Ospina y su encrucijada

Escuchar este artículo

Ospina y su encrucijada

Junio 09, 2021 - 11:45 p. m. Por: Gerardo Quintero

No quisiera estar en estos momentos en la piel del alcalde Jorge Iván Ospina. Al desgaste que venía arrastrando su imagen por cuenta de decisiones equivocadas le explotó en el rostro la virulencia de un estallido social que ha tenido en Cali una radicalización como en pocas ciudades.

Cali se convirtió en foco de este estallido y Ospina, como otros mandatarios, se vio sobrepasado por lo que estaba aconteciendo. Habrá que esperar un tiempo para entender qué sucedió en la capital del Valle durante estos aciagos días. Pero las elucubraciones son muchas y las hipótesis, múltiples. Lo cierto es que el Alcalde quedó en el peor de los mundos. Por un lado, quienes lo detestan y están en una orilla ideológica contraria aprovecharon el momento para difundir ideas traídas de los cabellos como que Ospina era quien estaba detrás de las manifestaciones, perlas como que es el líder de los indígenas, que aupó los bloqueos, en fin, son tantas las teorías ridículas de conspiración.

En medio de la crispación existente y la alta polarización, el médico también se convirtió en un trofeo político. La Procuraduría le abrió una investigación “por el manejo del paro nacional” entonces, si esa es la razón, deberían empezar por abrirle proceso al propio Presidente porque tampoco es que haya sido una lumbrera en el manejo de esta protesta que ya lleva más de un mes.

Por el otro lado, muchos de los jóvenes que han estado detrás de estos bloqueos lo han señalado, insultado, acusado, lo que le generó un desgaste tremendo en los momentos iniciales del paro. Y ahora, cuando intenta desescalar la violencia y escuchar a esos jóvenes, desde el otro lado lo acusan de estar incitando los bloqueos y que “con terroristas no se dialoga”, hágame el favor.

Aquí han hablado con los más brutales asesinos paramilitares, guerrilleros, incluso entre líderes políticos que estuvieron solapadamente detrás de cientos de muertes, y entonces ¿ahora no se puede dialogar con unos jóvenes inconformes, rebeldes, que solo buscan una oportunidad en este ‘valle de lágrimas’?

Como si fuera poco a Ospina se le fueron dos alfiles claves en su estructura política. Jesús González y Carlos Alberto Rojas conocen de cerca estos procesos, han trabajado con jóvenes en alto riesgo, sus conocimientos, propuestas y maneras de acercarse a esta población hubiesen sido muy útiles. Pero se bajaron del barco (o ¿los bajaron?) en el momento más complejo de la historia de una administración. No ha sido fácil este trance para ningún alcalde. La pandemia y este estallido cambiaron los planes de los mandatarios locales y la agenda de Ospina se modificó radicalmente. Si las ‘ías’ lo dejan, pero sobre todo si corrige el rumbo, gana confianza, escucha un poco más y se sacude de algunas malas influencias que lo están conduciendo a un foso profundo es posible que no sea recordado como el Alcalde que perdió el control de la ciudad.
Sigue en Twitter @Gerardoquinte

Conecta con la verdad. Suscríbete a elpais.com.co
VER COMENTARIOS