Un nuevo Centro

Un nuevo Centro

Febrero 13, 2019 - 11:35 p.m. Por: Benjamin Barney Caldas

Cómo y por qué un nuevo Centro para Cali, que de histórico no le queda sino su traza, tres iglesias, dos conventos y la torre mudéjar más bella de América, a juicio del profesor español Santiago Sebastián, que la conoció cuando vino a la Universidad del Valle, pero que pocos aprecian. El asunto es que el centro de una ciudad es su parte más antigua y suele ser la más bella, y asociada a una simbólica plaza, avenida o calle, y de allí su básica importancia en todo sentido. Basta evocar tantos en el mundo y sus espacios urbanos y monumentos; y Río de Janeiro, una excepción, lo aclara. El de Cali junto al río, llamado antes ‘de la ciudad’, pese al mugre, desorden e inseguridad nocturna, es auténtico y animado.

Habría que, primero que todo, recuperar a fondo la Plaza de Cayzedo, que se trató de volverla un enrejado parque inglés y llamándola parque en lugar de plaza buscando borrar su pasado de Plaza Mayor. Volverla una plaza-parque, como se ha hecho en otras partes del mundo, sumando más árboles a sus altas palmas reales, respondiendo así con más sombra al clima local, y cambiando su prado por un piso duro para poder caminar en cualquier dirección, pero conservando su imagen actual, ya tradicional, mediante su monumento al prócer caleño, sus senderos y por supuesto sus bancas, y dotando de un atrio a la catedral. Sería conservar su presente y recuperar su pasado para al futuro de una ciudad tan descentrada.

Y rediseñando las calles de dos calzadas, ampliando y arborizando sus andenes, regularizando sus carriles y dándoles continuidad, sobrarían espacios para que sea el Municipio el que los alquile, junto con algunos lotes aptos, a los vendedores, que pertenecen culturalmente al Centro donde sirven a muchos. Organizados donde no molesten la circulación, bajo altas cubiertas y con baños y energía y agua pagadas, no robadas. Y unir de nuevo peatonalmente a San Antonio con La Merced, separados con la ampliación de la Quinta, salvándose de las demoliciones para los Juegos de 1971, hundiéndola entre la Av. Colombia y la Carrera 10, y ayudando a recuperar el Centro y con él la ciudad misma, sin poner en peligro el barrio.

En el Centro los estacionamientos particulares deterioran las calles al no tener comercio y sí fachadas sin gracia. Los nuevos estacionamientos deberían ser subterráneos o, si son edificios, con locales comerciales en el primer piso. Concesionar parqueaderos públicos bajo la Plaza de San Francisco, las calles de la de Cayzedo y en la Carrera 10 a su largo. El regreso de la vivienda al Centro, como hace medio siglo en el mundo, ayudaría a Cali mirando su crecimiento y extensión. Destinar grandes lotes, como el del Sena, para vivienda, llevaría a reutilizar muchas construcciones abandonadas. Este nuevo Centro se uniría a la ciudad, área metropolitana de hecho y región, por un nuevo eje por la vía férrea, que urge concretar.

Mejorar el Centro, lo que es claramente posible funcional, constructiva y económicamente, pero no probable dada la ignorancia, intereses creados y corrupción actuales. Mas es una meta en el horizonte, como diría Eduardo Galeano, pues la “búsqueda de la perfección, nos puede hacer la realidad mucho mejor”. Esta es en Cali la gran responsabilidad de los electores: pensar mejor en las próximas elecciones de concejales y alcaldes, identificando aquellos candidatos que ni siquiera ya caminan por el Centro, y que no entienden por qué ni cómo renovarlo sin demoler nada, ni mucho menos para qué; ignoran que el Centro es el corazón de la ciudad, y que esta lo es de su área metropolitana.

Sigue en Twitter @BarneyCaldas

VER COMENTARIOS
Columnistas