Los profetas de Hollywood

Escuchar este artículo

Los profetas de Hollywood

Mayo 14, 2020 - 11:45 p. m. Por: Carlos Jiménez

Creo que es urgente revaluar el papel de los profetas. No el de mis admirados profetas bíblicos, ni el de aquellos milenaristas que estremecieron al medioevo con el anuncio de la inminente llegada del fin del mundo y la pronta celebración del juicio final que por fin haría justicia a las masas irredentas que desesperaban de obtenerla de unos jueces siempre al servicio de los todopoderosos.

No. Los profetas que ahora tenemos que reivindicar son como Steven Soderbergh, veterano director de Hollywood, quien fue capaz de profetizar la pandemia que actualmente padecemos. Lo hizo en la película Contagio, estrenada en 2011, en la que se describe con una precisión sobrecogedora el inicio de la misma. Una pala mecánica derriba palmeras, los murciélagos huyen y en su vuelo hacia un nuevo refugio uno de ellos se detiene para mordisquear un racimo de plátanos. Luego se cuelga cabeza abajo de uno de los tensores metálicos del techo de un cobertizo dedicado a la crianza de cerdos. El murciélago deja caer algo que podría ser un trocito de plátano o un excremento, que inmediatamente se come uno de los cerdos.

El mismo cerdo que después veremos degollado y abierto en canal en la mesa de un cocinero chino, que lo está aderezando para hornearlo. Algún asistente se acerca, le murmura algo al oído, el cocinero interrumpe su labor, se limpia las manos en un delantal igual de ensangrentado que sus manos, sale de la cocina y se dirige al comedor, donde le espera Beth Emhoff -ejecutiva americana de visita de trabajo en Hong Kong- que le da la mano y probablemente le felicita. El apretón de manos resulta fatal para la elegante ejecutiva -interpretada por Kate Winslet- porque gracias a él contrae el virus que llevará consigo hasta los Estados Unidos donde muere, después de una escala en Chicago para un encuentro clandestino con su amante que multiplicará el número de personas a las que ella involuntariamente contagia.

Cuando pienso que se ha escrito y publicado un torrente de artículos científicos atribuyendo el origen del coronavirus al murciélago y situando su aparición en una ciudad china, no puedo menos que rendirme a la evidencia y reconocer que los profetas de Hollywood tienen una capacidad predictiva que supera a la de nuestros más concienzudos científicos. Estos solo pueden predecir el futuro de lo que ya existe, en cambio los de Hollywood pueden predecir lo que va a existir.

Conecta con la verdad. Suscríbete a elpais.com.co
VER COMENTARIOS