¿Es este un país de m..?

Abril 29, 2022 - 11:45 p. m. 2022-04-29 Por: Eduardo José Victoria Ruiz

Últimamente es frecuente oír “votaré por Petro, para que esto cambie. Esto no puede seguir así. ¡Este es un país de m!”. No me cabe duda que el país debe superar muchos obstáculos, especialmente la corrupción, incrementar las oportunidades, el acceso al crédito, mejorar la calidad de la educación, cerrar brechas tecnológicas, integrar regiones, entre otros retos, pero lo que si no puedo aceptar es que Colombia sea un país de m… y que por ello la solución sea asumir modelos fallidos de gobierno.

Evoco la sencillez de nuestra niñez, lo duro que les tocó a nuestros padres, sus privaciones para lograr darnos la educación y las oportunidades de crecimiento; regreso entonces a los abuelos; educadores, agricultores, amas de casa, quienes con esperanza y valores construyeron familias progresando generación tras generación. Pienso ya en nuestros hijos, en la cobertura de salud, en los créditos para estudiar en el exterior, en su realización personal, y veo a través de estas cuatro generaciones una senda de progreso ligada al fortalecimiento institucional del país.

Este ejercicio lo he hecho con las personas que me rodean, en todos los niveles, jefes, amigos, colaboradores. Me encuentro con los nietos de inmigrantes que llegaron a Colombia con un morral de necesidades y esperanzas. Con las personas que trabajan con nosotros, hoy propietarios de vivienda, logradas con subsidios, etapa lejanísima en las generaciones anteriores. Esos mismos colaboradores tienen a sus hijos profesionales o técnicos y son su fuente de orgullo. En todos los casos con quienes reconstruyo estas ‘constelaciones familiares’ llegamos a la conclusión de ser estos núcleos de crecimiento ligadas al fortalecimiento como país. ¿Que hay mucho por mejorar? Sin duda, pero ¿que tenemos un gran país? Evidentemente.

Sin embargo, estas historias pretenden taparse para darle paso a la narrativa de la desesperanza, al país donde todos estamos frustrados, a la nación donde el resentimiento merece ser mejor bandera que los logros y los proyectos. Desaparecieron los indicadores de fortalecimiento social, de engrosamiento de la clase media, el de la seguridad seguido del diálogo con la insurgencia, el de las pensiones cumplidamente pagadas y el de la estabilidad laboral, todo ha quedado tapado porque sus votos vendrán al convencernos que este es un país inviable, y hacen lo imposible por entrar a nuestra conciencia, no por lo realizado y por lo proyectado sino por esos espacios de pendientes que todos tenemos en nuestro interior. Creo en mejorar a Colombia, la grande, no ese país de m… que nos quieren vender.

VER COMENTARIOS