Escuchar este artículo

Vieja discusión

Julio 26, 2020 - 11:50 p. m. Por: José Félix Escobar

El catastrofismo induce a creer que la crisis económica generada por la propagación del Covid-19 es la más grande que ha conocido la humanidad. No es exacto. Sin adentrarnos en los largos caminos de la historia, poniendo la mira solamente en lo que sucedió después de 1945 se puede afirmar que la devastación económica generada hasta ese año fue mucho peor que la actual emergencia. La Segunda Guerra Mundial destruyó el aparato productivo de Europa, Japón y en buena parte de Rusia.

De ahí que los norteamericanos en un gesto de indudable grandeza se decidieran a apoyar a fondo la tarea de reconstruir a Europa occidental y a Japón. Rusia como se sabe optó por tomar como botín de guerra toda la parte oriental de Europa. El Plan Marshall significó multimillonarias ayudas norteamericanas a los países europeos. En el caso japonés se optó inicialmente por una intervención militar directa pues las tropas norteamericanas querían asegurarse de que todo asomo de militarismo imperial desapareciera del Japón.

Desde entonces se discute si en las situaciones de emergencia la receta es el subsidio o el préstamo. La actual Comunidad Europea convocó a sus líderes a una reunión de dos días a partir del pasado 17 de Julio, pero el encuentro se prolongó hasta el martes 21 y los líderes se tomaron 90 horas de discusiones. El plan de la UE consistía en crear un fondo de 750.000 millones de euros para apoyar a sus miembros en la actual emergencia causada por la pandemia.

La discusión se tornó agria pues un grupo de cuatro países autodenominado los ‘frugales’ defendió la idea de que los fondos debían prestarse y no donarse. Pero esta vez fue muy cierto el dicho según el cual ‘el tamaño sí cuenta’. Los frugales (Holanda, Austria, Suecia y Dinamarca) suman entre todos 42 millones de habitantes, en tanto que los tres países mediterráneos demandantes del subsidio sin condiciones (Italia, España y Grecia) representan una población de 118 millones de personas.

El peso específico de España e Italia terminó por imponerse para lograr que del total del Fondo Europeo de Reconstrucción se destinaran a apoyos 390.000 millones de euros. Italia es un gran productor de insumos agrícolas y metalmecánicos, muy apreciado por la potencia alemana. La importancia de España es de naturaleza cultural, pues es el puente de unión de Europa con 577 millones de hispanoparlantes que habitan en el mundo. Y Grecia desempeña el rol de freno a la multitudinaria inmigración del Medio Oriente.

Es imperioso subsidiar pero sin llegar a los extremos del populismo peronista. Hoy en Argentina cada persona que trabaja y produce tiene que soportar el peso de dos personas que no crean riqueza: pensionados, jubilados, burócratas sin fin, etc. El 'peronismo' fue llenando ese rico país de prebendas, ventajas y gajes, hasta llegar al estado actual de híper-endeudamiento.

* * *

Con la intervención de tantas autoridades en el manejo de las consecuencias de la pandemia, ha salido a relucir cierto desencaje entre las entidades de nivel territorial y el Estado central. En los comienzos de la cuarentena la lentitud del Instituto Nacional de Salud en entregar los resultados de las pruebas llevó a las regiones a practicar por sí mismas dichos exámenes. Llegó la hora de pensar seriamente un rediseño regional que evite la concentración de todo el poder y la riqueza en la capital.

Conecta con la verdad. Suscríbete a elpais.com.co
VER COMENTARIOS