Descansará sobre ellos vuestra paz

Julio 02, 2022 - 11:20 p. m. 2022-07-02 Por: Arquidiócesis de Cali

Por: José Over Gallego Londoño, Pbro., delegado para el Dpto. de Comunicaciones de la Arquidiócesis de Cali

Hoy, la Iglesia nos pone en un contexto misionero. Es la esencia de la evangelización, la misión. Llama a los 72 y los envió de dos en dos. Los llama para anunciar, para ir hasta los confines del mundo. Vayan, celebren, anuncien, compartan toda esa riqueza misionera que nos regala el resucitado en cuatro dimensiones: anuncien el reino, bauticen, perdonen pecados, sanen a los enfermos. Vayan, no se queden aquí, también ellos, los alejados, los de la periferia, los empobrecidos, los de otros continentes, otras culturas, tienen derecho a escuchar ese anuncio del reino.

Ese mandato es dinámico. Pónganse en camino. Es como estardespiertos, la mies es mucha. No será sencillo, los envío como corderos en medio de lobos… la tarea no será fácil, no estará exenta de dificultades, de persecución, de angustias. Cuando se anuncia el evangelio cómo se causa escozor en muchas personas o grupos sociales. Nos incomoda el anuncio de la verdad, cuando vivimos en una sociedad de mentiras e hipocresías, molesta hablar de honradez y manos limpias en un mundo de deshonestidad y corrupción, molesta la defensa de la vida en una sociedad de muerte, en una legislación abortiva y violenta, molestan las manos limpias, las mentes inocentes y honradas, molestan los hogares fieles, estables, los hombres puros y limpios en medio de tanta basura y vulgaridad.

Anunciar el reino de justicia y de paz, reino de igualdad y santidad. Hoy no es tarea fácil. Los gritos musicales ensordecen en un culto al vicio, a la depravación, a la pornografía, y a la manipulación de las mentes jóvenes e inocentes. Una cultura del vicio y las apariencias, una sociedad de vacíos, donde se disfraza la verdad, donde la opulencia, la apariencia, las máscaras llenan todos los ámbitos de la sociedad. Una moda inalcanzable para las mayorías se convierte en un insulto para la mayoría de nuestra población: carros, aviones, palacios, yates que deifican a muchos personajes jóvenes de nuestro mundo. Metas inalcanzables que se convierten en frustración para gran parte de las personas.

Cómo mostrar que es el ser y no el tener, que es el corazón y no el caparazón, cómo gritar de nuevo que es Jesús en la simplicidad de su vida, no lleven túnicas de repuesto, dos pares de calzado, no lleven nada que les estorbe. Vayan ligeros de equipaje, sin apegos, sin maletas, sin trasteo. Volver a las cosas sencillas y simples. Hay palacios y no hay hogares, hay camas y no hay sosiego, hay oros y diamantes y no hay amor, hay medios de comunicación, redes, amigos por miles en el ciberespacio y mentes solitarias, hombres mudos, jóvenes angustiados y depresivos, grandes edificios escolares y jóvenes sin horizontes, con armas en las manos y vacíos en las mentes. Abramos el corazón al Señor, el hogar a su palabra y nuestra sociedad al evangelio.

Lee contenido sin límites en elpais.com.co por $800 primer mes
VER COMENTARIOS