Las medidas de Estados Unidos y la UE para reducir la dependencia europea del gas ruso

Marzo 25, 2022 - 08:10 a. m. 2022-03-25 Por:
Agencia AFP
Joe Biden y Charles Michel

El presidente de EE. UU., Joe Biden (izq.), le da la mano al presidente del Consejo Europeo, Charles Michel, mientras se dirige a los representantes de los medios de comunicación mientras llega a la cumbre de la Unión Europea (UE) en la sede de la UE en Bruselas el 24 de marzo de 2022.

Brendan SMIALOWSKI / AFP

Estados Unidos y la Unión Europea (UE) anunciaron este viernes medidas para reducir la dependencia del bloque europeo del gas ruso, mientras que Alemania adelantó que quiere prescindir rápidamente del carbón y el petróleo comprados a Rusia, a raíz de la invasión a Ucrania.

De acuerdo con un anuncio formulado este viernes, Estados Unidos "trabajará con socios internacionales y se esforzará por garantizar un volumen de gas natural licuado [GNL] para el mercado de la UE de al menos 15.000 millones de metros cúbicos en 2022".

Además de ese aporte al mercado energético europeo, un grupo de trabajo entre Washington y Bruselas se concentrará en la diversificación del abastecimiento de gas a la UE, muy dependiente de las compras a Rusia, especialmente en el caso de Alemania.

Lea aquí: Biden busca que los países aliados aseveren sus sanciones contra Rusia

La fuerte alza de los precios de la energía eléctrica hizo encenderse ya a fines de 2021 las señales de alarma en la UE, aunque ese cuadro se agravó dramáticamente a raíz de la invasión rusa de Ucrania, hace un mes.

Se estima que la UE compra anualmente unos 150.000 millones de metros cúbicos de gas de Rusia, poco más del 40% de las importaciones europeas de ese combustible, en un elevado grado de dependencia que el bloque ahora busca romper.

En tanto, en el primer semestre de 2021 el gas estadounidense representó alrededor del 6% de las importaciones europeas.

El grupo anunciado este viernes tendrá entre sus objetivos "asegurar seguridad energética para Ucrania y la UE" de cara al próximo invierno boreal.

El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, dijo este viernes en Bruselas que el mandatario ruso Vladimir Putin había "utilizado los recursos energéticos de su país (...) para manipular a sus vecinos".

Por eso, dijo, Estados Unidos bloqueó todas las importaciones de hidrocarburos de Rusia, apoyándose en su condición de país exportador de energía, pero aseguró entender que otros países no tenían condiciones para hacer lo mismo.

"Estados Unidos y la Unión Europea van a trabajar juntos y tomar medidas concretas para reducir la dependencia del gas natural" y maximizar el uso de energías renovables, añadió

En tanto, un alto funcionario estadounidense dijo a la prensa que resultaba evidente que Putin utiliza "la energía como un arma para forzar y desestabilizar a Europa. Y el grupo que anunciamos en la jornada golpeará su capacidad de hacerlo".

Alemania anuncia pasos concretos

Este viernes Alemania anunció pasos para librarse de su dependencia del carbón y el petróleo provenientes de Rusia ya a fines de este año, aunque espera romper esa necesidad de gas recién para mediados de 2024.

"Se han dado los primeros pasos importantes para liberarnos de la influencia de las importaciones rusas", declaró el ministro de Economía, Robert Habeck, en una conferencia de prensa.

Habeck apuntó que hasta mediados de año las importaciones de petróleo ruso se reducirán a la mitad, con una proyección de independencia casi total para fines de año.

Además añadió que "de aquí al otoño" boreal el país será "independiente del carbón ruso".

Desde el inicio de la invasión rusa a Ucrania se multiplican las presiones para que le UE adopte sanciones que golpeen las exportaciones rusas de hidrocarburos, pero esa idea enfrenta resistencias ante la ausencia de un substituto inmediato.

La dependencia europea del gas ruso es tan profunda que las sanciones de la UE a bancos rusos no incluyen a las entidades bancarias en los que países del bloque efectúan pagos por sus importaciones del combustible.

La situación se agravó aún más el miércoles después de que Putin adelantara que su país exigirá a "países hostiles" (en una referencia a la UE) que paguen en rublos por sus compras de gas.

Alemania reaccionó airadamente y de inmediato, y alegó que ello representaría una quiebra de los contratos. "Vamos a discutir con nuestros socios europeos para decidir cómo responder a esa demanda", dijo Habeck.

VER COMENTARIOS