Mameyal

Mameyal

Noviembre 27, 2017 - 11:45 p.m. Por: Miky Calero

La vereda el Mameyal de Cali (personería jurídica 101) subiendo para Cristo Rey se ha convertido en un lugar donde se evidencia que los humanos pueden convivir en paz con su entorno de flora y fauna. Este espacio de tierra que es parte de los cerros tutelares de Cali, fue durante mucho tiempo un peladero donde pastaban vacas y se había arrasado con toda la vegetación, porque los fundadores de Santiago de Cali, pensaban que ‘limpiando’ de vegetación los cerros se controlaban las plagas y se ahuyentaban los animales salvajes, por eso todos los cerros alrededor de Cali son pastizales con muy poca vida silvestre.

La familia Gamboa propietaria de esas tierras fue poco a poco vendiendo lotes que sus compradores fueron construyendo casas muy campestres y la comunidad fue rápidamente reforestando el espacio donde se fue recuperando la flora y especialmente la fauna. Actualmente el Mameyal es un espacio donde habitan muchas especies de aves, algunas migratorias que llegan allí a descansar y alimentarse para seguir su paso hacia el sur. Reptiles, una gran población de iguanas y muchos mamíferos, unas comunidades importantes de guatines y ardillas. Inclusive ya hay una población documentada de micos nocturnos que comen de frutales que se han sembrado allí.

La flora exuberante ha permitido que algunos nacimientos de agua que estaban desaparecidos hayan vuelto, muchos de sus habitantes dependen de esas aguas igual que los animales y la idea es seguir creciendo la frontera verde hacia Cristo Rey para que ese cerro sea ejemplar y un referente de cómo contribuir al cambio climático.

El Mameyal quedo dentro de Zona de amortiguamiento del Parque Natural de los Farallones según el nuevo Plan de Ordenamiento Territorial (POT). ¿Qué quiere decir esto? Que ya no se puede construir más de 150 metros cuadrados en lotes menores a 20 mil metros con el fin de no causar impacto humano sobre la flora y la fauna existentes y en vías de recuperación.

Hace un par de meses, se viene interviniendo un lote para la construcción de lo que va a ser un centro de eventos por la firma Rancho De Jonás en lo que la comunidad llama La Loma de la Pelota. Dentro de este proyecto tengo entendido se van a poner unos containers con lugares para comida y juegos para niños con paredes para escalar y Canoping.

La comunidad está preocupada porque esto no solo tendrá un efecto sobre las casas y sus habitantes por el ruido que este tipo de actividad genera sino también por el estrés que pone sobre la fauna, que en vez de recuperarse va a tender a desplazarse hacia sitios que no existen. Parte de la cuchilla de este cerro ya fue aplanado para la construcción, afectando también la visual de este cerro tutelar. En el momento histórico que vive la humanidad el énfasis debería ponerse en la responsabilidad y recuperación ambiental.

Conecta con la verdad. Suscríbete a elpais.com.co
VER COMENTARIOS