El peor error

El peor error

Marzo 10, 2019 - 11:50 p.m. Por: José Félix Escobar

Las equivocaciones tienen su graduación. Las hay leves, como la de nuestro expresidente Guillermo León Valencia, quien saludó al general Charles De Gaulle con un sonoro “Viva España”. Hay errores graves y de alguna trascendencia, pero todos los pueblos y naciones conocen las equivocaciones que para ellos son inexcusables. En nuestros días el peor error ha sido el cometido por los ingleses cuando el 23 de junio de 2016 el Reino Unido votó su salida de la Unión Europea.

Por una ínfima mayoría del 52%, los británicos vienen afrontando desde hace cerca de tres años un auténtico calvario. Si abandonan a la Comunidad Europea por respetar la victoria del Brexit en el referendo, las consecuencias económicas son de gran magnitud. Cientos de empresas ya se han deslocalizado, emigrando del territorio inglés hacia otros lugares de Europa. Grandes inversionistas internacionales como las automotoras japonesas Nissan y Toyota han suspendido planes de ampliación, convirtiendo en muy gris el panorama de miles de trabajadores.

Pero quizás una de las peores consecuencias del Brexit ha sido la construcción de una barrera imaginaria entre los jóvenes y los adultos. Los menores de cincuenta años consideran que salir de la Unión Europea les merma posibilidades de ingresos y de oportunidades de trabajo. Alegan en su favor que el mundo está cada vez más internacionalizado. En cambio, los adultos mayores se ufanan de que nadie le imparte órdenes a un británico y menos alguien del ‘continente’.

Con el paso de los meses el presidente Donald Trump tiene que haber llegado a la conclusión de que su peor error fue haberse casado con la idea del muro divisorio entre México y Estados Unidos. En plena campaña Trump afirmó y aseguró que el muro iba a ser construido y además pagado por los mexicanos. La actualidad demuestra que la idea de Trump está cada vez más lejana de volverse realidad, pues ni siquiera los propios republicanos se la juegan por la idea presidencial.

En muchas oportunidades el Presidente norteamericano ha asegurado que los muros divisorios si funcionan y pone como ejemplo el que en Israel separa a las comunidades árabe y judía. Hay otras vallas funcionando con éxito alrededor de las ciudades españolas de Ceuta y Melilla. Y existen construcciones militares en los límites de la base naval de Guantánamo, que la asilan por completo del resto de Cuba. Pero se trata en todos los casos de extensiones pequeñas y nunca de miles de kilómetros como los que dividen a Estados Unidos y México.

No cabe duda: el peor error de los venezolanos fue haber elegido presidente a Hugo Chávez hace veinte años. Ningún buscador de talentos hubiera recomendado al coronel Chávez Frías para el cargo de Presidente de la República de Venezuela. Se trataba de un militar golpista que había intentado infructuosamente tomarse el poder por la fuerza. Algunas fuentes señalan que desde mediados de la década del 90 Chávez Frías se encontraba en estrecho contacto con el régimen cubano.
Los desastrosos resultados del chavismo dispensan de cualquier argumento adicional. Pero si fue un gran error del pueblo venezolano haber votado por un militar golpista, el peor error de Chávez consistió en haber escogido a Nicolás Maduro como sucesor suyo. Es difícil encontrar alguien tan inepto, grosero y grotesco como el actual usurpador del régimen venezolano.

VER COMENTARIOS
Columnistas