Cordura en cuarentena

Escuchar este artículo

Cordura en cuarentena

Marzo 28, 2020 - 11:00 p. m. Por: Carlos E. Climent

De acuerdo a su carácter y a sus circunstancias, cada persona pone en práctica sus propias medidas para manejar la cuarentena. Las sencillas observaciones resumidas a continuación son de sentido común. Unas han sido recomendaciones de los expertos, otras les han servido a personas en crisis emocionales y algunas provienen de personas que por diversas razones llevan mucho tiempo en confinamiento forzado.

*Impedir la entrada del coronavirus a la casa. De igual manera, cerrarle la puerta a otro virus, el del miedo, para el cual tampoco hay vacuna.

*Mantener la esperanza. Los que sobrevivieron al holocausto estaban seguros que existía vida al otro lado de los alambres de púas. En todos ellos, la esperanza alimentó su sistema inmunitario.

*No pretender controlarlo todo. Si en la vida, en circunstancias normales no se pueden controlar la inmensa mayoría de las cosas; en circunstancias de emergencia como las actuales, mucho menos.

*Las personas controladoras, posesivas y dominantes siempre la pasan mal, pero la pasan peor en cautiverio. Esta puede ser la oportunidad de aprender a “soltar” y de modificar características personales que tanto daño han causado.

* Rechazar los mensajes apocalípticos de quienes reenvían o se inventan notas alarmantes y dramáticas de “realidades” distorsionadas, pobremente documentadas, sacadas de contexto, inexactas, negativas y seguramente falsas.

*Tener una rutina que incluye un horario variado, flexible y ordenado.

*Ocuparse de acuerdo a las apetencias de cada cual (limpiar, ordenar, cocinar, leer, escribir, etcétera).

*Experimentar actividades nuevas.

*Mantener un contacto permanente con los seres queridos a través de las aplicaciones disponibles.

*Hacer uso de las redes que ofrecen toda clase de opciones de entretenimiento, sin abusar del contacto con las pantallas. Un ayuno electrónico de varias horas en el día es muy recomendable.

*Meditar 15 minutos dos veces en el día.

*Hacer una hora de ejercicio diariamente. Si alguien considera que no tiene un espacio suficiente en su casa para hacerlo, que se acuerde de Nelson Mandela, quien en una celda de 2.5 × 2 hizo marcha estacionaria por una hora diaria y 100 velas (“pushups”) en la punta de los dedos de la mano, todos y cada uno de los 9855 días que duró su cautiverio... y de allí salió a liberar a su pueblo.

*Es fundamental dormir un número suficiente de horas, y alimentarse equilibradamente para mantenerse sano, física y mentalmente.

* Consultar con las líneas de atención de urgencias médicas si hay síntomas físicos.

Igualmente, si hay insomnio severo, o angustia o depresión desbordadas , no asumir que “eso es lo normal por las circunstancias”.

* Mantener el sentido del humor, disfrutar, jugar y divertirse sin sentirse culpable.

* Esto es un encierro, no un entierro. Sonría.

* Recordar que hay muchas personas que la están pasando muy mal, a quienes hay que ayudar de alguna manera. Esta es una oportunidad para el recogimiento, pero también para la solidaridad y va a sacar lo mejor de cada cual.

Nota: Paz en la tumba de mi querido maestro Carlos León. Un abrazo solidario a Nazle, Ágatha, Ángela, Verónica y Carlos.

Conecta con la verdad. Suscríbete a elpais.com.co
VER COMENTARIOS