Escuchar este artículo

Drogas:
una nueva aproximación

Diciembre 04, 2020 - 11:50 p. m. Por: Fernando Cepeda Ulloa

La administración Biden cuenta ya con un excelente informe sobre cómo se podría reformular la lucha contra las drogas ilícitas. Es una oportunidad que el gobierno colombiano debe aprovechar inmediatamente. Porque nuestro destino sigue, infortunadamente, ligado a este maldito flagelo que induce la violencia, promueve la corrupción, debilita las instituciones al contaminarlas y manipularlas.

El primero de diciembre un comité creado por el Congreso de los Estados Unidos publicó un informe de 117 páginas sobre cómo replantear esta lucha, algunas veces denominada guerra y que no ha sido, esa es la realidad, bien llevada.

Me he apresurado a escribir estas líneas sobre el informe porque es urgente aprovechar la ventana de oportunidad que se acaba de abrir para incidir tanto cuanto sea posible en la formulación e implementación de esta nueva estrategia.

El informe comienza formulándose una legítima pregunta: ¿Por qué a pesar de una tarea agresiva, las drogas ilícitas continúan abundando y son crecientemente potentes al tiempo que las organizaciones y el tráfico, tornándose más fuertes y más violentas? A la luz de este dilema el informe se ha propuesto una tarea doble: evaluar las políticas antinarcóticos en las Américas y ayudar al Congreso y a la Casa Blanca a recalibrar estos esfuerzos con recomendaciones prácticas para obtener un cambio. Disminuir el número de muertos en Estados Unidos y reducir la violencia en América Latina y el Caribe. Y para ello hace un llamado constante a la utilización de la ciencia, de la recolección inteligente de datos y a la formulación de políticas.

Se trata de realizar, y eso es muy importante, una mirada fresca a este tema para recomendar estrategias novedosas. El resumen ejecutivo trae en su primer párrafo datos escalofriantes: en la década pasada más de 500.000 personas murieron en Estados Unidos por sobredosis y en el año 2019 esta cifra subió a 79.000 muertos. ¿Y en Colombia sí hemos hecho las cuentas?

Esta comisión adelantó consultas y visitas a Colombia, México y Centro América. Estudió también el tema de Venezuela y el Caribe. Muy significativo: el informe fue aprobado unánimemente por los miembros de la Comisión.

Otorga papel primordial al departamento de Estado y a la oficina correspondiente en la Casa Blanca. O sea que pasa a ser una prioridad política. Los conceptos de evaluación y monitoría permanente están por todas partes. Se trata de ir midiendo científicamente los logros y fracasos. Igual ocurre con los conceptos de flexibilidad y agilidad para atender los cambios rápidos que ocurren en las actuaciones del crimen organizado. Proponen una estrategia comprehensiva que, a mi entender, es lo que ha faltado. Insisten en un mejor sistema de diagnóstico y sanciones. En una agenda mejorada concertada desde las embajadas con los países.

Por ejemplo, para México recomiendan mejorar el sistema de justicia, para Centroamérica, una estrategia para reducir la violencia y la pobreza y, claro, hacen alusión al programa que el vicepresidente Biden coordinó en esa región cuando ocupó ese cargo. Y para Colombia, una mejor estrategia para la erradicación y la sustitución de cultivos.

Que la mirada es fresca, no hay duda. Que buena parte de los expertos bien conocidos no fueron consultados, es evidente. Por fortuna un conocedor del tema como David Spencer, aparece entre los que participaron, que no son pocos.

Conecta con la verdad. Suscríbete a elpais.com.co
VER COMENTARIOS