Oasis

Escuchar este artículo

Oasis

Julio 26, 2020 - 06:20 a. m. Por: Gonzalo Gallo

Las largas migraciones que hacen muchos animales nos dejan perplejos ante su aguante y su resistencia.

El charrán ártico o golondrina de mar se desplaza más de 70.000 kilómetros en su migración anual de polo a polo.

Es asombroso porque es el equivalente a tres viajes de ida y vuelta a la luna durante toda su vida. Otra viajó 96 mil kms.

Un tiburón blanco nadó 11 mil kms desde Sudáfrica hasta el oeste de Australia, y luego de vuelta otra vez a los nueve meses.

Un estudio rastreó el viaje de una ballena jorobada. Fueron 8300 kilómetros entre Costa Rica y la Antártida.

Una tortuga laúd viajó 20.500 kms desde su zona de apareamiento en Indonesia hasta la costa del Pacífico de EE.UU., para alimentarse.

Un diminuto colibrí garganta de rubí tiene una autonomía de vuelo estimada en alrededor de 2200 kms.

La pardela sombría vuela 64.300 kms al año entre su zona de reproducción en Nueva Zelanda y la de alimentación en Alaska.

Sigue en Instagram @Gonzalogallog

Conecta con la verdad. Suscríbete a elpais.com.co
VER COMENTARIOS