Escuchar este artículo

Reconciliación

Septiembre 19, 2021 - 11:50 p. m. 2021-09-19 Por: José Félix Escobar

Ningún país europeo descendió tanto en su condición humana como la Alemania anterior a 1945. Los horrores cometidos en nombre del nazismo marcaron para siempre la historia del Siglo XX. El desprecio por la dignidad de las personas, la dictadura gubernamental llevada al extremo, el esfuerzo por ganar una guerra aún a costa de la propia destrucción, concluyeron en 1945 para dar paso al más sincero propósito de reconciliación. El pueblo germano tuvo que aprender a reencontrarse con la civilización misma pues el grado de deterioro dejado por los nazis en todos los órdenes fue enorme.

Fue muy difícil hallar a Konrad Adenauer, un demócrata que sobrevivió a la locura nazi y quien desde 1949 tomó las riendas de Alemania Occidental. El primer propósito consistió en esparcir perdón y olvido a los millones de alemanes que tuvieron que alinearse con los nazis, por órdenes rigurosas venidas desde arriba. Adenauer pronto enfocó las fortalezas alemanas hacia la reconstrucción económica y en pocos años la parte occidental del país ya era una potencia industrial de primer nivel.

Como se sabe los rusos tomaron el control de Alemania del Este para compensar los ingentes gastos que les demandó enfrentar a los nazis. La dictadura de corte estalinista continuó gobernando durante muchos años la parte oriental del país. La debacle del régimen soviético condujo inexorablemente a la caída del muro de Berlín en 1989.

No había razones para mantener dos Alemanias. El costo de la reunificación era muy grande pues el desarrollo económico y social de Alemania Federal superaba con creces el típico estancamiento del país comunista situado al oriente. Pero el canciller Helmut Kohl tuvo el coraje de asumir como política nacional la unificación del país, al costo que fuera. El gobierno de Kohl trabajó con la idea de que todos eran alemanes.

El proceso de reconciliación continuó bajo el gobierno de Ángela Merkel, canciller desde 2005 y tres veces reelegida. La sabiduría, el pulso sereno pero firme y la autoridad ejercida sin estridencias ha llevado a la comunidad internacional a reconocer a la señora Merkel como la gran estadista del Siglo XXI. Fue la propia Ángela Merkel la que anunció a su país que su mandato iría hasta las elecciones del 26 de septiembre de 2021.

Entre los méritos de Merkel está el de haber lidiado al impetuoso Vladimir Putin. Aunque ninguno de los dos lo reconoce de manera abierta parece que la científica Merkel se conoció con el espía Putin en Alemania Oriental. Ninguno de los dos simpatiza con el otro, pero se entienden, bien en alemán o en ruso, idiomas que ambos dominan. La fría profesora Merkel siempre ha encontrado la manera de entablar un dialogo razonable con el presidente ruso, en beneficio mutuo y de la Unión Europea.

La era de Merkel al frente de Alemania está llegando a su fin. Nunca enfrentó grandes crisis y la situación más incómoda vivida por ella fue el permiso que en 2015 se dio a un millón de refugiados sirios para asentarse en Alemania. Fuerzas nacionalistas de ultraderecha protestaron ruidosamente, pero el gobierno alemán ha sido muy duro con estos extremistas.

La historia reciente de Alemania es la de la reconciliación. Aunque muchos colombianos no estén de acuerdo con la figura del expresidente Álvaro Uribe, vale la pena tener en cuenta su propuesta de una amnistía general entre compatriotas.

Obtén acceso total por $9.900/ trimestre Suscríbete aquí
VER COMENTARIOS