Secuestro extorsivo aumentó en 2021 y Valle tuvo la mayoría de casos, ¿qué está pasando?

Enero 17, 2022 - 01:15 a. m. 2022-01-17 Por:
Redacción de El País
Secuestro

Para los analistas la falta de programas sociales dirigidos a la población vulnerable, son una de las causas para que sucedan delitos como este.

Especial para El País

El secuestro no da tregua en Colombia. Así lo demuestran las cifras que registran que en el 2021, 135 personas fueron privadas de la libertad de manera ilegal, lo que representa un incremento del 45% de los casos, comparado con el 2020, donde ocurrieron 88 secuestros, la cifra más baja desde 2010.

El reporte lo dio a conocer el defensor del pueblo Carlos Camargo, quien advirtió que del número total de secuestrados, 22 aún permanecen en cautiverio y aclaró que la mayoría de las víctimas son comerciantes.

“Desde la Defensoría del Pueblo recordamos que todos los individuos tienen derecho a la vida, a la libertad y a la seguridad. Por lo tanto, el secuestro constituye una grave vulneración a estos derechos”, aseguró el Defensor del Pueblo durante el foro El Derecho de las Víctimas en el Marco de la Justicia Transicional.


El Funcionario igualmente recalcó que durante el 2021 las gestiones humanitarias de la Defensoría del Pueblo permitieron el regreso a la libertad de varias personas que se encontraban en poder de los grupos armados ilegales. Entre ellos destacó la liberación del coronel Pedro Enrique Pérez, el pasado 19 de diciembre y del ingeniero Luis Andrés Armando Araque, el 26 del mismo mes.

En cuanto a los departamentos más afectados por este delito,  el Valle lideró la lista con 24 casos, Antioquia con 22, Cauca con 13 y Cundinamarca con 12. 

Sobre el total de secuestros registrados, 44 fueron tipificados como secuestros simples y 71 como secuestros extorsivos.

Ante esta situación, el analista y politólogo de la Universidad del Rosario, Mauricio Jaramillo, dijo que este tipo de delito en el país nunca ha dado tregua, más bien ha presentado varias dimensiones a través de los años, teniendo en cuenta la situación que se viva en el país.

“Antes estábamos en un conflicto armado que rayaba casi en la guerra civil, en el que la guerrilla de las Farc básicamente buscaba el famoso canje o acuerdo humanitario. Ese contexto de guerra contrasta con el contexto actual en el que no estamos necesariamente en una guerra, sino más bien que hay unas bandas criminales que ejecutan el secuestro”, explicó Jaramillo.

Lea además: Lo que hay detrás de la reciente ola de ataques del ELN

Del secuestro político al exprés

Es importante recordar, que en la violencia que ha vivido Colombia, el secuestro es uno de los crímenes más atroces. Según cifras del Observatorio de Memoria y Conflicto del Centro Nacional de Memoria Histórica,  entre 1958 y junio de 2021, se registraron 37.753 víctimas de este delito, de las cuales 36.369 fueron civiles y 1378 militares.

Delito que con el tiempo ha ido cambiando sus matices, entre ellas la duración.

Al respecto, Mauricio Jaramillo explicó que en los años 90 y principios del 2000 “la guerrilla lo que buscaba era que esos secuestrados tuvieran el estatus de prisioneros de guerra. Entonces el Estado hablaba de secuestrados y la guerrilla de retenciones económicas en algunos casos, o prisioneros de guerra como los policías, políticos, soldados, etc. Hoy en día el carácter de los secuestros es netamente extorsivo, por dinero o para hacer presión muchas veces”.

El politólogo recordó que en esa época hubo secuestros de más de 10 años y cuerpos que nunca aparecieron como el del capitán Guevara.

“Ahora tenemos los secuestros exprés en los que a la gente le piden una suma de dinero en un tiempo perentorio. Ya no está esta lógica de una guerrilla que carga a cuestas con los secuestrados durante años. Entonces el delito si se quiere ha evolucionado de una manera cada vez menos política y cada vez más criminal”, sostuvo Jaramillo.

El fenómeno de desaceleración económica, ha traído mayor indigencia, pobreza y desempleo, desencadenando delitos como el secuestro”, Mauricio Jaramillo, politólogo.

Para el analista, el problema con el secuestro actualmente es que es absolutamente indiscriminado. “Cualquier persona puede ser secuestrada y al no tener una lógica política el Estado no puede negociar. La alternativa es perseguir a la delincuencia y el manejo es mucho más estrecho. Yo pienso que el secuestro criminal ahora es mucho peor”, indicó.

Pero el secuestro exprés no es la única forma de este delito en la actualidad.

La modalidad del falso servicio ha tomado fuerza y el Valle del Cauca no ha sido ajeno a este fenómeno.

Gerson Vergara, defensor Regional del Pueblo, señaló que esta forma de secuestros falsos consiste en que los delincuentes solicitan un servicio a empresas o entes comerciales en zonas donde hay poca cobertura telefónica y en el tiempo en que la o las personas están incomunicadas, llaman a los familiares solicitando una determinada cantidad de dinero.

“Gracias a las investigaciones realizadas por las autoridades se logró determinar que esta práctica se realiza desde las cárceles y ya se tienen identificadas desde cuáles se hacen las llamadas”, indicó el funcionario.
La Policía habilitó la línea telefónica 165 para atender los casos de denuncia frente a los delitos de extorsión y de secuestro en la capital del Valle.

Tres (3) meses de acceso ilimitado por $4.700. Suscríbete aquí
VER COMENTARIOS