Escuchar este artículo

Exilio de Leopoldo López debilitaría a la oposición en Venezuela

Octubre 25, 2020 - 11:35 p. m. Por:
Redacción de El País y resumen de agencias
Leopoldo López y Guaidó

Juan Guaidó y Leopoldo López en 2019.

Foto: AFP

La salida de Leopoldo López de Venezuela, constituye un debilitamiento para la oposición de ese país y, especialmente, para el liderazgo del presidente interino Juan Guiadó.

Así lo aseguran analistas y politólogos, que afirman que cada vez se agotan más “los chances” para que la nación bolivariana trascienda de una dictadura hacia un sistema democrático y participativo.

Leopoldo López, de 49 años, llegó este domingo a Madrid luego de salir clandestinamente de Venezuela, donde estuvo refugiado 18 meses en la residencia del embajador español Jesús Silva. En la capital ibérica, el líder opositor se pudo reunir con su padre, Leopoldo López Gil; su esposa, Lilian Tintori, y sus tres hijos.

Le puede interesar: Leopoldo López se reúne con su familia y dice que su "lucha continuará desde cualquier espacio"

Implicaciones políticas

Para el consultor político de la Universidad del Zulia, Jesús Castillo-Molleda, la salida de López debilita “más a Guaidó internamente” y es una señal de que está golpeado por la fractura de la oposición de ese país. Asimismo, asegura que este hecho “se puede percibir cómo una negociación con el Gobierno, pues para Maduro es mejor tener a Leopoldo fuera”.

Entre tanto, Mauricio Jaramillo, experto en política internacional y profesor de la Universidad del Rosario, indica que, “con el escape de López”, se confirma que la oposición del vecino país sigue “perdiendo terreno”, por lo que “ los chances de una transición de Venezuela hacia un sistema democrático se agotan cada día más”.

Lo segundo, agrega, es que la fuga de López, si bien afecta a Juan Guaidó, también favorece el liderazgo de Enrique Capriles como “la cabeza más visible de la oposición”.

Leopoldo López en Madrid

Leopoldo López junto a su esposa, Lilian Tintori, y sus tres hijos en Madrid, España.

Foto: AFP

“Tengo la impresión de que había una especie de disputa entre Juan Guaidó y Leopoldo López, versus Enrique Capriles. Sin embargo con el desgaste de Guaidó en los últimos dos años, y ahora la salida de López, se reafirma un poco el liderazgo que debería de caer en manos de Capriles”, señaló Jaramillo.

En tercer lugar, el experto explica que el hecho de que López haya abandonado Venezuela también traerá implicaciones sobre las elecciones parlamentarias de ese país, que están convocadas para el próximo 6 de diciembre.

En su opinión, “se va a radicalizar” la decisión de varios líderes de la oposición de no participar en estos comicios. Además de Juan Guiadó y Leopoldo López, se refiere a María Corina Machado (coordinadora del partido Vente Venezuela), y a Antonio Ledesma (exalcalde de Caracas).

“Pero si finalmente Capriles participa, pues creo que es el momento para que la Unión Europea avance en la idea de tener una misión de observación. También se podría abrir una puerta para que, negociando su participación en las elecciones legislativas, se pueda pensar en unas elecciones presidenciales en ese país. Es muy poco probable, insisto, pero el momento de Capriles es ahora o nunca y dispone de algo para negociar, que es su eventual participación en las elecciones legislativas de diciembre”, subrayó Mauricio Jaramillo.

“Lucha desde cualquier espacio”

A través de su cuenta de Twitter, Leopoldo López aseguró que si bien la decisión de abandonar Venezuela no fue sencilla, sus connacionales deben tener la seguridad “de que cuentan con un servidor que dará la lucha desde cualquier espacio”.

“Como siempre, desde las calles con el pueblo, o en una cárcel militar, desde un tribunal injusto o perseguido en una embajada, todo nuestro tiempo y energía será para serle útil al pueblo venezolano en la conquista de su libertad”, manifestó López, y agregó que en los próximos días ampliará en detalle las acciones que propone realizar a favor de la libertad de su pueblo.

El líder opositor también aseguró que, bajo el liderazgo de Juan Guaidó y en coordinación con la Asamblea Nacional, la unidad democrática y los “aliados internacionales de nuestra lucha, estamos seguros de que Venezuela será libre y democrática”.

“Desde este nuevo terreno continuaremos cumpliendo de manera inquebrantable con las responsabilidades asignadas como comisionado para el Centro de Gobierno del Gobierno Interino de Venezuela”, remarcó López.

Como se recordará, el líder opositor fue sentenciado en 2015 a casi 14 años de prisión, acusado de incitación a la violencia en protestas contra el régimen del mandatario Nicolás Maduro que dejaron 43 muertos y unos 3000 heridos entre febrero y mayo de 2014.

En 2017 recibió arresto domiciliario, tras lo cual fue liberado por sus guardianes y participó en un fallido alzamiento de un grupo militar contra Maduro, el 30 de abril de 2019. Ese intento fue respaldado por el presidente interino Juan Guaidó.

Polémica fuga

Tras el fracaso de ese levantamiento, López se refugió en la casa del embajador de España en Caracas, Jesús Silva, donde se encontraba en calidad de huésped.

“Maduro, no controlas nada. Burlando tu aparato represivo, logramos sacar a territorio internacional a nuestro Comisionado para el Centro de Gobierno, Leopoldo López”, celebró Guaidó en Twitter.

López habría salido de la sede diplomática de Caracas hacia Bogotá y desde allí habría tomado un vuelo privado hasta España, haciendo escala en Miami.

Por estos hechos, el Gobierno venezolano acusó al embajador ibérico en ese país de ser “cómplice” de la fuga de Leopoldo López. En un comunicado, la cancillería del país bolivariano aseguró que se trata de una “acción inaceptable e incomprensible en el marco de una relación bilateral histórica entre las dos naciones”.

Al respecto, el Gobierno español aseguró que la crisis que enfrenta Venezuela requiere una salida negociada, que implique la celebración de elecciones presidenciales.

La Cancillería venezolana, por su parte, recordó que el embajador Silva fue expulsado de Venezuela en enero de 2018. Y solo hasta abril de ese mismo año, se le permitió regresar con un “renovado compromiso de respeto a las leyes venezolanas e internacionales”.

Según Venezuela, ese compromiso no se cumplió, pues cobijó “bajo una figura inexistente y antijurídica, en la propia residencia de España, a un prófugo condenado”.

De acuerdo con la versión de la Cancillería venezolana, desde su refugio en la sede diplomática española, López participó en la planeación de la operación Gedeón: un intento frustrado de golpe de Estado contra Nicolás Maduro.

“Él no huyó de la embajada de España, los huéspedes no huyen, te garantizo que al ser huésped, el embajador de España lo acompañó hasta la puerta”, aseguró Diosdado Cabello, presidente de la Asamblea Constituyente oficialista, y considerado el número dos del chavismo.
“Es muy cobarde, pero es un problema de la oposición”, sostuvo Cabello tras participar este domingo en un simulacro previo a las votaciones.

Mientras tanto, del otro lado del Atlántico, por supuesto, celebraban la libertad de López: “Estamos felices de ver libre a Leopoldo López. El régimen ilegítimo tiene cientos de presos porque no están de acuerdo con Maduro”, indicó en Twitter la embajada virtual de Estados Unidos para Venezuela, ubicada en Colombia.

Conecta con la verdad. Suscríbete a elpais.com.co
VER COMENTARIOS