Liderazgo

Agosto 16, 2022 - 11:35 p. m. 2022-08-16 Por: María Isabel Ulloa

No todo el que está en una posición de liderazgo es líder y no todos los líderes de las organizaciones ejercen una posición de liderazgo. También hay muchos que lideran, sobre todo en la política, pero que no asumen correctamente su rol.

Liderar no solo implica dirigir a un grupo o colectividad. Liderar implica guiar con el ejemplo, inspirar, ver más allá de lo inmediato. Y aún más importante, liderar implica servir. Servirles a las personas que diriges, y a los que de alguna y otra forma beneficias con tu liderazgo. Es decir, el buen liderazgo está por encima del ego.

Aunque muchas personas pagan millones para que les enseñen a ser buenos líderes, lo que es cierto es que hay unos líderes innatos que son dignos de admirar. Durante el último año y en el marco de la iniciativa de impacto colectivo Compromiso Valle, hemos tenido la oportunidad de conocer muchos de ellos. Hombres y mujeres que, sin mucha preparación académica o respaldo económico, pero con mucho corazón y convicción lideran a sus comunidades. Reúnen, apoyan y guían a su gente. Es impresionante cómo con muy pocos recursos hacen tanto por y con los suyos.

Barristas del América que todos los días demuestran que el barrismo social sí existe y que pueden cambiarle la vida a su entorno; liderando comedores comunitarios, con huertas urbanas y atendiendo a niños en las zonas más vulnerables de la ciudad. Artistas que pasan buena parte de su tiempo compartiendo su talento con niños y jóvenes, sacándoles de los entornos más violentos. Jóvenes que después de haber sido pandilleros, consumidores o distribuidores de drogas, no quieren que más niños pasen por lo mismo y están construyendo mejores entornos para ellos.

Recientemente acompañé a uno de estos líderes a visitar su barrio, me impresionó cómo, con su liderazgo y el apoyo de la comunidad, había logrado construir un espacio donde se ofrece comida a los que más la necesitan, un lugar para leer de los niños y de aprendizaje para los adultos. Muy cerca, también, hay un parque hecho por la misma comunidad con algún apoyo de la administración de turno.

También un lugar que le llaman la caseta comunal, aunque en realidad sin junta de acción comunal, ya que es un barrio que en sus orígenes fue una invasión y todavía no termina de legalizarse. Cuando llegamos los niños se le acercaban, los saludaban como si el fuera su ídolo, una niña le pidió que abriera rápido la biblioteca que quería leer.

Ojalá muchos de estos líderes llegaran a posiciones de liderazgo para que todos nos viéramos beneficiados de tanto talento y vocaciones tan genuinas. Sobre todo, ojalá todos los que ejercemos algún tipo de liderazgo aprendiéramos de estos líderes.

El liderazgo no es acerca del líder, sino del otro. Liderar consiste en entender el entorno y ser el mejor ejemplo para todos. Si todos ejercemos más de este tipo de liderazgo seríamos una sociedad mucho más empática, nos entenderíamos más y trabajaríamos mucho más en equipo por los objetivos que nos unen, dejando a un lado el individualismo y los egos.

*Directora Ejecutiva de ProPacífico

Sigue en Twitter @MariaIUlloa

Lee todo el contenido de El País sin límites. Suscríbete aquí
VER COMENTARIOS