Escuchar este artículo

El llanto del Juez

Febrero 19, 2020 - 02:40 p. m. Por: Beatriz López

Dos hechos insólitos lograron opacar el show mediático de la exsenadora Merlano en Venezuela y la respuesta de Duque al lanzarle insultos poco aceptables en un Jefe de Estado: el rifirrafe, en vivo y en directo, entre Vicky Dávila y Hassan Nassar, consejero de Comunicaciones de la Presidencia, a raíz del uso del avión de la FAC para trasladar la familia presidencial al Quindío, y otro más, el tema de la ‘bodeguita’ que busca desprestigiar a la oposición y a periodistas independientes, manejada por dos funcionarios de la Casa de Nariño.

***

Sucesos similares están a la orden del día. Pero el comportamiento de un juez de la República, al dictar sentencia condenatoria a un hombre que violó y asesinó a un bebé de 22 meses, produjo algo inusitado: al escuchar el escabroso relato del fiscal sobre lo sucedido al niño durante cinco días en manos del sicópata, rompieron en llanto no solo el juez sino el fiscal y el abogado defensor de oficio.

***

Resultaron tan extrañas las lágrimas de estos hombres, en momentos en que la Justicia ha perdido credibilidad. Cuando en las Altas Cortes despachan togados implicados en sobornos o negocios non sanctos, fiscales anticorrupción recibiendo Rolex y vehículos de alta gama, corruptos que se regodean en sitios públicos, a pesar de tener casa por cárcel o fiscales que se dejan comprar por el poder político o empresarial e imparten justicia de acuerdo a sus propios intereses.

***

Gracias a este juez que rompió en llanto, volví a creer en la Justicia y en tantos jueces anónimos que despachan en oficinas oscuras y poco aireadas, con anaqueles llenos de polvo y polilla, consultando procesos engavetados, para dictar juicios éticos, en derecho y fieles al Decálogo del Abogado, escrito por un juez uruguayo, similar al Juramento Hipocrático de los médicos.

***

La otra escena conmovedora fue la del hincha del América Andrés Carvajal, de 27 años, herido por jóvenes del Deportivo Cali, que al escapar de sus detractores se acercó moribundo a pedir auxilio al propietario de una camioneta. Ni siquiera bajó el vidrio y optó por quedarse en el lugar, sin auxiliarlo y llevarlo a un hospital cercano. El joven se desgonzó y cayó al piso, muerto. La insensibilidad de esta persona no tiene nombre, como tampoco la del que tomó el video de la muerte del hincha, para volverlo viral en las redes.

***

¡A qué estado hemos llegado como sociedad! Actuamos al son de los escándalos mediáticos y nos tapamos los ojos ante la realidad de un país que ha tocado fondo por la pérdida de su propia conciencia.

***

PD:
Telepacífico se lució con la transmisión del Hay Festival. Por razones de salud, no viajé a Cartagena este año para gozar de un evento que disfruto al máximo. Oír a Moisés Naim, maestro en el arte de la entrevista, hacer preguntas precisas, duras, cuestionables, como las que le hizo al expresidente Santos o a Joseph Stiglitz, nobel de Economía (ojalá lo haya escuchado MinCarrasquilla), a Javier Cercas, Padura, Margaret Atwood, Alejandro Gaviria y Juan Carlos Vásquez ¡Wow! Qué banquete literario. Felicitaciones a César Galvis.

Conecta con la verdad. Suscríbete a elpais.com.co
VER COMENTARIOS