Navidad

Navidad

Diciembre 21, 2017 - 11:45 p.m. Por: Angela Cuevas de Dolmetsch

Llega la Navidad con diferentes mensajes y significados, mensajes llenos de creencias y devociones. Para los niños es la época de los regalos que traen el Niño Dios y Papá Noel. Para los no cristianos es un cuento de hadas de tierras remotas azotadas por largos inviernos y días oscuros que queremos imitar con la escogencia de los pinos como árboles de Navidad y la nieve falsa que a veces ponemos como decoraciones navideñas. Recuerdo una Navidad en la Moscú comunista con temperaturas muchos grados bajo cero, donde los días previos al 31 de diciembre se veía a los moscovitas tiritando de frío, buscando sus arbolitos de Navidad. Los regalos los traía el abuelo de hielo (Det Marós) delgado y de larga barba acompañado de su nieta la doncella de la nieve (Snigúrachka).

En Escandinavia el día más importante es el 13 de diciembre cuando Santa Lucía una rubia doncella llena de luz el universo.

Para otros es época de reencuentros familiares, llegan los hijos y los padres cargados de regalos a veces el resultado de años de duros trabajos en el exterior, buscando el calor de la familia, las novenas o las posadas como las llaman en México. Es una ocasión más para celebrar.

Los cristianos conmemoran el nacimiento de Jesús el redentor, con los pesebres donde la creatividad de cada cultura, de cada familia, de cada persona se manifiesta a menudo con extraordinarias obras de arte de corta duración. Algunas ciudades en nuestro tropicalismo se engalanan y compiten entre ellas con los mejores alumbrados, los más costosos y los que más luz utilizan en deterioro del medio ambiente. Este año Cali no fue mencionada en los medios de comunicación del 7 de diciembre, quizá por la falta de difusión que ha caracterizado este gobierno. La pasarela es el sitio de encuentro y ahora la Plaza de Cayzedo donde la fachada de la catedral, ¡ay, sacrilegio! se ha convertido en el telón incoloro de un simpático video.

Ya en la parte religiosa, en estos días escuché en la televisión a un sacerdote joven que hablaba de San José, la figura menos reconocida de la natividad y lo enfocaba como aquel hombre que al darse cuenta que María estaba embarazada y que no era de él, no le dio un ataque de celos ni la condenó a que la castigaran a piedra cono era costumbre en esas épocas con las mujeres infieles sino que la llevó a Belén donde daría a luz en un humilde establo, con una mula y un buey. Decía el sacerdote que los hombres de hoy deberían aprender de José y no como en muchas ocasiones emprenderla contra la mujer con ataques físicos que en la mayoría de veces culminan en feminicidios. Que tal nuestra legislación anterior en la que se consideraban los casos de ira y de intenso dolor y en muchas ocasiones el homicida era absuelto cuando las defensas de los abogados le daban la razón. El sacerdote llamaba a perdonar y que los hombres siguieran el ejemplo de San José.

Sigue en Twitter @Atadol

VER COMENTARIOS
Columnistas