Defender, profesión riesgosa

Escuchar este artículo

Defender, profesión riesgosa

Junio 29, 2020 - 11:35 p. m. Por: Gloria H.

Vemos la cantidad de médicos y personal de salud enfrentados a situaciones difíciles, por intentar salvar la vida de los enfermos. Pero no son los únicos que por cumplir su objetivo profesional, enfrentan conflictos físicos o legales. Defender un niño o una niña, desde la mirada psicológica también es un riesgo en esta cultura. Digo mal, no sólo defender niños: abogar por los derechos de las mujeres, o de seres en condiciones de indefensión, puede ser absolutamente riesgoso para profesionales de la salud mental. El poder del poder es aplastante y la idea de eliminarte así sea profesionalmente, es la forma más expedita de buscar su objetivo. No se acepta que se cometen horrores, que existen abusos a nombre del afecto y que es necesario acompañar a personas frente a situaciones denigrantes, quitándole poder al abusivo. En el tema de la violencia intrafamiliar, repito, lo sorprendente es que los abusos se cometen a nombre del afecto. Es como prostituir lo más sagrado que puede guardar la condición humana, el amor, ¿Confías en mí, me quieres? Entonces acepta todo lo que yo hago y cállate…

He acompañado procesos terapéuticos donde niños y mujeres han sido maltratados verbal, económica y psicológicamente. Procesos difíciles porque te encuentras con vidas signadas por el sufrimiento y la impotencia. Las leguleyadas para evadir responsabilidad son infinitas. Y claro, los ataques para los profesionales que defienden no se hacen esperar. Es un atrevimiento cuestionar el poder del poderoso. En los niveles que se quiera, el autoritarismo no acepta ni diálogo ni revisión de su dominio. Por ello, la violencia del poderoso producen tanta indignación. Aún más, encuentras que las instituciones oficiales para la defensa del agredido, están impregnadas de esa misma cultura de agresión y no hay resonancia con el dolor. ¿De qué lado están? Defender a alguien que es violentado, es un camino peligroso porque terminas ‘debiendo’, enfrentado a miles de enemigos invisibles que te cobran la osadía de cuestionar el poder. ¡No es fácil! Pero claro, no hay derecho a cansarse y lo más valioso es el resultado del proceso: encontrar que ese niño, esa niña o esa mujer respiran en paz e intentan mirar hacia el futuro con más tranquilidad. Así el profesional quede ‘boleteado’, porque la institución poderosa que debiera defender al agredido, se identifica con el agresor. Si recibes la historia de un niño acosado psicológicamente por su padre, desesperado por su patología, el profesional de la salud mental no puede deducir nada sobre ese padre tóxico. El miedo del niño no puede explicarse desde la historia familiar si el agresor no asiste a consulta. ¿Cuál lo haría? Es una cadena de violencia del patriarcado donde la única manera de romper el círculo del abuso es con la denuncia, con la palabra. Redes de apoyo, grupos de mujeres, señalamientos, son los soportes que ayudan a alivianar el proceso.

¿Qué placer experimenta un hombre cuando abusa de una mujer o cuando atropella al hijo? Su narcisismo o patología se alimenta del maltrato, de ese falso dominio. Urge proteger a niños, niñas y mujeres de esos individuos para que no terminen teniéndole miedo a la vida. No importa que quienes los defendamos, enfrentemos peligros e intimidaciones. El resultado, vale la pena.

Sigue en Twitter @revolturas

Conecta con la verdad. Suscríbete a elpais.com.co
VER COMENTARIOS