Los tiempos de don Alfredo

Marzo 18, 2022 - 11:45 p. m. 2022-03-18 Por: Eduardo José Victoria Ruiz

‘Luces y Sombras de mi tiempo’ es el título del libro de Alfredo Carvajal Sinisterra, editado por la Universidad del Valle gracias a una loable iniciativa de su rector Édgar Varela Barrios. La obra recoge una selección de las columnas de Carvajal durante los últimos años. Como lo ha dicho el mismo autor, compilar columnas se hace difícil porque muchas pierden vigencia con el tiempo o el lector desprevenido puede quedar desubicado por falta de contexto sobre la situación que generó el escrito.

El mérito de esta obra es resaltar la evidente preocupación y capacidad de análisis de Alfredo Carvajal en su preocupación permanente sobre el devenir de la región, del país y su visión global. Estas características se hacen sobresalientes en este momento y más aún a raíz de las recientes elecciones y los riesgos de lo que viene.

Sin duda el tiempo está cobrando la indiferencia de la dirigencia privada hacia la política; la degradación de muchos de quienes ejercen el proselitismo; la pequeñez en el ejercicio de la responsabilidad social; el hartazgo del electorado con la búsqueda del poder en políticos que solo buscan su propio beneficio; la incoherencia ideológica y el síndrome del bajo perfil en la dirigencia privada.

Por eso, en medio de este panorama se valoran figuras como Alfredo Carvajal, que ha conseguido ser un líder empresarial, pero permanentemente preocupado por los temas públicos y políticos, siendo además fiel representante de los valores de su familia en temas de responsabilidad social que los han hecho referentes.

Sin pretensiones de intelectual, sin posar de caudillo ni del ejecutivo que todo lo sabe, Carvajal Sinisterra se ganó un espacio en la historia de la región por su espíritu innovador en lo empresarial, su participación activa en los temas de ciudad en la cual fue su director de Valorización y después Alcalde y activo miembro del consejo directivo de Univalle y obviamente de la Fundación Carvajal; su representatividad nacional como consejero de paz o presidente de Ecopetrol; su orientación a muchos de los líderes políticos y cívicos de la ciudad con su trato cálido y sencillo.

La vida de Alfredo Carvajal es una invitación para que la dirigencia empresarial del Valle reflexione: la política no es una ciencia menor; la responsabilidad social debe trascender el bienestar de los trabajadores de la empresa y ocuparse también del entorno; comunicar lo que se hace en temas de responsabilidad social no debe ser vergonzante, sino motivo de orgullo y que la suerte de que lo público nos arrastra a todos, incluyendo lo bueno y lo malo, a nuestras empresas, a nuestras familias y a nuestra comunidad.

Lee todo el contenido de El País sin límites. Suscríbete aquí
VER COMENTARIOS