La jueza caleña que falló a favor de Trump en la investigación por documentos secretos incautados

Septiembre 12, 2022 - 05:34 p. m. 2022-09-12 Por:
Redacción de El País / Agencia AFP
Aileen Cannon y Donald Trump

La jueza federal Aileen Cannon y el expresidente Donald Trump.

AFP

La jueza federal Aileen Cannon, nacida en Cali, Colombia, ha estado en el ojo del huracán luego de su decisión de acceder al pedido de los abogados del expresidente estadounidense Donald Trump de designar un experto independiente para analizar los documentos que el FBI incautó en agosto tras allanar su mansión.

Los abogados del gobierno se habían opuesto a la solicitud del exmandatario republicano, pues argumentaban que la designación de un experto para analizar el material podría dañar la seguridad nacional y que era innecesaria, dado que un equipo ya había completado una evaluación.

Trump reaccionó a la decisión de la jueza federal en su red social Truth Social: "Ahora que el FBI y el Departamento de Justicia han sido atrapados en una estafa electoral masiva y determinante, ¿van a cambiar los resultados de las elecciones presidenciales de 2020? ¡Deberían hacerlo!"

La decisión de Cannon ha sido cuestionada, pues hay quienes dicen que ella favoreció de forma indebida al expresidente y retrasará la investigación del Departamento de Justicia sobre el manejo de materiales clasificados por parte de Trump, quien denunció el allanamiento del 8 de agosto como "uno de los ataques más atroces a la democracia" en la historia de Estados Unidos y negó haber actuado mal. 

De hecho, el exsecretario de justicia de Trump, William Barr, declaró a Fox News que la opinión de Cannon estaba "muy errada desde varios puntos de vista".

Ahora, el Departamento de Justicia anunció que apelará sobre dicha decisión.

Según la orden judicial, "se designará un maestro especial para revisar la propiedad incautada, gestionar las reivindicaciones de privilegio y hacer recomendaciones al respecto, y evaluar los reclamos de devolución de la propiedad".

Con este fallo, Cannon accedió a la solicitud del expresidente republicano al prohibir temporalmente a los investigadores utilizar documentos incautados en su residencia de Mar-a-Lago, en Florida, aunque pueden seguir la revisión solo "a efectos de clasificación y evaluaciones de seguridad nacional".

Lea aquí: Estados Unidos honra memoria de víctimas del 11S en el 21 aniversario de los atentados

"Se prohíbe temporalmente al gobierno la revisión y el uso de cualquiera de los materiales incautados en la residencia del demandante el 8 de agosto de 2022, con fines de investigación criminal, en espera de la resolución del proceso de revisión del maestro especial según lo determinado por este Tribunal", dijo la orden.

Mientras Trump enfrenta una creciente presión legal, el Departamento de Justicia sostiene que los documentos ultrasecretos "probablemente se ocultaron" para obstruir una investigación del FBI sobre el posible mal manejo de materiales clasificados por parte del expresidente.

La jueza federal Aileen Cannon fue nominada por Trump para ese cargo en 2020 y este 5 de septiembre apeló a favor del exmandatario. Trump saludó por su parte la decisión de "una juez valiente y brillante".

Caleña y de madre cubana, Cannon llegó a Estados Unidos de niña y estudió en la Duke University, para luego graduarse en el 2003. Ahora, es la jueza federal con menos antigüedad del Distrito Sur de la Florida

Según Los Ángeles Times, en sus primeros siete años como fiscal federal, Cannon trabajó más que todo desde la oficina de Fort Pierce (Florida), que es parte del mismo distrito federal de Miami, desde el 2013, intervino en 41 casos como parte de la División de Delitos Graves y luego se ocupó de apelaciones a condenas y sentencias penales.

La supuesta fidelidad a Trump ha sido tema el principal tema desde que falló a su favor. De hecho, desde el 2005 la caleña integra la Sociedad Federalista, una organización legal conservadora que apoya a los jueces designados por el expresidente.

Ultrasecretos y clasificados

El allanamiento del FBI en agosto se produjo después de una revisión de registros "altamente clasificados" que Trump finalmente entregó a las autoridades en enero, tras meses de idas y vueltas con la Administración Nacional de Archivos y Registros.

Desde entonces Trump, quien coquetea abiertamente con la idea de presentarse a las presidenciales de 2024, repite que se trata de una persecución política

Se descubrió que las 15 cajas requisadas de la casa del expresidente contenían 184 documentos marcados como confidenciales, secretos o ultrasecretos. Después de recibir indicaciones del FBI, el abogado de Trump entregó 38 documentos clasificados adicionales y proporcionó una declaración jurada de que representaban lo último del material.

Cuando los agentes registraron la mansión de Mar-a-Lago, encontraron material tan delicado que "incluso el personal de contraespionaje del FBI y los abogados del Departamento de Justicia que realizaban la revisión requirieron autorizaciones adicionales antes de que se les permitiera revisar ciertos documentos", señaló un expediente judicial del gobierno.

El fiscal general Merrick Garland dijo haber aprobado personalmente el allanamiento de Mar-a-Lago y que, en última instancia, será él quien decida si se acusa o no a Trump de algún delito.

Bill Barr, quien estuvo al frente del departamento de Justicia durante la presidencia de Trump, consideró que al parecer el allanamiento estaba justificado y que sospechaba que las autoridades tenían "buenas" pruebas de obstrucción.

Una lista detallada de lo incautado también mostró que Trump retuvo más de 11.000 registros gubernamentales no clasificados que, según él, son suyos, pero que legalmente pertenecen a los Archivos Nacionales.

Además del caso de los documentos, Trump enfrenta investigaciones sobre sus prácticas comerciales, por sus esfuerzos para anular los resultados de las elecciones de 2020 y por el ataque del 6 de enero de 2021 al Capitolio por parte de sus partidarios..

Lee todo el contenido de El País sin límites. Suscríbete aquí
VER COMENTARIOS