El Alcalde también cayó

El Alcalde también cayó

Septiembre 10, 2018 - 11:55 p.m. Por: Mario Fernando Prado

La inseguridad que se está viviendo en El Saladito, San Miguel, Las Nieves, San Antonio y San Pablo tiene en alerta roja a quienes poseen pequeñas fincas en estas goteras de Cali.

Y la razón no es otra que los múltiples hurtos que se han perpetrado en las últimas semanas y que alcanzan la cifra de 20, que es una exageración, habida cuenta la poca cantidad de casas que hay en estos lugares.

Lo curioso es que no se trata de robos con camión, amordazamientos y violencia, como le sucedió a este pajarraco hace ya varios años, sino de asaltos bajo el amparo de la noche en que se llevan televisores, computadores, equipos de sonido y hasta objetos de cocina y elementos decorativos.

Y lo grave, lo más grave, es que la Policía aprehendió a quienes asaltaron una vivienda y los ladrones resultaron ser menores de edad, estudiantes de bachillerato del colegio de El Saladito y cuyos padres han implorado que no se les envíe a esos falsos lugares de rehabilitación en donde es peor el remedio que la enfermedad y en lo que han estado de acuerdo quienes han resultado damnificados.

Es de anotar que una de las fincas asaltadas es la del actual Mandatario de los caleños, de donde sustrajeron elementos de menor cuantía, aprovechando el sueño de los caseros quienes -como en otros casos- solo se percataron al otro día.

Ante esta situación, la Policía ha tomado cartas en el asunto y se han hecho varias reuniones a las que incluso han asistido los comandantes del Batallón de Alta Montaña y ya se están realizando labores de inteligencia, patrullajes y retenes, para dar con la(s) banda(s) que tienen atemorizados a los moradores de la región.

Igualmente es de destacar la unión de la comunidad para estar ojo avizores y denunciar a través del chat que se ha creado, motos, vehículos y personas sospechosas que están siendo reportadas a la autoridad la cual de inmediato se hace presente.

Como una solución inmediata se ha acordado la instalación de alarmas con sirenas y botón de pánico que alertarán a los vecinos, complementadas con cámaras de seguridad que podrán ser monitoreadas por los propietarios e inquilinos transmitiendo de inmediato la señal a los comandos de Policía más cercanos para que estos hagan presencia de manera oportuna.

Pero lo más importante es que se está gestando una fundación para atender a la muchachada para brindarle desde actividades deportivas, musicales y culturales hasta programas de capacitación que les sirvan laboralmente, en un compromiso de responsabilidad social como fórmula eficaz para la convivencia pacífica.

***

P.D.: Es de subrayar -para acallar suspicacias- que el Alcalde no ha interpuesto su condición de tal y no ha intervenido en este proceso, como corresponde a su talante, lo cual avala aún más la labor que está adelantando la Policía.

VER COMENTARIOS
Columnistas