Washington

Washington

Febrero 11, 2019 - 11:45 p.m. Por: Vanessa De La Torre Sanclemente

Los presidentes Iván Duque y Donald Trump se reunirán mañana. Será la primera vez del mandatario colombiano en la Casa Blanca bajo la administración de Donald Trump, pero la segunda que se reúnen. La primera fue en el marco de la Asamblea General de la ONU en Nueva York a finales del año pasado.

Duque y Trump han consolidado una solidaria relación con un objetivo en común: Venezuela. La crisis de ese país, humanitaria, económica y social, afecta irremediablemente a Colombia y Colombia ha sido desde décadas atrás el más importante aliado de Washington en la región latinoamericana. Aliado para la guerra durante el gobierno de Bush hijo, Álvaro Uribe y el Plan Colombia de Andrés Pastrana; y aliado para la paz durante la Era de Obama y Juan Manuel Santos.

La que recibe al presidente Duque mañana es una Casa Blanca distinta, pero con un calificativo que se mantiene en su relación con Colombia a pesar de que las agendas cambien: son aliados. Lo fueron en la guerra, la paz y, ahora, lo son en Venezuela. Colombia es importante para Washington a pesar de las dos visitas que ha cancelado el estadounidense a nuestro país por cuestiones de agenda interna. Y lo es ahora, en tiempos de China y Rusia queriendo penetrar a América Latina por la puerta de Venezuela, con el aliciente de las millonarias reservas de petróleo que tiene nuestro país vecino y que son un bocatto di cardinalle para cualquier potencia, incluidas, por supuesto y sobre todo, Rusia, China y Estados Unidos.

Entonces, el tema central de la visita a la Casa Blanca será Venezuela. ¿Hasta cuándo soportará la administración Trump la presencia de dos presidentes en ese país?; ¿hasta dónde está dispuesto el estadounidense a avanzar en Venezuela y Colombia a permitirlo? Los demás temas: el incremento desbordado de los cultivos ilícitos, la implementación de los acuerdos de paz y hasta la extradición de ‘Jesús Santrich’, estarán en la agenda, claro, pero no con el protagonismo de una Venezuela convulsionada a punto de desbordar que es apetecida por los enemigos históricos de Estados Unidos.

Duque además estará en el Congreso, con demócratas y republicanos por igual, en centros de pensamiento y organismos multilaterales, con la comunidad colombiana en Estados Unidos y los banqueros en Nueva York. Llega con más popularidad de la que tenía hace un mes por cuenta de la barbarie del ELN y con una agenda clara de lucha contra el terrorismo que volvió a imponerse en Colombia ante el mundo y hará eco desde Washington.

VER COMENTARIOS
Columnistas