Buenos vientos en el Valle

Septiembre 18, 2022 - 11:35 p. m. 2022-09-18 Por: Luis Felipe Gómez Restrepo

El crecimiento económico del Valle ha tenido un excelente rebote frente al año pasado. Si bien era de esperar, pues el punto de comparación fue la época de los bloqueos por el estallido social, los resultados han sido muy positivos porque están por encima de la situación prepandemia.

Es decir, hay crecimiento real en la región. Ya se ubica un 4,6% por encima de la tendencia prepandemia, o sea, del nivel en el que estaría la actividad productiva departamental si su crecimiento no se hubiese interrumpido por los choques de 2020 y 2021, según el Indicador Mensual de Actividad Económica (Imae). El Valle, recupera su rol de jalonador de la economía nacional y regional. Además, con un valor social agregado que es todo el trabajo que Propacífico y Asocaña están haciendo con Compromiso Valle y Compromiso Rural respectivamente.

El Indicador Mensual de Actividad Económica (Imae) para el Valle del Cauca, elaborado por la Pontificia Universidad Javeriana Cali y el Banco de la República, estimó, de manera preliminar, que el crecimiento económico regional para el segundo trimestre del año 2022 se ubica en un rango entre +17% y +19%. Superior al crecimiento nacional anunciado por el Dane para el segundo trimestre que fue de +12,6%.

Son varias las buenas noticias. La recuperación del principal departamento del Pacífico en peso económico; el buen comportamiento estuvo impulsado por la dinámica de la industria manufacturera, la agricultura cañera, la construcción y el comercio. Es decir, que hay una diversificación en los impulsadores de la actividad económica.

Las exportaciones del Valle del Cauca finalizaron el segundo trimestre de 2022 con un comportamiento favorable, retomaron una tendencia positiva al registrar una expansión de +53,4% frente al mismo trimestre del año anterior. Los sectores más dinámicos fueron: azúcares y artículos de confitería, principal renglón de exportación del Valle +116,3%; máquinas, aparatos y material eléctrico +66,9%; aceites esenciales y resinoides +89%; papel y cartón +108,4%; café, té, yerba, mate y especias +111,9%, productos farmacéuticos +40,1%, muebles, mobiliario médicoquirúrgico +174%, grasas y aceites animales y vegetales +48,4%, productos químicos orgánicos +213,7%, jabones, y agentes de superficie orgánicos +87,6%, y cauchos y sus manufacturas +111,8%.

Sin embargo, no lograron los niveles prepandemia, ya que hubo sectores que no se recuperaron, como alimentos en preparaciones diversas, la manufactura en cuero, pescados y crustáceos, que experimentaron un decrecimiento. Parte de la explicación está en que la actividad de los socios comerciales no ha estado tan fuerte, al pasar de un crecimiento del 3,9% al 2,5%. Pero también nos debe hacer revaluar los esfuerzos que se hacen en términos de mercadeo y comercialización. Allí hay seguramente un terreno para mejorar. Y así se ha visto de manera reiterada en los índices de competitividad que muestran una capacidad por la gran diversificación exportadora, pero en número de nuevas empresas exportadoras el indicador no es el esperado.

La mayor satisfacción es que esta recuperación de la economía regional está acompañada de una estrategia social. Gracias a Compromiso Valle, esfuerzo de muchas empresas articulado por Propacífico, y de Compromiso Rural de Asocaña, que han agenciado un componente social importante que cierra brechas en nuestra región, complementando los esfuerzos del sector público en el gasto social.

*Rector Universidad Javeriana Cali

Lee todo el contenido de El País sin límites. Suscríbete aquí
VER COMENTARIOS