Familia acusada de abandono alega que niña adoptada es en realidad una adulta psicópata

Escuchar este artículo

Familia acusada de abandono alega que niña adoptada es en realidad una adulta psicópata

Septiembre 26, 2019 - 01:14 a.m. Por:
Redacción de El País
Natalia Grace

Kristine Barnett, madre adoptiva de Natalia Grace, asegura que tan pronto la niña llegó a su casa intentaron hacer todo para que ella se sintiera bien.

Archivo particular

Como las víctimas reales de una impostora que se hizo pasar por menor de edad para entrar a su hogar y poner en riesgo sus vidas describe a su familia Kristine Barnett, la estadounidense acusada -junto a su exesposo Michael- de abandonar a una niña de 9 años a quien habían adoptado.

"Decía que quería matarnos. Hacía dibujos en los que expresaba que quería asesinar miembros de su familia, envolverlos en una manta y enterrarlos en el patio", afirma la mujer, en referencia al comportamiento de Natalia Grace, la niña de origen ucraniano que llegó a su hogar en 2010 y que la familia habría dejado a su suerte en 2013 cuando se mudó a Canadá.

Lea además: Este año se han registrado 1667 casos por violencia de género en el Valle

El caso de los Barnett, quienes en los últimos días se presentaron de manera individual ante las autoridades y fueron dejados en libertad tras pagar una fianza de 5 mil dólares cada uno (alrededor de 17 millones de pesos) ha llamado la atención de los medios de comunicación a nivel mundial por su similitud con el argumento de la película 'La Huérfana', en la que una mujer de 33 años finge ser una niña y atenta contra la vida de su familia adoptiva.

Kristine Barnett, una de la acusadas de abandonar a Natalia a pesar de ser una menor de edad que, según los médicos, padece una extraña forma de enanismo que le dificulta caminar, expuso su caso en entrevista con el rotativo británico Daily Mail.

"Los medios me retratan como una maltratadora infantil, pero no hay ninguna niña aquí. Natalia es una mujer, tenía el periodo, tenía dientes de adulto y nunca creció ningún centímetro, aunque eso habría pasado en una niña con enanismo", comentó la mujer.

"Los doctores confirmaron que ella sufre de una enfermedad psicológica severa, diagnosticada únicamente en adultos. La encontrábamos parada frente a nosotros en medio de la noche, no podíamos dormir. Debimos esconder todos los objetos afilados. La sorprendí echando detergente en mi café y cuándo le pregunté qué estaba haciendo me dijo 'trato de envenenarte'", detalló.

Según Barnett, ella y su esposo adelantaron la "adopción urgente" de Natalia en Florida en 2010, luego de que la menor -de 6 años- fuese devuelta al centro de adopción por su primera familia sin especificar los motivos. Ante la duda que le surgió al ver que la niña podía estar menstruando y utilizaba un vocabulario muy extenso para su edad, le practicaron análisis de densidad ósea cuyos resultados sugirieron que su edad era de 14 años o incluso mayor.

Ante el comportamiento violento que la menor empezó a mostrar, al intentar empujar a su madre contra una cerca eléctrica o al untar de fluidos corporales las paredes, la niña recibió tratamiento psiquiátrico. Documentos que la Kristine Barnett presentó a los periodistas del Daily Mail corroborarían su versión, al igual que la sospecha de la familia sobre la verdadera edad de Natalia.

A raíz de esta experiencia y del reporte del médico Andrew McLaren que indicó que la partida de nacimiento de la niña era errónea, los Barnett pidieron la corrección de este documento, aprobado por el juez Gerald S. Zore, en el que se cambiaba la edad de 8 a 22.

En adelante y dado que legalmente la niña era ahora reconocida como adulta, los padres decidieron alquilar un apartamento para que ella viviera sola, en agosto de 2012 tras su salida de la unidad psiquiátrica. "He estado cuidado de ella. Le daré ayuda financiera durante un año más, como con todos mis hijos. Firmé el arrendamiento y pagué la mensualidad por un año. He hecho todo lo que haría por un hijo que va a la universidad, le ayudo con el mercado y compré muebles para ella", dijo Kristine.

De acuerdo con la mujer, un año después surgió la oportunidad de que su hijo Jacob asistiera a una universidad en Ontario, Canadá, razón por la que la familia decidió mudarse y dejar a Natalia sola en su apartamento. Fue entonces cuando ella dejó de contestar el teléfono y, según su madre, abandonó su tratamiento psiquiátrico y fingió ser una niña ante una nueva familia.

En una declaración jurada a la que tuvo acceso el Daily Mail, a Natalia le realizaron dos análisis de densidad ósea que indicaron que su edad oscilaba entre 8 y 11 años. La Policía en 2014 precisó que fue ella quien dio aviso del abandono de sus padres al mudarse a Canadá. Ni los padres adoptivos de Natalia ni sus abogados conocen de su paradero. El juicio por este caso continuará en las próximas semanas.

Conecta con la verdad. Suscríbete a elpais.com.co
VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad