“Hoy quiero hospedarme en tu casa”

Octubre 29, 2022 - 11:15 p. m. 2022-10-29 Por: Arquidiócesis de Cali

Qué hermoso pasaje del evangelio de este domingo. Cumple Jesús con su promesa salvífica. Este también es hijo de Abraham.

Sigamos paso a paso el evangelio de hoy. Jesús, nos conoce y llama por el nombre. Esa fue la gran sorpresa de Zaqueo, conoce mi nombre. A cada uno, nos conoce incluso desde el vientre de la madre, Jesús nos conoce, nos ama, se desvela por nosotros, va en nuestra búsqueda, a nuestro encuentro. No importa dónde nos escondamos, arriba del árbol incluso. Él te mira, y establece una hermosa relación de amor de salvación. Te llama, te ve a los ojos, te conoce desde dentro.

Da un paso más. Quiere entrar a quedarse en tu casa. Quiere que sepas que quiere compartir contigo desde la intimidad de tu hogar. Quiere redimirte desde dentro, de ti y de lo que eres, desde lo que tienes. No importa el qué dirán, las críticas del mundo y sus paisanos, entra a casa del pecador. Y responde enseguida, son los enfermos que necesitan médico, son los pecadores a quienes he venido a buscar. La oveja
perdida, descarriada, enferma y hoy en Jericó nos lo demuestra.

Ya en el libro de la sabiduría en la primera lectura de la santa Misa nos dice: “Es que Dios no quiere la muerte del pecador, sino que cambie de conducta y vida”. Le da al pecador un nuevo chance, una oportunidad especial de enderezar la vida, de entender qué significa la salvación.
“Daré la mitad de mis bienes a los pobres, y, si a alguien le he quitado le devolveré cuatro veces”. El encuentro verdadero con Jesús produce cambios, transforma la vida, da vuelco a los quehaceres diarios.

Hoy, eso es lo que se espera del buen cristiano: enmendar, corregir, enderezar. No es una vida de comodidad, de tranquilidad dando la espalda al otro, al compromiso, al cambio. Se tiene que notar la presencia de Cristo en tu vida. Tiene que verse en la manera de relacionarse con el mundo y sus hermanos. ¿Qué pasó contigo? Y que puedas responder “he dejado entrar a Jesús en mí”. “Ya no soy yo, es Cristo quien vive en mí”. Y por eso “mi vida, mis obras, mi trabajo, mis negocios hoy van de la mano del Señor”, porque “hoy la salvación ha entrado en mi hogar”.

Posdata: ¿Mañana qué celebras? ¿Cómo disfrazas a tus hijos? El cristiano celebra Holywins, lo santo ha vencido. No te prestes, no eduques, no celebres nada que te aparte del Señor.

VER COMENTARIOS