Escuchar este artículo

El informe de Wall Street

Junio 18, 2021 - 11:45 p. m. 2021-06-18 Por: Eduardo José Victoria Ruiz

Ha pasado inadvertido el artículo que Wall Street Jornal publicó sobre la situación de Cali. El periódico fundado en 1889 y con 38 premios Pulitzer, es referente de los inversionistas internacionales por la orientación del medio a temas económicos. Sus enfoques son mencionados frecuentemente en las juntas directivas y bancas de inversión cuando se trata de clima de negocios y riesgo país. Trae la descripción de estas semanas aciagas y de cómo las protestas sociales y la pandemia “han sumido a Cali en un caos”. Relaciona las bandas de narcotraficantes con las guerras territoriales que se han dado en muchos puntos de la ciudad, lo cual ha disparado la tasa de homicidios. “La ruptura del orden público está permitiendo que fortaleza la actividad delictiva”, dice WSJ.

El reportaje concluye afirmando que “la convergencia de los disturbios civiles y la creciente actividad de las pandillas promete profundizar la miseria en la ciudad”. Evidentemente esta descripción tendrá grave impacto en el futuro de los negocios y constituye una descalificación equivalente a la que tanto preocupan a los gobernantes locales contra la Fuerza Pública.

Es hora que los gobernantes comprendan que la pobreza profundizada en 2020 y más aún en estos meses, solo se puede superar con la generación de ingresos, provenientes de empleos o de emprendimientos exitosos en el corto plazo. Desearíamos que el Estado pudiera también ser un generador, pero la situación deficitaria generada por la pandemia no facilita esta alternativa. Requerimos ya reactivación económica y esta se basa en los sectores tradicionales, bastante golpeados por cierto por los bloqueos e incluso algunos agonizantes , y en la llegada de inversión extranjera que aproveche las condiciones geopolíticas de la región.

Pero este posicionamiento no puede seguirse debilitando. La apuesta de diálogos eternos que no dan resultado terminará asfixiando la economía que ya está en cuidados intensivos. No se puede persistir en la torpeza de mirar al sector empresarial como los verdugos cuando finalmente son los generadores de empleo y de mejor calidad de vida. Nadie invertirá en medio de la inseguridad, el miedo y la incertidumbre. Solo el restablecimiento del orden y la construcción de diálogos productivos con enfoque social nos ayudarán a reconstruir una imagen y un ambiente para los negocios que invite a generar oportunidades. Esta semana el presidente de Fenalco, Jaime Alberto Cabal, mencionaba el ejemplo del turismo: en estos meses hemos retrocedido 20 años. No puede ser que sigamos por esta senda suicida.

Conecta con la verdad. Suscríbete a elpais.com.co
VER COMENTARIOS