Rescatando al general

Escuchar este artículo

Rescatando al general

Enero 12, 2020 - 11:50 p. m. Por: José Félix Escobar

En 1998 se estrenó la película ‘rescatando al soldado Ryan’, dirigida por el gran cineasta Steven Spielberg. La historia cuenta las proezas que a un comando de soldados norteamericanos les tocó vivir para rescatar y repatriar a su país a un soldado de infantería. Más que la historia, nos inspira el nombre de la épica película.

El asunto es que hoy los países bolivarianos tienen el ineludible deber de rescatar al General Bolívar de los bárbaros que se han apoderado en Venezuela de su nombre, de su prestigio, de su memoria y hasta de sus cenizas. Los sucesos de los últimos días han sido reveladores de la mala calaña de quienes hoy en el vecino país se han aferrado al poder dirigido por el usurpador Nicolás Maduro.

Mientras hace dos siglos el congreso de Angostura ratificaba a Simón Bolívar el título de Libertador, hoy Maduro, Cabello, Delcy Rodríguez, Arreaza y demás sujetos perdularios que se han apoderado de la fracción chavista continúan arrastrando por el suelo el meritorio recuerdo del prócer que nos dio la Independencia.

A esos gorilas que impidieron a Juan Guaidó y sus seguidores entrar al edificio de la Asamblea Nacional, los califican los chavistas como Guardia Nacional Bolivariana. ¡Qué gran insulto! Hace dos siglos Simón Bolívar intentó y obtuvo la humanización de la guerra que se libraba contra el imperio español, demostrando así que aún en las contiendas bélicas debe primar el trato civilizado.

Se sabe que al siniestro servicio de inteligencia le agregaron la palabra Bolivariano: se trata del tristemente célebre Sebin. Estos esbirros del movimiento chavista se encargan de intimidar y torturar a la gente. Por contraste, hace dos siglos Simón Bolívar y el español Pablo Morillo se dieron un abrazo cuando se suscribió el armisticio y la declaración de humanización de la guerra en la ciudad venezolana de Trujillo.

Como se ve todos los días, el bolívar, la moneda que Venezuela acogió en recuerdo del prócer hoy prácticamente no vale nada. Algunos dicen que cuesta más la impresión del papel moneda que su significado económico. Como suele suceder, los partidarios de la revolución Bolivariana odian a los Estados Unidos pero aman el dólar. Hoy la economía venezolana se encuentra dolarizada de hecho.

La mala fama del chavismo se ha extendido. En recientes sesiones del parlamento español, la oposición increpó al izquierdista Pablo Iglesias recordándole su pasado de asesor del gobierno de Chávez. Los españoles no guardan un buen recuerdo de Simón Bolívar y por ello recalcaban al izquierdista Iglesias sus nexos con la revolución bolivariana.

“Bienaventurados los pueblos que no necesitan héroes”, dijo en un arranque de escepticismo Bertolt Brecht. Eso no es cierto. Las naciones honran a quienes las han fundado a costa de grandes esfuerzos y en ocasiones de su vida misma. Ahora bien es posible que Maduro y sus secuaces hayan interpretado literalmente la amarga ironía de Brecht.

* * *

Iniciamos una conversación que se fue prolongando en el tiempo. Tratamos todos los temas, desde la situación del país, la economía, la política y los esfuerzos por lograr el progreso en el campo. Pude descubrir que detrás del empresario había un gran ser humano. Creímos que la conversación sería interminable, pero el pasado 29 de Diciembre los más altos designios se llevaron para siempre a mi contertulio Rodrigo Holguín Lourido.

Conecta con la verdad. Suscríbete a elpais.com.co
VER COMENTARIOS