Urge otra manera de vivir

Abril 17, 2022 - 06:35 a. m. 2022-04-17 Por: Santiago Cruz Hoyos

La noticia pasó desapercibida. La publicó en su cuenta de Twitter el secretario de Gestión del Riesgo de la Alcaldía de Cali, Rodrigo Zamorano. “Llegó el cambio climático”, decía el numeral. Más adelante Zamorano agregaba: “Los humanos tenemos aproximadamente 10 millones de años (la Tierra 4.600) y en los últimos 100, hemos aumentado la temperatura del planeta 1 grado centígrado, llevándonos a condiciones extremas de sequías y lluvias. ¿Contamos contigo para tener una ciudad menos vulnerable?”.

Lo de las sequías o las lluvias extremas ya está sucediendo. En Cali en promedio caen 1200 milímetros de lluvia al año. Para hacer la cuenta fácil, 100 por mes. Pero hay días en los que en tres o cuatro horas cae esa cantidad de agua. Y eso en parte se debe al cambio climático, que se define por el incremento de la temperatura del planeta debido a los gases que no permiten que el calor salga.

Son en total cuatro los gases que generan el fenómeno. Está el metano, producido por la digestión de las vacas, sobre todo; el óxido nitroso, emitido por bacterias en el suelo, la agricultura, los fertilizantes con base en nitrógeno; el dióxido de carbono, que lo producen los carros y el uso de combustibles fósiles; y las partículas en suspensión también llamadas humo negro. Todos son gases que se acumulan en exceso a causa de las actividades humanas.

La advertencia de Zamorano sobre el calentamiento de la Tierra la acaban de hacer también los expertos en clima de la ONU. Los integrantes del Panel Intergubernamental sobre el Cambio Climático aseguran de hecho que el mundo tiene solo tres años para frenar sus emisiones de gases de efecto invernadero.

“Las emisiones de CO2 tienen que ser frenadas de aquí a 2025 para que el futuro de la humanidad sea viable. Para que el calentamiento del planeta no genere cambios irreversibles, esas emisiones deben alcanzar su pico máximo en tres años, y luego caer drásticamente. Con los actuales compromisos, el objetivo de controlar el aumento de la temperatura media del planeta a +1,5º está fuera del alcance”, aseguraron.

Hace un par de semanas, por ejemplo, la Antártida oriental registró temperaturas de más de 30°C por encima de lo normal, lo que los científicos llamaron “un récord absoluto”. Mientras eso sucedía, la deforestación en la Amazonía brasileña alcanzó un nuevo récord en el primer trimestre de 2022: 941 kilómetros cuadrados de selva destruidos, según el Instituto Nacional de Pesquisas Espaciales (INPE).
El Panel Intergubernamental sobre el Cambio Climático dice entonces que urge una nueva manera de vivir para que el planeta sobreviva, y publicaron una guía con propuestas para combatir el calentamiento global.

Ellos creen que abandonar el uso del carbón de aquí al año 2050 es necesario para lograrlo. También que el mundo debe renunciar en un 60% como mínimo al petróleo, y un 70% al gas. Además hablan incluso de reducir el uso del transporte aéreo, reemplazar los carros a gasolina o con carburantes por eléctricos, reducir el consumo de carne para que no exista esa demanda de ganado que genera el gas metano. “No estamos ente un problema económico: es un asunto de supervivencia”, comentaron los expertos de la ONU.

Rodrigo Zamorano señala que debemos vivir siendo “contemplativos” con el planeta. Usar más la bicicleta, evitar los viajes innecesarios, si hay que ir a la oficina en carro ojalá se lleve a varios compañeros en un solo vehículo, dejar de comprar tantas cosas que compramos y no necesitamos para reducir la presión sobre los recursos de la Tierra. Inventarnos, en resumidas cuentas, una forma distinta de vivir que sea sostenible.


VER COMENTARIOS