, fueron el punto de encuentro de amigos, lugar de reunión de jubilados, zona de descanso de los cónyuges mientras su pareja hacía mercado. Cuántos conocidos no saludamos un sábado en la tarde en ese almacén…

Yo no sé si esa expansión cada vez más ambiciosa, que llevó a construir centros comerciales, a abrirse paso en otros municipios del Valle, a traspasar las fronteras de la comarca hacia los departamentos vecinos y probar suerte en la capital de la República fue la causa de la debacle.
Cuándo comenzaron los problemas es una incógnita y en lo personal no me interesa indagar de quién es la responsabilidad.

Lo que sí nos debiera interesar es cómo ayudar para que La 14 sobreviva, se reorganice, salga adelante y se evite esa liquidación que su actual gerente ha pedido a la Superintendencia de Industria y Comercio.
Primero por lo que significa para Cali una empresa que nació, creció y se arraigó en nuestros corazones. También por el bien de la economía local, porque son 2500 empleados directos que quedarán cesantes y otros 20.000 más indirectos, aquellos vinculados a los emprendimientos que dependen de la organización.

En buena hora la Administración caleña y el Gobierno Nacional se han interesado en el asunto y juntos están buscando soluciones que le permitan a La 14 pagar sus deudas, cumplir a sus proveedores -muchos también pasando trabajos o en la quiebra por la cartera vencida-, y mantener en sus puestos a los empleados. La venta de activos es una opción para salir de la crisis, así implique cerrar varios de sus locales.

Ojalá ese milagro se obre. Ahí estaremos de nuevo sus clientes como fieles escuderos, devolviéndole la confianza y el cariño que hemos recibido desde ese día de 1964 en que se abrió La Cacharrería La 14 en el centro de Cali.
Sigue en Twitter @Veperea

Lee todo el contenido de El País sin límites. Suscríbete aquí
VER COMENTARIOS